Las causas por las que los pobres en EEUU tienen una menor esperanza de vida

Carol Graham, de la organización Brookings Institution, ayuda a explicar que el estrés y la falta de esperanza son los culpables del aumento de la brecha en la esperanza de vida entre los que ganan menos y los que ganan más
Las causas por las que los pobres en EEUU tienen una menor esperanza de vida
Casi el 80% de las personas con ingresos del hogar inferiores a $24,000 por año informaron tener dolor físico.
Foto: Shutterstock

La esperanza de vida en Estados Unidos disminuyó ligeramente en 2016, al igual que ocurrió en 2015 y, lo que es igual de importante, las tendencias generales continúan ocultando las crecientes disparidades entre los grupos socioeconómicos. Carol Graham, de la organización Brookings Institution, ayuda a explicar por qué. Su importante nuevo libro es la versión empírica de “Hillbilly Elegy”.

Hace mucho tiempo que sospecho que el estrés y la falta de esperanza son los culpables del aumento de la brecha en la esperanza de vida entre los que ganan menos y los que ganan más. Graham utiliza datos de encuestas para respaldar esta explicación, documentando diferencias notables en el estrés y el optimismo en los distintos segmentos de la población.

No sorprende que los estadounidenses de bajos ingresos reporten niveles significativamente más altos de estrés diario que los estadounidenses de altos ingresos. Pero, Graham también señala que el tipo de estrés que suelen experimentar es especialmente dañino para la salud, porque parece estar fuera del lugar de control del individuo. Graham argumenta que “el estrés que está asociado con circunstancias y luchas cotidianas que están fuera del control de los individuos, como es más común entre los pobres, tiene más efectos negativos que el estrés asociado con el logro de objetivos”.

Un ejemplo de lo que puede causar este tipo de estrés es un horario de trabajo impredecible. Más del 40% de los trabajadores por hora en la etapa inicial de su carrera laboral en los Estados Unidos son informados de sus horarios de trabajo con menos de una semana de anticipación, según evidencia reciente. Entre los trabajadores en el sector minorista y de alimentación, casi el 90% se enfrentan a variaciones en al menos la mitad de sus horas de trabajo habituales.

Graham también observa diferencias importantes entre los grupos de ingresos en cuanto al dolor físico informado. Casi el 80% de las personas con ingresos del hogar inferiores a $24,000 dólares por año informaron tener dolor físico el día antes de que se les preguntara, en comparación con solo el 30% de las personas con ingresos superiores a $90,000 dólares al año. Sus hallazgos básicos han sido confirmados por David Blanchflower, de Dartmouth College; y Andrew Oswald, de la Universidad de Warwick, quienes usaron un conjunto de datos diferente. Estos investigadores concluyen que un asombroso 34% de los estadounidenses experimenta molestias y dolores corporales con frecuencia o con mucha frecuencia.

Estados Unidos destaca en muchas de estas mediciones en comparación con otros países. La brecha en los niveles de estrés entre las personas de bajos y altos ingresos es notablemente menor en los países de América Latina, por ejemplo. Los trabajadores estadounidenses de bajos ingresos también son menos propensos que los latinoamericanos a creer que “el trabajo duro te permite progresar”. Blanchflower y Oswald muestran que el dolor reportado es más alto en Estados Unidos que en cualquier otro país que estudian.

“Dado que Estados Unidos es uno de los países más ricos del mundo y, en principio, se podría esperar que tenga uno de los estilos de vida más cómodos del mundo”, señalan, “parece extraño, por decirlo suavemente, que el país reporte tanto dolor”.

Graham destaca una tendencia alentadora: si bien las diferencias entre los grupos de ingresos están creciendo, las brechas entre las razas se están reduciendo. Las diferencias en la esperanza de vida entre los blancos y los afroamericanos se están reduciendo, incluso cuando las brechas de ingreso dentro de cada raza se están ampliando. Y los afroamericanos de bajos ingresos tienen muchas esperanzas sobre el futuro, incluso más que los estadounidenses blancos que no son pobres.

Después de señalar las sorprendentes diferencias entre los grupos de ingresos en cuanto al dolor, la esperanza, el optimismo y el estrés, Graham tiene razón al señalar que no hay soluciones fáciles a mano. También tiene razón al decir que la mejor manera de comenzar a abordar las brechas es trabajar para comprenderlas mejor.