Despiden a robot ¡por incompetente!

Su función principal era dar la bienvenida a los clientes e indicarles dónde se encontraban los productos que buscaban

Despiden a robot ¡por incompetente!
Estos robots tienen aún mucho qué mejorar para poder suplir a un ser humano.
Foto: Twitter

Mucho se ha hablado de que algún día la tecnología, en este caso la robótica, reemplazará a muchas personas en el aspecto laboral, e incluso ya comienza a hacerse presente este fenómeno en algunos sectores.

Lo que nunca imaginamos es que hasta los propios robots podrían ser víctimas del desempleo, tal como ocurrió recientemente en un establecimiento de Edinburgo, donde la propietaria de la tienda de comestibles ‘Margiotta Food & Wine’ decidió prescindir de los servicios de un robot bautizado con el nombre de Fabio. 

De acuerdo con el Daily Mail, este lugar quiso apostar por las últimas tecnologías, e incluso participó en un documental de la BBC sobre robótica e innovación tras adquirir al robot, originalmente conocido como Pepper.

La función principal del humanoide sería la de dar la bienvenida a los clientes e indicarles dónde se encontraban los productos que buscaban, pero a una semana de iniciada su labor, prácticamente fue despedido por incompetente. 

Aunque Fabio resultó toda una atracción y en un principio se ganó la simpatía de los clientes al saludarlos y pedirles que chocaran la mano, más tarde comenzaron los problemas.

Y es que cuando alguien le preguntaba dónde podía encontrar una cerveza, el robot se limitaba a contestar que está en la sección de alcohol. No daba más indicaciones y tenía demasiados problemas a la hora de circular por la tienda, como para poder acompañar de forma eficaz a los clientes hasta el producto que buscaban.

Ante esta situación, los encargados de la tienda decidieron darle una segunda oportunidad y le encomendaron la función de ofrecerle cierto producto a los clientes para que lo probaran. 

Pero Fabio acabó mostrándose demasiado entusiasta en su nuevo puesto, hasta el punto que los clientes empezaron a evitarlo. En todo un día, el robot consiguió que dos clientes probasen los snacks de carne que estaba ofreciendo, mientras que otros empleados consiguieron que lo hicieran más de una docena de personas.

Al parecer esto no convenció a los propietarios y decidieron dejar de utilizarlo, convirtiendo a Fabio en el primer robot desempleado del mundo.