Trump llama “héroe” a Martín Luther King Jr, pero activistas lo acusan de apoyar “purga racial”

Trump: "lamentamos su muerte, celebramos su legado, y nos comprometemos a luchar por su sueño de igualdad, libertad, justicia y paz”, subrayó en un discurso preparado
Trump llama “héroe” a Martín Luther King Jr, pero activistas lo acusan de apoyar “purga racial”
Martin Luther King. Archivo/EFE

WASHINGTON—El presidente Donald Trump firmó este viernes una proclamación para honrar a Martin Luther King, Jr., al que llamó un “gran héroe estadounidense”, mientras activistas pro-inmigrantes atacaron su presunta disonancia y lo acusaron de perseguir una “purga racial” que contraviene el mensaje y legado del fallecido líder de los derechos civiles.

Trump firmó una proclamación que rinde tributo a Martin Luther King, Jr., un ícono del movimiento de los derechos civiles de la década de 1960, en vísperas del feriado nacional que lleva su nombre, el próximo lunes.

“Hoy celebramos al dr. King por defender la verdad evidente que los estadounidenses mantienen en alto: que no importa el color de nuestra piel, o el lugar de nuestro nacimiento, todos somos creados iguales por Dios”, dijo Trump, rodeado de miembros de su Gabinete.

El próximo 4 de abril se cumplirá medio siglo desde que King fue “cruelmente eliminado por la bala de un asesino. Pero aunque el dr. King ya no está con nosotros, sus palabras y su visión sólo se fortalecen con el tiempo. Hoy, lamentamos su muerte, celebramos su legado, y nos comprometemos a luchar por su sueño de igualdad, libertad, justicia y paz”, subrayó Trump leyendo un discurso preparado.

King nació en 1929 en un hogar humilde en Atlanta (Georgia), en una era en la que la segregación y la discriminación racial eran legales en EEUU, y con especial agudeza en el sur del país.

A lo largo de toda su vida pública, e inspirado por Mahatma Gandhi, King se entregó de lleno a la lucha por los derechos civiles y a la no violencia, organizando boicoteos, protestas, y la promoción de leyes contra la discriminación racial y laboral.

Según los activistas, el patrón de comentarios racistas incluye los que hizo al lanzar su campaña en 2015, cuando llamó “violadores” a los mexicanos; los agosto de 2017 cuando dijo que ambos lados de una violenta protesta de supremacistas blancos en Charlottesville (Virginia) incluían “gente muy fina”, o los de ayer cuando se refirió a Haití y países de Africa como “países de mierda”.

Durante y desde la campaña electoral, Trump ha sido criticado por su historial de retórica incendiaria contra las minorías, por lo que sus palabras hoy sonaron huecas para sus detractores.

¿Un mensaje disonante?

La ceremonia en el Salón Roosevelt se produjo un día después de la tormenta que generaron sus comentarios sobre “países de mierda”, al rechazar una propuesta bipartidista para legalizar a los “Dreamers”.

Trump no respondió a preguntas que le gritaban periodistas en el salón sobre si es “racista”, o si piensa ofrecer disculpas por sus comentarios, que han provocado tensiones diplomáticas.

Esta mañana, en una serie de mensajes en Twitter, Trump admitió que usó “lenguaje duro” en sus discusiones sobre “DACA” con líderes del Senado, pero negó haber hecho comentarios vulgares sobre Haití y países de Africa, y su preferencia por permitir el ingreso de inmigrantes de países nórdicos como Noruega.

El senador demócrata por Illinois, Dick Durbin, estuvo presente en la reunión de ayer y hoy reafirmó en Chicago (Illinois) que Trump sí hizo comentarios “llenos de odio, viles y racistas”.

Una “purga racial”

Sus comentarios y ambigua negación hoy, lejos de calmar las tensiones con grupos minoritarios, las aumentaron.

Durante una conferencia telefónica con periodistas, activistas defensores de los derechos civiles y de los inmigrantes condenaron enérgicamente sus declaraciones y exigieron la aprobación del “Dream Act”.

“Necesitamos poner esto en perspectiva: este presidente está pidiendo una purga racial. Sus políticas respecto al TPS y DACA sacarían del país a más de un millón de personas, la mayoría personas minoritarias”, dijo Judith Browne Dianis. directora nacional del grupo Advancement Project.

Browne Dianis señaló que buena parte de los “tepesianos” son de, El Salvador, Haití y varios países africanos, que quedarán expuestos a la deportación cuando venzan sus permisos porque la Administración ha venido desmantelando el programa de alivio migratrorio.

Trump “quiere blanquear a EEUU” y es parte de un patrón destacado durante la contienda, cuando “insultó la dignidad de los mexicanos” al lanzar su campaña en junio de 2015, y “alentó la violencia contra los afroamericanos”, argumentó.

Cristina Jiménez, directora ejecutiva del grupo “United We Dream”, dijo que la urgencia ahora es que el Congreso no ceda a “una agenda racista que el presidente quiere promover” sino que haga lo correcto y “trabaje de forma bipartidista para dar una solución a nuestras familias y comunidades”.

Por su parte, Vanita Gupta, presidenta de “The Leadership Conference on Civil and Human Rights”, dijo que Trump habrá de una ley “de amor” para los Dreamers pero actúa distinto cuando se apagan las cámaras. 

Gupta destacó que los mensajes de Trump en Twitter han sido utilizados en juicios que impugnan sus políticas migratorias, como la eliminación de DACA o la veda a inmigrantes musulmanes.

“Confío en que los fiscales leerán estos comentarios para demostrar la intención detrás de varias de sus políticas… nuestro enfoque es que los legisladores de ambos partidos en el Congreso y el liderazgo republicano” apoyen una ley para proteger a los inmigrantes, puntualizó.