Trump busca expandir perforación submarina en aguas de California

La última vez que se dio una propuesta así fue en 1984

La Administración de Donald Trump dio a conocer ayer un plan para expandir, en aguas federales, las áreas designadas para la explotación de gas y petróleo en California y otros estados del país como Georgia y Maine.

Esto, según informó el medio Político, eliminaría políticas previas establecidas por administraciones demócratas y republicanas con la finalidad de evitar derrames.

Ryan Zinke, secretario del Interior, dijo que este plan de cinco años ofrecería el 90% de las reservas ubicadas mar adentro para arrendamiento, incluyendo áreas del Estado Dorado.

Dichas zonas, según indicó Los Angeles Times, han estado fuera de los límites para perforaciones desde la época de la administración de Ronald Reagan —presidente de EEUU entre 1981 y 1989.

Zinke agregó que el desarrollo de un programa responsable para obtener recursos de energía mar adentro incentivaría los empleos y daría seguridad a la economía mientras que se obtendrían miles de millones de dólares en fondos para la conservación costera en todo el país.

Por supuesto, los más felices fueron los grupos industriales interesados.

Esta propuesta se da luego de que el presidente Trump emitiera una order ejecutiva en abril pasado donde alentó el otorgamiento de permisos para ejecutar perforaciones en aguas federales, como parte de su estrategia para alcanzar “dominancia energética” en el mercado mundial.

También llega siete días después que su administración —según indicó ABC7— anunciara cambios a las normas sobre perforaciones submarinas para obtención de gas y petróleo, las cuales fueron impuestas tras la explosión de una plataforma petrolera en 2010 en el Golfo de México.

La tragedia BP’s Deepwater Horizon provocó la muerte de 11 trabajadores y un derrame de casi cinco millones de barriles de petróleo en el mar; además de casi $40,000 millones en multas y limpieza para la empresa, según Político.

El descontento

Una coalición de 60 grupos que luchan en pro del medioambiente ya se alzó para denunciar este plan.

Es un comunicado dijeron que esto implicaría un “daño severo e inaceptable a los océanos, la vida marina y la salud pública del país”.

“Aquellas aguas del océano no son el patio de juego personal del presidente Trump. Son del público que quiere preservarlas, y no venderlas a compañías multimillonarias”, sentenciaron.