Los ‘Steagles’ renacen: Eagles ayudan a Steelers a seguir siendo el No. 1 en Super Bowls

Eagles por fin detienen a Brady cerca del final y le impiden a Patriots empatar el récord de Pittsburgh de seis trofeos Vince Lombardi

Nick Foles, el MVP del Super Bowl LII. EFE
Nick Foles, el MVP del Super Bowl LII. EFE
Foto: EFE

MINNEAPOLIS, MN – Hubo una vez un equipo llamado los “Steagles”, formado por los Steelers de Pittsburgh y los Eagles de Filadelfia. Fue formado en 1943 para que ambos pudieran sobrevivir las funestas consecuencias económicas de la Segunda Guerra Mundial.

Hoy, el equipo acerero puede descansar tranquilo, su récord de Super Bowls ganados con seis sigue intacto gracias nada menos que a los Eagles, sus vecinos del estado de Pennsylvania.

Nick Foles lanzó tres pases de touchdown –también anotó uno como receptor–, el último de sus envíos de 11 yardas a Zach Ertz faltando 2:21 minutos para darle la voltereta definitiva al marcador, y la defensa de Filadelfia provocó un crucial balón suelto de Tom Brady para que los Eagles conquistaran el primer trofeo Vince Lombardi de su ilustre historia con un triunfo de 41-33. La última vez que fueron campeones fue en 1960, cuando el Super Bowl aún no había nacido.

Al hacerlo, los Eagles le impidieron a los Patriots de Nueva Inglaterra ganar su sexto campeonato de la NFL en un intenso Super Bowl LII que acabó siendo un duelo de potentes ofensivas, con un total de 1,151 yardas totales combinadas, 613 de ellas de Nueva Inglaterra.

Un pase de 4 yardas de Brady a Rob Gronkowski, quien presumió sus enormes manos para quedarse con el balón, le dio a Nueva Inglaterra su primera delantera del juego (33-32) restando 9:22 minutos. Los Patriots habían remontado los 12 puntos de desventaja que tuvieron en la primera mitad. Hace un año, Brady y su tropa de Patriotas vencieron a Atlanta tras levantarse de 25 puntos en el segundo medio.

Muchos analistas y aficionados pensaban que los Eagles no iban a poder impedirle a Brady ganar su sexto anillo, pero Foles, el quarterback suplente que se hizo cargo del equipo desde la semana 14 por la lesión de Carson Wentz, dio otro partidazo y coronó un capítulo memorable en esta temporada.

Foles condujo una serie de 14 jugadas para 75 yardas en 7:01 minutos que culminó con un pase a Ertz desde la yarda 11 en tercera oportunidad para poner el 38-33 de Filadelfia. El ala cerrada soltó el balón al cruzar la línea de gol, pero la anotación prevaleció porque Ertz había dado tres pasos con el balón, es decir, se había establecido como corredor en la jugada y entonces ya no era necesario que mantuviera control del ovoide hasta el final de la acción.

Foles, que antes de esta temporada consideró el retiro de la NFL y prepararse para ser ministro cristiano, demostró gran personalidad, ya que en ningún momento se le vio desconfiado o desconcentrado. Fue nombrado el Jugador Más Valioso con todo merecimiento al completar 28 de 43 pases para 373 yardas, sus tres touchdowns y un pase interceptado que en realidad fue fortuito. Su frialdad será legendaria en Filadelfia.

Captura de campeonato

En el estadio y en cada casa o bar donde se veía el juego, la expectativa era que Brady volvería a hacerla de héroe con una serie final, una historia ya muy repetida.

Sin embargo, el liniero defensivo Brandon Graham le llegó a Brady al momento de lanzar y el balón quedó suelto. Derek Barnett, otro hombre que juega como ala defensiva, lo recuperó y dejó a su equipo en la yarda 28 de los Patriots. Fue la primera captura de todo el juego.

Los Eagles corrieron tres veces con el balón antes de que Jake Elliott conectara un gol de campo de 46 yardas que les dio ventaja de 41-33. Ahora los Pats tendrían que anotar touchdown y hacer conversión de dos puntos con un minuto de juego. Encima, empezaron desde su yarda 9 debido a un fallido intento de reversible en el regreso de kickoff. Era demasiado que pedirles.

