Cómo aliviar los miserables síntomas del resfriado y la influenza

Lo que funciona, lo que no, y lo que en realidad podría ser peligroso
Cómo aliviar los miserables síntomas del resfriado y la influenza
Antes de los medicamentos, opta por remedios caseros.
Foto: Shutterstock

Hay muchos medicamentos para el resfriado y la influenza en el mercado. Algunos funcionan muy bien; otros, no tanto. Y la mayoría tienen efectos secundarios, incluso cuando se toman a corto plazo. Esa es la razón por la que normalmente es bueno empezar por los remedios caseros, que con frecuencia brindan alivio y tienden a ser más seguros que los medicamentos. Y casi nunca es una buena idea pedirle a tu médico que te recete antibióticos: estos medicamentos no funcionan ni para el resfriado ni la influenza. 

Toma nota: La mayoría de los medicamentos de la lista que aparece más abajo también están disponibles como genéricos de bajo costo o con marcas de las tiendas. (Los medicamentos de la lista son ejemplos y con frecuencia son productos para muchos síntomas que contienen varios ingredientes activos).

Medicamentos para dolor y fiebre

Medicamentos de venta libre (OTC)
Acetaminofeno (Tylenol), ibuprofeno (Advil) y naproxeno (Aleve)

¿Hasta qué punto son efectivos? Todos alivian el dolor del cuerpo y reducen la fiebre.

¿Cuáles son los riesgos? El acetaminofeno es seguro cuando se usa tal y como se ordena, pero tomar incluso un poco más de la cantidad máxima diaria puede causar daño al hígado. Los otros medicamentos no esteroides antiinflamatorios (NSAID) pueden provocar sangrado intestinal y aumentar el riesgo de ataque cardíaco y de daño renal.

Posibles interacciones: Tomar acetaminofeno junto con alcohol puede ser una amenaza para el hígado. Los NSAID aumentan el riesgo de sangrado cuando se toman junto con un anticoagulante, como la warfarina (Coumadin) o el clopidogrel (Plavix).

Remedios caseros
• Una compresa fría o un baño con esponja: Cualquiera de esas medidas puede ayudar a una persona en caso de que le suba la temperatura y no tenga acetaminofeno u otro medicamento para la fiebre en su botiquín médico. Y ten en cuenta que está bien dejar que la fiebre siga su curso si permanece por debajo de los 101 °F. Esto se debe a que la temperatura alta es parte del esfuerzo del cuerpo por eliminar los gérmenes atacantes.

Congestión

Medicamentos de venta libre (OTC)
• Oximetazolina en aerosol nasal (Afrin, Dristan Mucinex Sinus-Max Nasal Spray, Vicks Sinex Severe Nasal Spray)
• Fenilefrina (Equate Congestion Suphedrine PE Nasal Decongestant, Sudafed PE Congestion)
• Pseudoefedrina (Sudafed 12 Hour)
• Ungüentos o pomadas de alcanfor, eucalipto o mentol (Mentholatum, Vicks VapoRub)

¿Hasta qué punto son efectivos? El espray funciona en unos minutos, con mayor rapidez que las pastillas. Los productos tópicos pueden mejorar el flujo del aire a través de las fosas nasales.

¿Cuáles son los riesgos? Los productos tópicos pueden irritar la piel. Los aerosoles pueden empeorar la congestión nasal si se usan por más de 3 días. Los medicamentos orales pueden aumentar la presión arterial; provocar insomnio, anomalías en el ritmo cardíaco, temblores, ansiedad y alucinaciones; y empeorar el glaucoma, la enfermedad tiroidea y los síntomas del agrandamiento de próstata.

Posibles interacciones: Tomar medicamentos orales en combinación con antidepresivos más antiguos, como isocarboxazida (Marplan) y la tranilcipromina (Parnate), hace que sea mucho más probable que se produzcan efectos secundarios, y no se deberían tomar juntos.

