“Fire and Fury” también confirma las ideas racistas de Donald Trump

El libro describe a Trump como un xenófobo de toda la vida que se dio cuenta del valor que estas ideas tenían para su campaña. A Bannon lo presenta como el ímpetu de las órdenes ejecutivas anti inmigrantes para llevar a cabo su agenda etnocentrista.
“Fire and Fury” también confirma las ideas racistas de Donald Trump
Trump y Bannon están unidos por su actitud xenofóbica y racista, dice el libro de Michael Wolff (Foto: archivo)

Fue Steve Bannon quien decidió que las primeras acciones del gobierno de Donald Trump al tomar posesión hace casi un año debían estar destinadas a atacar a los inmigrantes y a los musulmanes, pero el propio Trump ya había demostrado su muy personal racismo a las personas que le rodeaban, desde mucho antes de ganar las elecciones.

Eso es, al menos, lo que ilustra uno de los primeros capítulos del libro Fire and Fury, del periodista Michael Wolff, que describe cómo el nacionalismo de Bannon coincidía con las ideas de Trump, quien desde hacía mucho tiempo comentaba para todo el que quisiera oirle que “ya nadie era “Americano” en los Estados Unidos y que no entendía por qué el país estaba recibiendo una “inundación” de latinos y asiáticos en vez de promover la inmigración europea.

El libro de Wolff  ha puesto a la defensiva a la Casa Blanca por su relato tras bambalinas del desastroso y desorganizado funcionamiento de su primer año de gobierno, también da una mirada íntima al origen de las “Ordenes Ejecutivas” contra los inmigrantes y los viajeros de países musulmanes.

“Bannon tenía la certeza que el primer paso del gobierno de Trump debía ser con respecto a inmigración”, reza el libro de Wolff, publicado el viernes pasado para convertirse en un fenómeno inmediato de ventas y fuente de noticias .

” Los extranjeros eran la obsesion máxima del Trumpismo….. el propio Trump creía que había mucha gente harta de los extranjeros. Antes de Trump, Bannon había fraternizado con Jeff Sessions sobre este tema. La campaña de Trump se convirtió en la oportunidad para ver si el nativismo tenía fuerza”.

El libro señala que fue Bannon, instalado en la Casa Blanca al principio del gobierno de Trump, quien decidió que “no debían dudar en declarar que ese  gobierno tenía alma y corazón etnocentrista”, agrega el texto.

La redacción de la primera orden ejecutiva sobre el tema, que excluía a musulmanes de varios países, fue realizada, según el libro, sin la intervención de abogados, expertos u otro tipo de funcionarios de carrera que pudieran controlar su redacción y verificar que todo fuera legal.

“La orden sería redactada para expresar sin remordimiento, expresar la visión despiadada de ese gobierno”, agrega el libro. “El problema es que Bannon no sabía como cambiar reglas y leyes”  y esa primera orden ejecutiva estaba destinada al fracaso.

Bannon puso a Stephen Miller “un hombre de 55 años atrapado en el cuerpo de uno de 32, un ex funcionario de Sessions, a que escribiera la orden ejecutiva”, apunta el libro.

Miller, sin embargo, no sabía como hacerlo. “Aparte de ser un extremista de derecha, no estaba claro que tipo de capacidades venían con las ideas políticas de Miller, quien supuestamente era solo un escritor de discursos”.

Miller es hoy en día el asesor migratorio de Trump, quedando a cargo luego que Bannon salió defenestrado de la Casa Blanca.

Este fin de semana, Miller irritó de tal manera el periodista Jack Tapper de CNN que este suspendió su entrevista en el programa dominical de esa cadena.

Fue el mismo Miller quien escribió las órdenes ejecutivas y  que, según el libro de Wolff, “sabía muy poco de política, supuestamente era un intelectual pero no había leído mucho y supuestamente era un experto en comunicaciones que antagonizaba a todo el mundo”.

Trump y las visas H1-B: “Es un completo idiota”

El libro también cuenta un encuentro ocurrido el 14 de diciembre, un mes y pico después del triunfo electoral de Trump, entre los ejecutivos del Silicon Valley y Trump para hablar sobre las visas para los trabajadores de tecnología.

Trump se había pasado la campaña criticando a estos ejecutivos y luego de la reunión, Trump habló con Rupert Murdoch, presidente de Fox News, quien le preguntó sobre el encuentro.

“Muy bien, super bien”, le dijo Trump. “Estos muchachos necesitan mi ayuda, Obama no los ayudó mucho, demasiada regulación, es una gran oportunidad de ayudarlos”, le dijo el presidente electo a Murdoch. 

Este le contesto que tuviera cuidado, ya que Obama “estuvo 8 años en el bolsillo” de esa industria, ayudándolos en todo. “No necesitan tu ayuda”, le dijo Murdoch, advirtiendo a Trump que ayudarlos quizá iría en contra de sus promesas migratorias a la base conservadora.

Trump le dijo que “ya veremos”.

Al colgar la llamada, afirma el libro, Murdoch dijo en voz alta: “es un completo idiota”.