Los patrones de masculinidad como causa de la violencia sexual

Estudio asegura que la presión social que se les impone de actuar "como hombres" genera conductas de abuso

Más de cuatro de cada diez jóvenes de Estados Unidos creen que la presión que la sociedad le impone a los hombres de actuar de forma masculina conduce específicamente a conductas sexualmente agresivas o violentas.
Más de cuatro de cada diez jóvenes de Estados Unidos creen que la presión que la sociedad le impone a los hombres de actuar de forma masculina conduce específicamente a conductas sexualmente agresivas o violentas.
Foto: Shutterstock

Los recientes escándalos sobre los casos de acoso y abuso sexual de muchas mujeres de la industria de Hollywood que han sido víctimas de la mala conducta sexual de hombres en posiciones de poder han dominado en los últimos meses los titulares de los medios de comunicación nacionales e internacionales.

Ante ellos, algunos expertos argumentan que las ideas sociales tradicionales sobre la masculinidad contribuyen a una cultura de violencia sexual. Esto mismo dijo la mayoría de las mujeres millennials y de la generación “Gen Z” de una amplia muestra de un innovador estudio efectuado recientemente.

La “Encuesta Nacional de Jóvenes MTV-PRRI 2017”—efectuada por la cadena global televisiva MTV, que se centra en la cultura musical de los jóvenes) y por el Public Religion Research Institute (PRRI), una organización no lucrativa, ni partidista, que se especializa en la investigación de la intersección de la religión, los valores y la vida pública— encontró que los jóvenes de 15-24 años de Estados Unidos, y en especial las mujeres de este grupo, son muy sensibles a considerar que “la presión que la sociedad impone sobre los hombres para que actúen ‘como hombres’ conduce a un comportamiento sexualmente agresivo”.

La encuesta, que se considera como un examen único de los puntos de vista de los jóvenes de la generación del milenio y sus sucesores de la “Gen Z”, encontró que:

• El 60% de los jóvenes creen que la presión para actuar como hombres evita que los de este género expresen sus emociones de manera saludable.

• Más de cuatro de cada diez jóvenes creen que la presión para actuar de forma masculina conduce específicamente a conductas sexualmente agresivas (46%) o violentas (43%).

• Aunque la mayoría de los hombres jóvenes (52%) y las mujeres jóvenes (69%) creen que la presión para actuar de forma masculina evita que los hombres expresen sus emociones de manera saludable, estos difieren en sus percepciones de otras consecuencias de esta presión.

• Las mujeres jóvenes son más propensas que los hombres jóvenes a decir que la presión para actuar de forma masculina alienta el comportamiento sexualmente agresivo (54% frente a 37%, respectivamente).

• Mientras que el 53% de las jóvenes dicen que esta presión fomenta el comportamiento violento, solo el 34% de los jóvenes comparten esta creencia.

“En medio de la conversación nacional crítica que se está llevando a cabo sobre los temas de acoso y agresión sexual, esta encuesta muestra que los jóvenes estadounidenses durante su adolescencia y los primeros años de la década de los  20 ven graves consecuencias negativas que se derivan de las representaciones tradicionales de la masculinidad”, señala en un comunicado Robert P. Jones, CEO de PRRI. “Las mujeres jóvenes, en particular, están preocupadas de que estas expectativas lleven en sí las semillas de un comportamiento sexualmente agresivo o incluso violento”.

Los resultados de la encuesta, cuya data se recaudó [en línea en inglés y español entre el 19 de julio y el 3 de agosto de 2017] antes de haber salido a luz pública la reciente ola de casos de acoso sexual de alto perfil, muestra que la mayoría de los jóvenes, especialmente las mujeres, estaban a la vanguardia en estos temas, dice por su parte en el comunicado Chris McCarthy, presidente de MTV. “Muchos de los jóvenes están no solo expresando su opinión, sino también actuando, y es fundamental que amplifiquemos sus esfuerzos”.

Víctimas de discriminación

La encuesta también encontró que siete de cada diez (70%) de los jóvenes de la nación han visto o experimentado discriminación en los últimos 12 meses debido a su raza, etnia, género, orientación sexual, identidad de género, estado migratorio o creencias religiosas.

• Uno de cada cuatro (25%) informa haber sido blanco de abuso o tratado injustamente en los últimos 12 meses.

• Entre los jóvenes que han sido atacados o maltratados a razón de alguna parte de su identidad, casi seis de cada diez (59%) dicen que el ataque o maltrato fue directo e intencional, en lugar de indirecto o involuntario.

• Más de cuatro de cada diez (43%) dicen que este tratamiento les hizo temer por su seguridad personal.

• La mayoría de los jóvenes cree que la discriminación contra los musulmanes (75%) y las personas transgénero (56%) ha aumentado en el país en los últimos 12 meses; aproximadamente la mitad (47%) dice que las personas afroamericanas también se han enfrentado a una creciente discriminación.

• Casi la mitad (48%) de las mujeres jóvenes y el 39% de los hombres jóvenes dicen que han firmado alguna petición (legislativa) en línea [que prevenga la discriminación]. Y un 36% de las mujeres jóvenes y 30% de los hombres jóvenes se han ofrecido como voluntarios para un grupo que les importa.

• Las mujeres jóvenes son más propensas que los hombres jóvenes a donar dinero a una campaña o causa, por un margen del 25 al 18%, respectivamente.

“Aunque los jóvenes son la generación más diversa que ha visto el país, no hablan con una sola voz sobre cuestiones de raza y género”, señala Dan Cox, director de investigación de PRRI. “Muchos jóvenes blancos, en particular, perciben niveles más bajos de discriminación que sus pares generacionales”.