El día que el “Panadero” Díaz le puso santería al fútbol

Una anécdota del exjugador argentino fallecido este martes
El día que el “Panadero” Díaz le puso santería al fútbol
Panadero Díaz cuando era jugador de Atlético de Madrid. EFE
Foto: EFE

BUENOS AIRES — Rubén Osvaldo ‘el Panadero’ Díaz, fallecido este martes, dejó un rico legado futbolístico dentro y fuera de las canchas, así como trucos poco ortodoxos para ganar, como el talco en los bolsillos que llevaba durante los partidos del Boca Juniors en el que él fue ayudante del entrenador Alfio Basile.

Todo comenzó cuando una bruja cubana le recomendó a Díaz untar de talco una mano antes de los partidos de su equipo.

“Cuando hicimos un gol, se olvidó de que tenía el talco, me lo encajó en la espalda y me dejó los dedos marcados de polvo. A partir de ahí, en cada gol. Ganamos, ganamos, ganamos, salimos campeones. Y qué, ¿nos íbamos a sacar el talco?”, relató este martes el exseleccionador de Argentina al recordar a su compañero de fórmula, fallecido a los 72 años.

“Si nos hacían un gol los contrarios él se limpiaba y tenía que cargar otra vez en el bolsillo”, añadió.

La curiosa cábala fue resaltada por los principales medios locales, que publicaron vídeos en los que se ve a Díaz poniéndole talco en la espalda a Basile tras cada gol, o frotándose las manos con el polvo en momentos importantes.

“La recordada cábala del talco del “Panadero” Díaz con el “Coco” Basile para ser campeones en Boca“, publicó el sitio InfoBAE.

“El talco del Panadero. Cuando estuvieron en Boca, Basile y su ayudante compartieron una curiosa cábala”, tituló el diario deportivo Olé.

Díaz falleció este martes en una clínica de Buenos Aires por complicaciones sufridas tras someterse a una operación en la aorta abdominal.

El exjugador fue ingresado en la clínica de la Fundación Favaloro de la capital argentina el pasado viernes para someterse a una intervención quirúrgica programada, pero tras complicarse su estado, tuvo que volver a ser operado y ya no pudo recuperarse.

Tras debutar con apenas 19 años en Racing Club, donde pasó siete años y ganó la Copa Libertadores y la Intercontinental, Díaz jugó en San Lorenzo y de ahí pasó al Atlético de Madrid en 1973, donde estuvo cuatro temporadas, en las que conquistó una Copa Intercontinental, una Copa del Rey y una Liga.

Díaz será sepultado este miércoles en el Cementerio Monte Paraíso de la localidad de Burzaco.

“Siempre vas a estar en nuestro corazón”, escribió en sus redes sociales el Racing Club, en el que Panadero, llamado así por la profesión de su padre, debutó a los 19 años, y con el que ganó la Copa Libertadores y la Copa Intercontinental.

?>