Cómo mantenerte bella después de los 60

La plenitud que se alcanza con la sexta década de vida debe complementarse con el cuidado necesario
Cómo mantenerte bella después de los 60
A partir de los 60 años mantente al día con el monitoreo médico regular.
Foto: Shutterstock

Cuando sobrepasas los 60 años, muchas mujeres buscan la manera de devolverle a su piel un poco de frescura y atenuar las arrugas.

Es un momento en el que algunas optan por el rejuvenecimiento que les ofrece el “facelift”.

La doctora Neyla Roldán Coss, de San Francisco Aesthetics Institute, señala que las toxinas botulínicas tipo A -el ingrediente principal de inyectables como Botox, Dysport y Xeomin- son el mecanismo rejuvenecedor más rápido. Sin embargo, el paciente no debe perder de perspectiva que es una herramienta para atenuar las líneas y no para inmovilizar el rostro.

“Siempre se debe procurar mantener un poco de expresión. Por eso sugiero que si quieren aplicarlo en la frente y en el entrecejo siempre se deje un área que se inyecte menos y que se sigan notando un poco las líneas, que a la larga no te va a hacer ver mayor sino más natural”, explica Roldán Coss, especialista en medicina estética.

Vela por tu salud

A partir de los 60 años, mantente al día con el monitoreo de los niveles de azúcar en la sangre, que deben hacerse cada seis meses, así como las pruebas de laboratorio para atender cualquier problema en el páncreas y otros órganos. También son importantes los exámenes vinculados a los pulmones y el corazón; deben ser prioridad sin dejar a un lado tus visitas anuales al ginecólogo.

Los ejercicios en piscina pueden ser una opción a esta edad. Angel Castillo, de la YMCA San Juan, explica que “en el agua lo que pesamos es de ocho a doce libras, no importa el peso real fuera del agua. Con ese peso podemos movernos sin problema alguno. Lo que hacemos aquí son rutinas universales, lo que va a variar es la intensidad dependiendo de la condición de la persona”.

Los ejercicios en el agua permiten trabajar tanto el área cardiovascular como el fortalecimiento muscular de una manera más llevadera.

“En el agua podemos ejercitarnos, pero siempre con una supervisión correcta. Si no saben cómo hacerlo, pueden lastimarse. Personas que necesitan tonificar el cuerpo y no pueden hacer pesas, personas con problemas de balance tienen en la piscina una opción”, añade Castillo.

Recuerda mantener un consumo de agua adecuado. Más del 60% del cuerpo está constituido por agua, por lo que este preciado líquido está presente en la mayoría de los procesos metabólico del cuerpo y ayuda a la metabolización de la grasa corporal, advirtió Landrau.

Así que, si no tienes ninguna contraindicación médica, es bien importante que ingieras un mínimo ocho vasos de ocho onzas al día si quieres bajar de peso.