Pequeños empresarios: ¿cómo ayudar a los niños a tener éxito en los negocios?

Los buenos hábitos laborales se aprenden desde temprana edad
Pequeños empresarios: ¿cómo ayudar a los niños a tener éxito en los negocios?
Desde pequeños, motívalos a descubrir el mundo y fomenta sus intereses personales.
Foto: Archivo / EFE

La mayoría de los padres queremos lo mejor para nuestros hijos. Desde pequeños tratamos de inculcarles buenos hábitos que los ayudarán a desenvolverse en la vida. Les enseñamos a tratar al prójimo con respeto, a comer de manera saludable, a luchar por sus sueños, y a no darse por vencidos ante la primera frustración, entre muchas otras cosas.

¿Es posible ayudarlos a ser exitosos profesionalmente en sus carreras, desde temprana edad?

A continuación, compartimos algunos hábitos y actitudes que pueden adoptar desde pequeños, y que los ayudarán a la hora de entrar en el mercado laboral.

  • Una vida de aprendizaje. Todos los días es posible aprender algo nuevo. Aprendemos de nuestros errores, aprendemos tratando de emular a quienes admiramos profesionalmente. Desde pequeños, los niños deben desarrollar su amor por el aprendizaje. Incentiva su sentido de la curiosidad, su fascinación por el mundo. El aprendizaje de niños y adolescentes no debe limitarse a las horas de clases en la escuela. Las empresas siempre buscan trabajadores con ansias de aprender y mejorar en su oficio.
  • No tengas miedo a equivocarte y probar nuevas cosas. El temor a equivocarse puede paralizar a grandes y chicos. Si tus hijos no tienen miedo a cometer errores, tendrán más oportunidades de aprender cosas nuevas y a animarse a salir de su zona de confort. Un trabajador con buena disposición a aprender y probar nuevas técnicas siempre es más valioso que uno mediocre y desactualizado con respecto a su profesión.
  • Fomenta sus pasiones. Apoya los intereses y pasiones de tus hijos. Un trabajador exitoso no necesariamente es aquel que gana más dinero, sino quien encuentra su pasión y trabaja en lo que le gusta. Ayuda a tus hijos a descubrir su pasión y sus fortalezas, incluso en los que casos en los que no compartas su interés.
  • Relaciones públicas. Desde pequeños, enséñales a tus hijos la importancia de la amistad y las relaciones personales. Un trabajador con buenos contactos y relaciones puede encontrar oportunidades laborales con mayor facilidad que aquel con problemas para relacionarse con sus compañeros de trabajo. Una red de amigos también es invaluable a la hora de vencer barreras y desafíos laborales.
  • El primer trabajo. Cuando tu hija o hija adolescente comienza su primer empleo, recuérdale la importancia de llegar a tiempo, vestirse de manera apropiada para el trabajo, respetar a empleadores, compañeros y clientes y a aceptar el criticismo y las instrucciones laborales con buena actitud.