Un año de politica inmigración bajo Trump: no vamos a dejar de luchar

La Congresista Karen Bass habla de cómo proteger a quienes estaban inscritos en los programas DACA y TPS contra la deportación
Un año de politica inmigración bajo Trump: no vamos a dejar de luchar
La Congresista Karen Bass fue reelecta a su tercer mandato para representar el Distrito 37 en 2014.
Foto: captura de pantalla / facebook

El viernes 20 de enero de 2018, Donald J. Trump completó un año como Presidente de Estados Unidos. En el año anterior a su inauguración en 2017, Trump pronunció declaraciones sin sentido, infundadas y racistas sobre los inmigrantes que llegan a Estados Unidos de todo el mundo.

Conocemos las citas. Ha llamado a los inmigrantes mexicanos violadores, dijo que un juez mexicano-americano no podía ser imparcial debido a su origen, y como Presidente, llamó a Haití, El Salvador y varios países africanos, como “un hueco de m… (shithole)”.

Por dolorosos que estos insultos sean, lo que los hace peores son las políticas que ha adoptado para favorecer su retórica.

Casi inmediatamente, sus palabras tuvieron un efecto peligroso. Cien días después, las detenciones de inmigrantes indocumentados que nunca habían cometido delitos aumentaron en un 156 por ciento en comparación con el año anterior. El mundo vio a Rómulo Avelica-González ser detenido después de dejar a su hija de 12 años en su escuela en Lincoln Heights aquí en Los Ángeles. En agosto, un ministro religioso simpatizante de Trump en San Diego fue detenido. La semana pasada, vimos que Jorge García, un padre de dos hijos que había vivido en Michigan durante casi 30 años, fue deportado.

Pero Trump no persigue a las personas que han cometido crímenes-tradicionalmente no es un objetivo para los agentes de inmigración-los persigue a todos. Al anular el programa DACA (Deferred Action for Childhood Arrivals) en septiembre, Trump creó más de 800,000 “inmigrantes ilegales”, personas que llegaron de niños y ahora son estudiantes, profesores, entrenadores, mentores, empresarios y líderes comunitarios de todos los continentes.

En Los Ángeles, vemos lo afortunados que somos de tener una cultura enriquecida por inmigrantes de alrededor del mundo, por eso, mientras escribo esto, mis colegas y yo estamos trabajando duro para proteger esa diversidad. Esta semana, voté en contra del proyecto de ley de financiamiento del gobierno porque no hizo nada para garantizar el futuro de los DREAMers. También trabajé arduamente para garantizar que la ley DREAM Act y otras leyes importantes, como la Ley de acto de Promesa Estadounidense (American Promise Act), que protegerían a los beneficiarios del Estatus de Protección Temporal (TPS) contra la deportación, sean sometidas a una votación final en el Congreso.

Pero a través de la adversidad, seguimos adelante. Lo que este año nos ha demostrado es que vale la pena luchar por el progreso duramente ganado. En este próximo año, debemos comprometernos a permanecer atentos y vigilantes mientras seguimos organizándonos y luchando. Hay optimismo en el activismo y el compromiso, y un futuro mejor en la organización. Espero luchar juntos.

La Congresista Karen Bass representa en la Cámara de Representantes en Washington al distrito 37 de California.