Brady logró tres primeras oportunidades, pero su pase “Ave María” de 51 yardas cayó angustiosamente al terreno tras ser tocado por al menos dos jugadores, incluyendo Gronkowski, sobre la línea de gol mientras el tiempo se extinguía. Brady se fue del campo sin siquiera felicitar a Foles u otro jugador de los Eagles en un gesto pobre, pero su actuación fue grande: 28 pases completos de 48 intentos para 505 yardas, tres pases de TD y ninguno interceptado.

Nueva Inglaterra se queda con cinco títulos de Super Bowls y ahora ha perdido cinco de ellos, tres bajo el mando de Bill Belichick.

Abajo por 10 puntos al iniciar la segunda mitad (22-12), los Pats necesitaban hacer algo en la serie inicial y apenas les tomó 2:45 minutos para acortar distancias en una serie en la que Brady hizo entrar en ritmo a Gronkowski. La cuarta recepción de “Gronk” en la secuencia, desde la yarda 5, puso el juego 22-19.

Foles siguió demostrando su calidad y acallando a quienes dudaban de él al enviar un bello pase de 22 yardas para el corredor Cory Clement, quien le ganó las espaldas a dos defensivos. Los oficiales atinadamente decidieron marcar el touchdown tras la repetición y el juego se puso 29-19.

Pero en lo que se convirtió en un duelo de pistoleros, Brady localizó a Chris Hogan en un pase de 26 yardas restando 3:23 del tercer periodo para el 29-26. En la siguiente serie de los Eagles, Elliott conectó gol de campo de 42 yardas en el primer minuto del cuarto periodo para el 32-26 antes del frenético del cuarto periodo.

Águila agresiva

Una de las jugadas más creativas que se recuerden en este tipo de juegos le dio a Filadelfia ventaja de 10 puntos faltando 34 segundos del primer medio.

Con la agresividad que le caracteriza, el entrenador Doug Pederson decidió jugarse la cuarta oportunidad desde la yarda 1 de los Patriots. El corredor Corey Clement (4 recepciones, 100 yardas) recibió el centro en formación “wildcat”, le entregó al ala cerrada Trey Burton y éste luego le lanzó un pase al quarterback Foles, que se encontraba solo en la zona final para un marcador de 22-12.

Los Patriots habían intentado una jugada similar antes en el segundo periodo, pero el pase de Danny Amendola, quien por cierto tuvo 8 recepciones para 152 yardas, a Brady fue un poco alto y el quarterback de 40 años no pudo descolgar.

Brady apenas pudo conectar con Gronkowski una vez en los primeros 30 minutos, esto debido al aplicado trabajo de la defensa de los Eagles sobre el gigantesco ala cerrada que apenas el jueves fue autorizado a jugar tras la conmoción cerebral de la final de conferencia. Al final del partido tdo fue distinto y “Gronk” acumuló 9 atrapadas para 116 yardas.

Luego de un intercambio de goles de campo cortos en sus primeras series ofensivas del partido, Filadelfia anotó el primer touchdown del juego con una espectacular recepción de Alshon Jeffery en pase de 34 yardas de Foles a una esquina de la zona de anotación, venciendo al profundo Eric Rowe. El marcador era de 9-3 porque Elliott falló el punto extra.

Un pase de 50 yardas de Brady a Amendola puso en movimiento de inmediato a los Patriots, pero la defensa de Filadelfia detuvo y luego Stephen Gotskowski estrelló su intento de gol de campo de 26 yardas en un poste debido a que el sujetador no pudo acomodarle bien el ovoide. Hubo otro infortunio para Nueva Inglaterra: el receptor Brandin Cooks abandonó el juego conmocionado por un fuerte golpe del safety Malcolm Jenkins tras un jugada de 23 yardas.

Los Eagles jugaron el partido de su vida. EFE

Después, Jeffery hizo otro atrapadón bueno para 22 yardas y Blount le siguió con carrera de 21 para anotación aprovechando el dominante bloqueo de su línea faltando 8:48 en la primera mitad. Filadelfia falló el intento de conversión de dos puntos quedando la pizarra 15-3.

Un gol de campo de Gostkowski de 45 yardas y una carrera de 26 yardas de James White en la que rompió hasta tres tacleadas faltando 2:04 minutos acercaron a los Pats 15-12, aunque la patada del punto extra se fue desviada en una errática noche de los equipos especiales de ambos conjuntos.