5 razones por las que los infieles no dejan a su pareja

La infidelidad no es sinónimo de falta de amor por lo que los amantes podrían esperar sentados su turno en la formalidad.
5 razones por las que los infieles no dejan a su pareja
Imagen ilustrativa.
Foto: Shutterstock

Muchos hombres y mujeres casados o con una relación formal suelen ser infieles, pero eso no quiere decir que vayan a dejar a su pareja por quien solo consideran una “aventura”, no importa cuánto lo prometan.

Por ello te decimos que si juegas el papel del “otro” o la “otra” y sueles escuchar promesas de que la relación se volverá formal, lo más recomendable es tomar la próxima salida de esa relación en la que solo te dañas a ti mismo y de paso a una tercera persona a la que él o ella, jamás dejarán.

Recomendamos: Ella era una soltera empedernida y él un hombre casado, y esto fue lo que pasó

Aquí te decimos cuáles son las razones más comunes por las que quien juega el papel de “amante” no superará jamás a la esposa.

1- Estabilidad

Que un hombre o mujer caigan en la tentación de la infidelidad, no quiere decir que su matrimonio esté mal. Al final los amantes solo llenan algunos huecos, pero la estabilidad emocional, social, financiera y familiar, están cubiertas por alguien más.

2- Familia

La mayoría de estas personas se sienten a veces abrumados por los hijos y es por ello que buscan un escape, sin embargo, estos pequeños suelen ser el ancla del matrimonio y la razón, muy buena, para mantenerse en el hogar que han construido.

3- Conflictos

Quizá él o ella sí haya pensado seriamente en terminar su relación matrimonial, pero lo cierto es que preferirán quedarse antes que pasar por el drama de una separación o aún más, un divorcio y menos cuando solo hablamos de una aventura de oficina o bar.

4- Amor

Si la infidelidad representa engaño y falta de lealtad, pero no representa forzosamente falta de amor por la pareja; si bien puede ser que la pasión se haya perdido de alguna manera y eso se busque en otro lecho, sexo no es equitativo al amor, por muchas palabras que se digan con respecto a ello.

5- Miedo al cambio

Volvemos un poco a la estabilidad y a que nadie sano mentalmente quiere conflictos. Las separaciones implican un cambio de vida y más si estas incluyen una nueva pareja. Por lo regular se sabe que quien deja a su pareja formal por un amante, fracasa en el intento, así que no muchos lo recomiendan.

 

?>