Remedios caseros
• Caldo de pollo: La ciencia moderna proporciona cierto respaldo a la reputación del caldo de pollo para aliviar la congestión, la tos y el dolor de garganta. La investigación sugiere que podría inhibir la acumulación de neutrófilos, glóbulos blancos que desencadenan las respuestas inflamatorias del cuerpo y contribuyen al dolor que acompaña a un resfriado y a la influenza. Y el líquido y el vapor caliente de cualquier sopa que sea principalmente caldo podrían ayudar más directamente, al abrir las vías respiratorias inflamadas y hacer que la mucosidad sea menos espesa. (Lee más sobre los beneficios de la sopa de pollo casera).

•  Los irrigadores (neti pots) y la irrigación nasal (un lavado de las fosas nasales con agua salada) alivia la congestión por las alergias y podría ayudar también cuando se trata de un resfriado o la influenza. Hay 2 formas principales de hacerlo: Uno lleva la solución salina a los orificios nasales desde una botella exprimible o una perilla de succión. El otro dispositivo con forma de tetera (neti pot) usa la gravedad: Inclina la cabeza hacia un lado y luego derramas la solución salina en la parte superior de la fosa nasal; el líquido fluye de una cavidad nasal a la otra. Para que sea seguro, asegúrate de que usas agua destilada o agua hervida, y luego enfriada, y limpia también el dispositivo con agua destilada o hervida después de cada uso.

•  Inhalación de vapor: El vapor de agua caliente puede ayudar a aflojar la mucosidad. Aunque no está claro si eso resulta en una reducción de la congestión, muchas personas juran que sí. Darse una ducha podría ser más seguro que poner la cabeza sobre una olla de agua muy caliente, que podría escaldarte.

•  Humidificadores de vapor frío: La FDA afirma que estos dispositivos pueden ayudar a desinflamar las fosas nasales y permitir que se respire mejor. Y la humedad puede hacer que sea más difícil que los virus de la influenza sobrevivan. Simplemente asegúrate de mantener el dispositivo limpio. (Lee más sobre los humidificadores).

Tos

Medicamentos de venta libre (OTC)
• Dextrometorfano (Robitussin Long-Acting CoughGels, Vicks DayQuil Cough)
• Guaifenesina (Mucinex 12 Hour, Tab Tussin)
• Ungüentos tópicos, parches y pastillas que contienen alcanfor o mentol (Halls Menthol Cough Drops, Mentholatum, Vicks VapoRub)

¿Hasta qué punto son efectivos? La guaifenesina, un expectorante, reduce la viscosidad de la mucosidad, lo que hace que la tos sea más productiva. El dextrometorfano, un supresor, bloquea el reflejo de la tos. Los vapores de los productos tópicos pueden hacer que te sientas aliviado. Pero no está claro si cualquier medicamento para la tos hace que se tosa menos.

¿Cuáles son los riesgos? Los productos tópicos pueden desencadenar erupciones y una sensación de quemazón. Los medicamentos orales pueden producir náuseas y somnolencia. Las dosis altas de dextrometorfano pueden provocar un ritmo cardíaco rápido, la pérdida de la coordinación y alucinaciones.

Posibles interacciones: Los supresores de la tos pueden aumentar el efecto sedante cuando se toman junto con narcóticos, pastillas para dormir, algunos antihistamínicos o alcohol.

Remedios caseros
• Miel: Tiene buen sabor y da una sensación de alivio, y una revisión de 2014 sugiere que es mejor que un placebo a la hora de aliviar la tos. Añade una cucharadita o dos a una taza de té o consúmela directamente de la cuchara. Y no te preocupes, un poco de azúcar extra cuando estás enfermo no te hará daño. Pero una precaución: La miel podría contener la bacteria Clostridium botulinum, que en casos raros puede causar daños en los músculos y los nervios de los bebés. Así que no se la des a los bebés de menos de 1 año de edad.

Escurrimiento nasal y estornudos

Medicamentos de venta libre (OTC)

Antihistamínicos, como la cetirizina (Zyrtec), la clorfeniramina (Aller-Chlor), la difenhidramina (Benadryl Allergy), la fexofenadina (Allegra), y la loratadina (Alavert, Claritin)

¿Hasta qué punto son efectivos? Muy efectivos cuando los síntomas se deben a alguna alergia, pero una revisión de 2015 de 18 ensayos concluyeron que los medicamentos sirven de poco cuando los síntomas se deben a un resfriado.

