Increíble: Las curvas de esta “top model” se han convertido en un problema para su carrera

Nina Agdal denuncia los terribles estándares del mundo de la moda
Increíble: Las curvas de esta “top model” se han convertido en un problema para su carrera
Nina Agdal, modelo danesa.
Foto: Instagram, Nina Agdal

Aunque para la gran mayoría el nombre de Nina Agdal solo resulta familiar por tratarse de una de las muchas rubias a las que se ha relacionado sentimentalmente con Leonardo DiCaprio, lo cierto es que la joven cuenta con una larga trayectoria profesional como modelo, principalmente posando en lencería y ropa de baño en editoriales para publicaciones como Sports Illustrated.

Sin embargo, la danesa ha denunciado ahora que no todas las revistas la consideran ‘apta’ para posar en bikini en sus portadas debido a sus curvas, citando como ejemplo una sesión de fotos que realizó hace meses y que acabó siendo descartada para adornar la cabecera de una revista porque -según sus responsables- en ella la imagen de Nina se desviaba de la que ofrece en su portafolio de presentación. En el correo electrónico con el que comunicaron la decisión al agente de la maniquí se aseguraba además que, en aquel momento, la joven de 25 años no había entrado en las tallas de muestra usadas durante el reportaje, algo que ella niega rotundamente.

View this post on Instagram

Today, I’m disappointed and appalled at the still very harsh reality of this industry. A few months ago, I agreed to shoot with a creative team I believed in and was excited to collaborate with. When my agent received an unapologetic email concluding they would not run my cover/story because it “did not reflect well on my talent” and “did not fit their market,” the publisher claimed my look deviated from my portfolio and that I did not fit into the (sample size) samples, which is completely false. If anyone has any interest in me, they know I am not an average model body – I have an athletic build and healthy curves. After a tough year of taking a step back from the insensitive and unrealistic pressures of this industry and dealing with paralyzing social anxiety, I walked into that shoot as a 25 year old WOMAN feeling more comfortable in my own skin and healthier than ever before. Some days I’m a sample size, some days I’m a size 4, some a 6. I am not built as a runway model and have never been stick thin. Now more than ever, I embrace my curves and work diligently in the gym to stay strong and most of all, sane. I am proud to say that my body has evolved from when I started this crazy ride as a 16 year old GIRL with unhealthy and insufficient eating habits. So, shame on you and thank you to the publisher for reaffirming how important it is to live your truth and say it out loud, no matter who you are or what size. I decided to release an image to draw awareness and support of an issue that's bigger than just myself and affects so many people not just in the fashion industry, but in general, with the goal of bringing women from all over together in a celebration of our bodies. Let's find ways to build each other up instead of constantly finding ways to tear each other down. #bodyshaming #bodyimage #selfimage #dietculture #mybodymybusiness

A post shared by Nina Agdal (@ninaagdal) on

“En realidad, esas tallas de muestra que se supone que deben quedarme bien son entalladas aún más. Así que son más pequeñas que una talla cero, y eso es lo que se fomenta en todas partes…y cuando esta publicación se ensañó conmigo en un momento en el que me sentía sana y feliz, me lo tomé como un ataque personal”, ha añadido ahora Nina en una entrevista al programa ‘Megyn Kelly Today’.

Por su parte, la revista en cuestión -Venice- ha asegurado que, si no incluyeron a la modelo en su portada, fue porque no encontraron ninguna fotografía de la sesión que se ajustara a lo que estaban buscando, alegando además que se ofrecieron a ponerla en la primera plana de su edición digital, pero que ella rechazó la oferta, al igual que le propusieron realizar otro reportaje acompañado de un artículo en profundidad de cara a este 2018.

“Para que quede claro, nuestra elección no tuvo nada que ver con el aspecto que la señorita Agdal tiene en traje de baño; su físico es envidiable bajo cualquier criterio”, apuntan en un comunicado.

View this post on Instagram

Having the worst time again x 2 x 2

A post shared by Nina Agdal (@ninaagdal) on

Sin embargo, a su paso por el programa de Megyn Kelly la maniquí aseguró -mostrando como prueba un email- que la publicación le había sugerido trabajar juntos de nuevo “cuando estuviera de nuevo en su mejor forma física”.

View this post on Instagram

Obviously having the worst time ever x 2

A post shared by Nina Agdal (@ninaagdal) on

“Si alguien siente un interés genuino en mí, entonces sabrá que no tengo el cuerpo habitual en una modelo; tengo una constitución atlética y unas curvas sanas”, alegaba Nina en su Instagram. “A veces entro en una talle de muestra, otras veces necesito una talla cuatro, o incluso una seis. No tengo la constitución de una modelo de pasarela y nunca he estado delgada como un palillo. Ahora más que nunca, acepto y celebro mis curvas y trabajo duro en el gimnasio para mantenerme fuerte y, sobre todo, sana. Me enorgullece poder decir que mi cuerpo ha evolucionado mucho desde que empecé esta locura de viaje a los 16 años, con unos hábitos alimenticios insuficientes y poco sanos”.