Los Reyes Magos aún visitan a los niños mexicanos

Los Reyes Magos siguen leyendo las cartas de los niños mexicanos
Los Reyes Magos aún visitan a los niños mexicanos
La tradición de los Reyes Magos también vive entre los mexicanos en L.A. Ciro Cesar/La Opinión

MÉXICO- A Alejandra Ramos le hace ilusión que su hija Amelie pida a los Reyes Magos las mismas cosas que ella encargaba; Sara Rivera no se crió en la tradición, pero en cuanto su pequeño Gustavo haga su carta lo apoyará; a Rocío Rivera le emociona la variedad de juguetes que su niña Renata puede escoger mientras que Laura Lucio sabe que aunque esta etapa de la ilusión de Alicia durará sólo hasta que cumpla cinco, será un gusto complacerla.

Siete de cada 10 hogares esperan la llegada del Día de Reyes el próximo 6 de enero como una de las tradiciones infantiles más arraigada en la cultura mexicana, símbolo de los regalos que llevaron los tres Reyes Magos al niño Jesús, según la tradición católica que ha sobrevivido a Santa Claus.

A pesar de que Papá Noel se cuela por algunas ventanas cada 24 de diciembre, lo cierto es que los Reyes Magos siguen siendo los principales mensajeros que llevan  la ilusión de los niños  aunque no siempre tal y como ellos imaginan, según lo documentó una encuesta del Gabinete de Comunicación Estrategica (GCE).

De cada 100 cartas de peticiones, sólo al 38% les llega el regalo tal y como el menor lo solicitó y para el 57% los obsequios cambian debido a la economía.

“A mi hija no le atraen los juguetes electrónicos, ipads, teléfonos, etcétera, sino muñecas y juegos sencillos’’, advierte Alejandra Ramos. “Eso me quita la presión que tienen algunos padres para comprar tantos aparatos electrónicos que generalmente son más caros’’.

A diferencia de hace unas décadas, cuando los padres de los niños actuales eran pequeños, ahora  hay un sin fin de opciones en juguetes de todo tipo. “En cada película infantil de estreno sacan a la venta muñecos con los rostro de los protagonistas y los niños los quieren todos: ahora traen locura con Coco’’, observa Rocío Rivera, madre de dos niños. “La tradición se conserva, pero lo que ha cambiado es que hay mucho de donde escoger, antes teníamos juguetes de madera y muy poca variedad’’.

La apertura de México con el Tratado de Libre Comercio con América del Norte permitió el ingreso desde 1994 de cientos de marcas y artículos atractivos  para los niños, quienes a medida que observan la publicidad en la televisión y las tiendas, se han vuelto más exigentes.

La encuesta de GCE documentó que en 2016  los Reyes Magos gastaron hasta US$100 dólares.

Con el paso del tiempo los padres también se han complicado con el trabajo y esto ha provocado que la edad en que se rompe la creencia de los menores ha bajado. “Mi papá nos dijo que no tenía tiempo de estar buscando lo que pedíamos y por eso nos explicó la verdad a los cinco años y mejor nos llevaba a la tienda a comprar algo y de todos modos lo disfrutábamos’’, reveló Laura Lucio.