Trump no padece problemas cognitivos pero debe bajar de peso, dice médico

El doctor Ronny Jackson detalló los resultados de los exámenes médicos a los que fue sometido Trump
Trump no padece problemas cognitivos pero debe bajar de peso, dice médico
Trump tiene una excelente salud, dice su médico. EFE

WASHINGTON— El presidente Donald Trump goza de una “excelente” salud y no tiene problemas cognitivos, pero sí debe someterse a dieta y ejercicios para bajar entre 10 y 15 libras en un plazo de un año, informó este martes el médico que lo examinó el viernes pasado.

Durante una rueda de prensa de una hora en la Casa Blanca, el contraalmirante de la Navy, el doctor Ronny Jackson, detalló los resultados de los exámenes médicos a los que fue sometido Trump el viernes pasado en el Centro Médico Militar Walter Reed, en Bethesda (Maryland).

“No tengo ninguna preocupación sobre su capacidad cognitiva o funciones neurológicas”,  afirmó Jackson, quien ha atendido a cada presidente de turno en la Casa Blanca desde 2006,  pero fue designado oficialmente como el médico de cabecera presidencial en  2013.

De 71 años, Trump, mide 1,9 metros de altura y pesa 239 libras –considerado sobrepeso y casi bordando un nivel de obesidad-, tiene una presión sanguínea de 122/74, y un ritmo cardíaco de 68.

Su nivel de colesterol es de 223, y la meta es bajar el nivel de lípidos de baja densidad (LDL, en inglés), es decir el colesterol malo, de 143 a 120, con la ayuda de una mejor dieta, ejercicio y un incremento en la dosis de “Crestor”.

Preguntado sobre cómo alguien de su edad y con su conocida preferencia por las hamburguesas, el pollo frito,  y las sodas de dieta puede tener buena salud, Jackson se lo atribuyó a “buenos genes”.

“Se trata de genética… él tiene unos genes increíblemente buenos, y es que así lo hizo Dios”, dijo Jackson, al asegurar que, por instrucciones de Trump, no ha ocultado nada sobre las pruebas.

Trump tampoco tiene síntomas de diabetes y no presentó problemas en un examen cognitivo, que no forma parte de las pruebas de rutina pero que el mismo Trump solicitó para aplacar las dudas sobre su salud mental.

El mandatario pasó la prueba cognitiva “excesivamente bien”, sacando una puntuación de 30 sobre 30.

“El presidente es muy agudo, muy claro” y está en condiciones para gobernar durante todo su mandato y un segundo si busca y obtiene la reelección, según el médico.

Jackson explicó que si surgieran preocupaciones sobre la salud de Trump -la Enmienda 25 estipula el traspaso del poder al vicepresidente- él informaría a la Administración, que tendría la responsabilidad de tomar una decisión al respecto.

Aparte de “Crestor” para reducir el colesterol, Trump también toma “Propecia”, una medicina para prevenir la pérdida de cabello, vitaminas, una dosis baja de aspirina para prevenir problemas cardíacos,  y antibióticos para tratar la rosácea.

También toma “Ambien” para viajes largos, aunque duerme apenas entre 4 y cinco horas al día.  No toma bebidas alcohólicas ni fuma, ni ingiere drogas ilícitas, precisó el médico.

Jackson dijo que trabajará con la Casa Blanca para recomendar una dieta y una serie de ejercicios aeróbicos de bajo impacto para ayudar al presidente a bajar de peso.