Cómo lidiar con la basura plástica en California

Artículo de Claire Robinson, fundadora y directora de Amigos de Los Ríos
Cómo lidiar con la basura plástica en California
Limpieza de las playas en California. Archivo-La Opinión

Cada septiembre, decenas de miles de californianos participan en el Día Anual de Limpieza de la Costa (Coastal Cleanup Day) – un evento de recolección de basura, el cual el libro Guinness de Records Mundiales ha reconocido como el evento más grande de recolección organizada de basura al nivel mundial.

Los organizadores cuentan y categorizan la basura que los voluntarios colectan de las playas y cuencas.

¿Cuáles piensa usted que son los tres principales?

Cualquiera podría adivinar los dos primeros: colillas de cigarrillos y envolturas de comida. Pero para adivinar la No. 3, le ayudaría acudir el sábado en la tarde a limpiar el Arroyo Ballona (Ballona Creek) o cualquiera de las muchas playas, arroyos y ríos que existen en el área de Los Ángeles. O visite un campo de juego de fútbol (soccer) después de todo un día de juegos. Después de eso, usted entendería que la respuesta es las tapas de las botellas de plástico.

Los niños activos beben mucha agua. Mucha del agua proviene en botellas plásticas, y los californianos compran 1.7 mil millones de bebidas en este tipo de botellas cada año. Muchas de las botellas, tienen tapas pequeñas que son fáciles de perder, y no ser apropiadamente desechada en un basurero.

En California, cinco mil millones de tapas llegan a los vertederos y una gran cantidad encuentra su camino hacia nuestros arroyos y ríos y son descargados en el océano Pacífico.

Las tapas de las botellas de plástico son pequeñas, flotantes y fáciles de ingerir por la peces o animales marinos – frecuentemente con resultados fatales. Un creciente número de pescados que se venden en las tiendas locales contienen fragmentos de plástico en sus estómagos. La basura plástica absorbe altas cantidades de contaminantes del agua del océano, convirtiendo pequeñas partes de basura plástica en píldoras de veneno para nuestro alimento que proviene del mar.

A causa de tanta basura en los sistemas de drenaje de lluvias, ciudades como Culver City y los contribuyentes deben pagar una factura de millones de dólares todos los años para limpiar la basura de las calles de la ciudad. Reducir la cantidad de material que se puede desechar es una manera simple de reducir estos costos. Debido a los avances en la tecnología de embotellar, hoy es relativamente fácil, y de bajo costo, hacer que las tapas de botella desechables desaparezcan: tapas conectadas.

Algunas embotelladoras, incluyendo Crystal Geyser, ofrecen sus productos con tapas conectadas. Hacer el cambio puede ser logrado al añadir una pequeña navaja al equipo de tapas actual para que pueda hacer un corte dentro de la tapa. Alternativamente, ya que casi todas las embotelladoras remplazan la maquinaria de tapas cada cierto año de todas maneras, una transición relativamente rápida hacia las tapas conectadas podría suceder cuando los equipos sean remplazados.

Existe un precedente en este tipo de cambio de empaque simple, y la evidencia de los resultados es asombroso. Durante los 70s, casi todas las latas de aluminio usadas para la cerveza y los refrescos en los Estados Unidos venían con un anillo removible. Ellos rápidamente se convirtieron en gran problema, contaminando paisajes y vistas del mar en todas partes.

Luego la industria perfeccionó y aceptó la formula “stay top,” la cual abre la lata pero continúa añadida y conectada a la lata todo el ciclo de vida de la lata. Todos los anillos de aluminio simplemente desaparecieron de la escena.

La misma y exacta oportunidad existe hoy para hacer el cambio de empaque a un bajo costo, simple y práctico que podría ayudar a deshacernos de estas tapas que tanto daño le causan al medio ambiente.

El tiempo de hacer esta transición es ideal ya que el pasado 1 de enero, China, el cual ha sido el principal destinatario de plásticos reciclables provenientes de los Estados Unidos y Europa, dejo de aceptar basura plástica importada. California debe encontrar nuevos caminos para lidiar con la basura plástica, y las compañías de reciclajes de plásticos del Estado quieren esas tapas.

Una propuesta de ley en la Legislatura, AB 319 del asambleísta Mark Stone (D-Monterey Bay), exige el uso de tapas conectadas en las botellas plásticas. La solución está al alcance y es práctica. El cambio se puede lograr sin perturbar ningún negocio o industria existente.

Es tiempo de limpiar el mugrerío y conectar las tapas.

Claire Robinson es fundadora y directora de Amigos de Los Ríos