Senador estatal Tony Mendoza toma licencia administrativa por un mes en medio de escándalo de acoso sexual

Varias mujeres acusan al legislador de actos indebidos; Mendoza lo niega

Presionado por colegas y acusado por varias exempleadas y becarias de presunto acoso sexual, el senador estatal Tony Mendoza (D-Artesia) accedió ayer a tomar una licencia administrativa por lo que resta del mes de enero.

Esto luego de una reunión a puerta cerrada con otros legisladores demócratas en el Capitolio estatal.

“Estoy sumamente desilusionado de haber sido forzado a tomar esta acción sin el debido proceso, que va en contra de la esencia misma de dos pilares significativos de nuestra sociedad estadounidense…la igualdad y la justicia”, dijo Mendoza en un comunicado que emitió la noche del miércoles.

“Era mi esperanza que el Senado y el Comité de Reglas del Senado me dieran la oportunidad de limpiar mi nombre y, hasta que se presentara la oportunidad, me trataran con los mismos estándares que se aplican a otros senadores acusados de la misma manera”, agregó.

“Esta acción de hoy (miércoles) ha sentado un precedente peligroso en que cualquier legislador puede enfrentar una acusación de cualquier y estar sujeto a castigos duros sin el beneficio de presentar su lado de la historia”, dice la misiva.

“A futuro, sin embargo, me comprometo a cooperar con la investigación con el propósito de limpiar mi nombre. Espero regresar a representar mis constituyentes no más tardar del 1 de febrero de 2018, incluyendo mi membresía y liderazgo en los comités”, concluye.

Senador demócrata, Tony Mendoza.

 

Colega pide que lo echen del Senado

Ayer mismo se introdujo una resolución presentada por el senador estatal Andy Vidak (R-Hanford) que pide la expulsión de su colega, Tony Mendoza (D-Artesia), a quien varias exempleadas han denunciado por acoso sexual.

Mendoza ha negado esto y tampoco ha renunciado, como lo hicieron al final del año pasado el asambleísta Raúl Bocanegra (D-Pacoima) y Matt Dababneh (D-Woodland Hills), que también fueron acusados de lo mismo.

En su resolución, Vidak dice que “como en los casos de los exsenadores (Roderick) Wright, (Leland) Yee y (Ron) Calderón, se espera que los líderes demócratas del Senador intenten darle a Mendoza una vacación pagada mientras piden su suspensión”.

Señala que por semanas Mendoza tuvo la oportunidad de hacer lo correcto y renunciar.

“Una suspensión simple, con o sin paga, es débil. Dos empleados del Senado han sido despedidos, un empleado de la Universidad Estatal de Sacramento esta en ‘licencia indefinida’, y tres empleadas han sido impactadas, sin embargo Mendoza mantiene su posición como Senador”, recalca la moción de Vidak.

“Los nueve años en que Mendoza ha tenido un patrón de aprovecharse de mujeres jóvenes que trabajan en sus oficina no está en disputa y se le ha advertido numerosas veces. El Senado debería dejar de ser un habilitador”, continua.

La expulsión del senador estatal que representa Artesia y áreas vecinas requeriría el voto de dos tercios del Senado.

Las acusaciones

Exempleados dicen que Mendoza invitó a una joven pasante a su casa para ayudarle con su curriculum vitae y la invitó a quedarse con él en su hotel durante un evento político.

El Sacramento Bee también reportó que una becaria de 19 años relató que Mendoza le dio alcohol en un cuarto de hotel de Anaheim durante una convención política en 2008. Otra exayudante acusó a Mendoza de enviarle mensajes de texto después de horas de oficina e invitarla a comer en privado con él y asistir a un evento político en Pebble Beach, a pesar que ella estaba casada.

Mendoza, casado y padre de cuatro hijos, ha negado haber cometido algo indebido