Arrendar o comprar un auto nuevo: ¿Qué es mejor?

Una comparación entre las dos alternativas populares de financiamiento

Arrendar o comprar un auto nuevo: ¿Qué es mejor?
Antes, solo se arrendaban vehículos de lujo. Ahora son de todo tipo.
Foto: Pexels

A menudo, es difícil decidir entre comprar y arrendar [leasing] un auto nuevo. Por un lado, comprar un auto implica costos mensuales más elevados, pero a fin de cuentas, terminarás teniendo algo propio. Por otro lado, los arrendamientos conllevan cuotas mensuales más bajas, aunque te encontrarás metido en un ciclo en el que jamás terminas de pagar por el vehículo. A comparación de otros años recientes, ahora más personas optan por un contrato de arrendamiento que por un préstamo automotriz al comprar un coche. Y no parece que este auge del negocio de los arrendamientos vaya a cesar a corto plazo.

Un panorama en transformación

Para el típico consumidor, se han presentado una gama de tendencias convergentes que han cambiado el panorama de los arrendamientos. Desde las últimas décadas, una gran proporción de los autos de lujo tienden a ser rentados. Pero este fenómeno ha cambiado con la entrada de más autos compactossedanes convencionales, y SUV pequeños en el mercado de coches nuevos para arrendamiento. Gracias a los financiamientos con atractivas tasas de interés, puede haber ofertas muy buenas entre los arrendamientos.

Los fabricantes de automóviles se benefician arrendando una gran porción de los modelos que producen. Los arrendamientos ayudan a mantener un abasto regular de autos usados en el mercado, que por ende estimula los valores de su reventa. Los precios elevados de reventa disminuyen la depreciación de los vehículos, lo cual implica precios menores de arrendamiento para tales modelos. Así, el consumidor sale ganando.

Además, cuando los arrendatarios devuelven su coche a la conclusión de su contrato, estos clientes van al concesionario en persona para hacerlo. Ese momento es cuando la agencia automotriz aprovecha para ofrecerles un coche nuevo, cuando un cliente que se quedó sin coche va a necesitar otro muy pronto.

Las bajas tasas de interés que han perdurado en otras industrias en los últimos años ahora se ven en los contratos de arrendamiento, lo cual también ayuda a moderar su costo. Las tasas de interés son un componente primordial de la economía de los arrendamientos, porque a fin de cuentas, un arrendamiento es solo una forma más de financiar un auto.

Otra táctica que emplean algunos nuevos contratos de arrendamiento para estimular el valor de reventa de los coches se refleja en sus límites rígidos de millaje: de 10,000 millas por año, en vez de los límites tradicionales de entre 12,000 y 15,000 millas. Aunque esto quizás no presente un problema para aquellos que suelen manejar poco, los conductores generalmente tienden a exceder esa figura anual.

Asimismo, vemos un volumen creciente de contratos con plazos de menos de 36 meses, lo cual implica consecuencias positivas tanto como negativas. Vale destacar que será algo atractivo para alguien que prefiera no comprometerse a un contrato a largo plazo. Pero es en los 2 primeros años que los autos tienden a depreciarse más rápidamente, lo que produce un plazo de arrendamiento muy costoso.

No obstante, vemos con mayor regularidad en el mercado de los préstamos para auto que la gente ahora opta por extender el préstamo automotriz por 7 u 8 años, solo para mantener sus cuotas mensuales bajo control. En tales casos, quizás sí les convenga el arrendamiento a esas personas.

Qué diferencia hay entre los préstamos y los arrendamientos

A continuación, te presentamos algunas de las principales diferencias entre comprar y el arrendamiento.

COMPRA ARRENDAMIENTO
Tenencia Tú eres dueño del vehículo, y te lo quedas el tiempo que quieras. El vehículo no es tuyo. Lo tienes a tu disposición pero deberás devolverlo a la conclusión del contrato, a menos que optes por comprarlo.
Costos anticipados Incluyen el precio al contado o del pago inicial, impuestos, registro, y demás tarifas. Pueden incluir el primer pago mensual, un depósito de garantía reembolsable, cargos de adquisición, pago inicial, impuestos, registro, y demás tarifas.
Cuota mensual Las cuotas de préstamos suelen ser mayores a las cuotas de arrendamiento, debido a que estarás pagando por la compra entera de tu vehículo, más intereses y otros cargos de financiación, impuestos y tarifas. Las cuotas de arrendamiento casi siempre son menos que las cuotas de préstamos, ya que solo estarás pagando por la depreciación del vehículo durante el plazo del arrendamiento más intereses (denominados cargos de arrendamiento), impuestos y tarifas.
Terminación anticipada Puedes vender o canjear tu vehículo en cualquier momento. Si te hace falta, podrás usar el dinero de la venta para amortizar cualquier préstamo restante. Si optas por rescindir el arrendamiento anticipadamente, los cargos podrían costarte tanto como si hubieras continuado el contrato. Ocasionalmente, algún concesionario podría estar dispuesto a comprar el carro de la empresa de arrendamientos en forma de un canje, por lo que quedarías exonerado.
Devolución del vehículo Tendrás que lidiar con la venta o el canje de tu vehículo cuando decidas que quieres cambiarlo. Devuelves el vehículo a la conclusión de tu contrato de arrendamiento, pagas todos los costos asociados con el cierre, y ya está.
Valor a futuro El vehículo se depreciará, pero su valor monetario estará a tu disposición. Lo bueno es que su futuro valor no te afectará económicamente. Lo malo es que no tendrás capital alguno con respecto el vehículo.
Millaje Tienes la libertad de manejar cuantas millas quieras. Pero ten en cuenta que el valor de canje o reventa del vehículo se reduce en la medida en que aumentes el kilometraje La mayoría de arrendamientos limitan la cantidad de millas que podrás manejar, típicamente entre 12,000 y 15,000 por año. (Puedes negocia un límite de kilometraje más elevado). Tendrás que pagar tarifas por excederte de los límites preestablecidos.
Desgastes excesivos No tendrás que preocuparte por los desgastes naturales, aunque sí podrán reducir el valor de canje o reventa del vehículo. En la mayoría de arrendamientos, eres tú quien incurrirá dicha responsabilidad. Tendrás que pagar tarifas suplementarias por excederte de todo desgaste que se considere natural.
Conclusión del plazo A la conclusión del plazo del préstamo, habrás cumplido con todos tus pagos y habrás acumulado el capital para poder pagar tu próximo vehículo. A la conclusión del arrendamiento (generalmente a los dos o tres años), podrás financiar la compra del coche, o arrendar o comprar otro.
Personalizaciones Como el vehículo te pertenece, lo puedes modificar o personalizarlo a tu gusto, aunque al hacerlo podrías invalidar su garantía. Ya que deberás devolver el vehículo en condición apta para su venta, tendrás que retirar cualquier modificación o repuesto personalizado que hayas implementado. Tendrás que pagar por cualquier daño residual y hacerlo reparar, o alternativamente tendrás que presentar un reclamo con tu seguro y pagar el deducible.


Préstamo vs. arrendamiento de coche

El ejemplo a continuación compara los costos de financiar un coche mediante un préstamo de seis años, con dos arrendamientos consecutivos de tres años cada uno de un coche idéntico ambas veces. Al inicio de cada contrato de arrendamiento de tres años, deberás pagar $2,000 dólares al contado. El siguiente ejemplo imagina un Mazda CX-5 Touring con un valor de $29,429 dólares en 2017 con transmisión automática. Las cifras han sido redondeadas para ser enteras.