Franck Ribery revela la crueldad que vivió de niño por la cicatriz en su rostro

El delantero francés del Bayern Munich recuerda sus infancia, a raíz del accidente automovilístico que sufrió

El delantero francés Franck Ribery reveló en una entrevista televisiva la crueldad que vivió de niño, a raíz de la cicatriz que le quedó en el rostro por un accidente automovilístico.

Ribery, quien jamás conoció a sus padres biológicos, pues fue abandonados a las puertas de un convento cuando apenas era un bebé, se golpeó muy fuerte la cabeza contra el parabrisas del automóvil en que viajaba, cuando apenas tenía dos años de edad.

Debido a la magnitud de la herida, fue necesarioo darle 100 puntos de sutura que le dejó una enorme cicatriz en el lado de recho del rostro, algo que lo llevó a vivir situaciones complicadas e incómodas en el medio en el que se desenvolvía.

“Eso fue lo que me dio este carácter y esta fuerza. Porque cuando eres chico y tienes una cicatriz como esta, no es fácil. La forma en la que las personas te ven, las críticas. Mi familia sufrió por esto”, relató el futbolista galo durante una entrevista para el Canal + de Francia.

“La gente dice: ‘mira lo que tiene esa cara, mira su cabeza, qué es esa cicatriz, es feo’. Adonde sea que iba, la gente siempre me miraba. Y no porque era buena persona, no porque mi nombre es Franck, no porque era bueno para jugar fútbol, sino por la cicatriz”, detalló Ribery.

“La gente que habla sobre uno son padres de otros niños y es muy cruel”, aseguró.

Pese a los comentarios duros y crueles que recibía por su cicatriz, el artillero del Bayern Munich aclaró que nunca derramó una lágrima por eso, aunque reconoció que sí le dolían los dichos.