Quiénes son los sacerdotes chilenos acusados de abuso sexual

Las víctimas han reclamado justicia al papa Francisco durante su visita a Chile
Quiénes son los sacerdotes chilenos acusados de abuso sexual
Fernando Karadima y Juan Barros son noticia en medio de la visita del Papa. Foto: Archivo/La Nación
Foto: Archivo/La Nación

Francisco llegó a Chile con un pueblo sacudido por los escándalos de abusos de menores protagonizados por altos mandos de la Iglesia católico. Son dos las figuras que mayor resquemor generan: Karadima, condenado por este crimen; y Barrios, señalado como encubridor.

Fernando Karadima, sacerdote suspendido

Fernando Karadima.Foto /La Nación

 

Escándalo: en Chile aún no se aplacó la conmoción por el escándalo en torno de Fernando Karadima, el sacerdote de 83 años que fue condenado por abuso de menores por el Vaticano en 2011.

Parroquia de elite: Karadima, que pertenecía a la parroquia El Bosque de Santiago, frecuentada por la clase alta chilena, fue denunciado por abusos sexuales en 2004; según las acusaciones, los abusos se habrían cometido a partir de la década del 80, cuando las víctimas tenían 17 años.

Impacto: el escándalo cobró notoriedad en 2010, cuando cinco hombres relataron en un programa de televisión cómo fueron abusados por Karadima; el testimonio más impactante fue el de James Hamilton, que contó cómo el sacerdote se aprovechó de su vulnerabilidad luego de la muerte de su padre.

Juan Barros, obispo chileno

En el 2006 el Obispo Juan Barros le ofrece la comunión a la esposa del ex presidente chileno Augusto Pinochet. Foto: Archivo

Protestas: el obispo de Osorno asumió el cargo en 2015 en medio de protestas por su cercanía con el sacerdote Fernando Karadima, que en 2011 había sido condenado por abusos sexuales a menores por el Vaticano.

Denuncias: Barros, que fue discípulo de Karadima, es apuntado como uno de los encubridores del sacerdote; las víctimas sostienen que el obispo estaba allí cuando Karadima los abusaba.

Indignación: la presencia de Barros en la masiva misa que Francisco encabezó ayer en el Parque O’Higgins causó indignación, ya que poco antes el Papa había expresado su “dolor y vergüenza” por el daño causado a los menores abusados.