¿Cuáles son los riesgos? Somnolencia, náuseas, visión borrosa y dificultad para orinar, y con la difenhidramina, dificultades para la coordinación.

Posibles interacciones: Tomar clorfeniramina o difenhidramina con narcóticos, pastillas para dormir o alcohol hace que sea más probable que se produzca la sedación. Tomar cetirizina, fexofenadina o loratadina con ciertos antifúngicos o antibióticos aumenta el riesgo de sufrir efectos secundarios. Antiácidos como el aluminio o el magnesio, y la toronja y algunos otros jugos pueden hacer que la fexofenadina sea menos efectiva.

Remedios caseros

Sinceramente, no hay mucho que puedas hacer además de tener muchos pañuelos a la mano. Pero ten en cuenta que el escurrimiento nasal y los estornudos ayudan a tu cuerpo a deshacerse de los gérmenes. Si no tienes un pañuelo a mano, estornuda sobre el codo para que los gérmenes no se propaguen por toda la habitación y terminen infectando a algún inocente que pase por allí.

Dolor de Garganta

Medicamentos de venta libre (OTC)

●  Analgésicos como el acetaminofeno (Tylenol), el ibuprofeno (Advil), y el naproxeno (Aleve)

●  La benzocaína (Cepacol Extra Strength Sore Throat Sugar Free, Chloraseptic Warming Sore Throat Lozenges)

●  La diclonina (Sucrets Sore Throat Lozenges)

●  El mentol (Halls Triple Action Soothing Drops, Vicks VapoDrops)

● El fenol (Chloraseptic Sore Throat Spray)

¿Hasta qué punto son efectivos? Los analgésicos ayudan. La benzocaína, la diclonina y el fenol funcionan como anestésicos locales, y el mentol proporciona una sensación de frescor en la garganta. Los medicamentos tomados en pastillas pueden funcionar mejor que los aerosoles.

¿Cuáles son los riesgos? Las dosis altas de benzocaína y diclonina podrían provocar, en casos raros, mareo, falta de aire, fatiga o una frecuencia cardíaca acelerada. Para más información sobre los riesgos de los analgésicos, dirígete a los medicamentos de venta libre para el dolor y la fiebre.

Posibles interacciones: No se conoce ninguna para las pastillas de fenol o de benzocaína. Las gotas de mentol hacen que sea más probable que se produzca un sangrado si se toma warfarina. Para más información sobre los analgésicos, revisa la sección sobre los medicamentos para el dolor y la fiebre (más arriba).

Remedios caseros

● Gárgaras con agua salada: Es barato, seguro y se usa desde hace mucho tiempo. Disuelve media o una cucharadita de sal en un vaso de 8 onzas de agua caliente, haz gárgaras en el fondo de la garganta y luego escúpela. Repítelo varias veces al día.

Simplemente di no a los antibióticos

Muchas personas creen que los antibióticos aceleran la recuperación de un resfriado y de la influenza, y los médicos dan casi 50 millones de recetas para estas infecciones y otras relacionadas cada año.

Mala idea. ¿Por qué? Porque los antibióticos funcionan solo contra las infecciones bacterianas, y los resfriados y la influenza son virales.

Tomar antibióticos cuando no es necesario no solamente te expone de forma innecesaria a sus efectos secundarios (diarrea, náuseas y reacciones alérgicas que podrían ser graves), pero además pueden fomentar la aparición de bacterias resistentes a los antibióticos en la población general, reduciendo la efectividad de los medicamentos cuando realmente son necesarios.

Los médicos saben que los antibióticos no son útiles contra el resfriado o la influenza. Y aunque se realizan esfuerzos para reducir el uso innecesario, muchos médicos siguen recetando estos medicamentos porque los pacientes con frecuencia los piden, y porque es más rápido y más sencillo emitir una receta que explicar la razón por la que no son necesarios.

Consejo de CR Si tienes un resfriado o la influenza, no pidas antibióticos, y no los tomes incluso si te los ofrecen a menos que tu médico te dé razones concretas para tu caso.

Lee más sobre los peligros del uso excesivo de antibióticos.

No vale la pena dar a los niños medicinas para la tos y el resfriado


Nota del Editor: Este artículo también apareció en la edición de enero de 2018 de la revista Consumer Reports.