Un arma a la vista: peligro latente

Fiscalía de L.A. incauta más de 20 armas y unas 2,000 municiones de la casa de un hombre en North Hollywood que no tenía permiso para portarlas legalmente
Un arma a la vista: peligro latente
Autoridades incautaron 29 armas de fuego y miles de municiones de un individuo que tenía prohibido portarlas. (Suministrada)

En un esfuerzo para remover las armas de personas no aptas para portarlas, el fiscal de la ciudad de Los Ángeles Mike Feuer anunció ayer la incautación de más de dos docenas de armas de fuego del hogar de un individuo.

“Hemos presentado 29 cargos penales en contra de un hombre de North Hollywood quien, nosotros alegamos, tenía prohibido tener un arma debido a cargos previos de violencia doméstica”, dijo Feuer en conferencia de prensa acompañado del fiscal general de California Xavier Becerra y el concejal Paul Krekorian, representante del Distrito 2 -que incluye North Hollywood.

“Sabemos que hay una asociación poderosa entre el abuso doméstico y la violencia de armas. Una víctima de abuso doméstico es 500% más probable de morir en manos de su abusador si hay un arma involucrada”, añadió Feuer.

El sospechoso identificado como Mark Morman, de 55 años de edad, fue acusado por posesión de armas pese a tenerlo prohibido debido a una orden de protección criminal ejecutada el 29 de septiembre de 2017.

Morman tenía un cargo de violencia doméstica en Burbank, que lo obligaba a entregar sus armas. En enero de 2018, agentes especiales del Departamento de Justicia de California fueron a la casa de Morman en North Hollywood para preguntar sobre dos armas de fuego registradas que no habían sido entregadas.

En la búsqueda, los agentes recuperaron 25 armas más, incluyendo siete rifles y 18 pistolas. También recuperaron más de 2,000 rondas de municiones y 44 cartuchos de municiones de diferentes calibres, incluyendo 18 cartuchos de gran capacidad.

“Ninguna de las armas estaba asegurada ni cerrada con llave. Solo dos armas estaban registradas en el estado de California”, dijo el fiscal Becerra.

Morman fue acusado por posesión de municiones, importación de cartuchos de gran capacidad, almacenamiento ilícito de armas de fuego y resistir o retrasar una investigación.

Feuer hizo hincapié en la responsabilidad que conlleva tener un arma a la vista de todos.

Dio el ejemplo de la semana pasada cuando una pistola semiautomática llegó a la escuela intermedia Sal Castro en la mochila de una niña, de 12 años de edad, donde ésta terminó disparándose “accidentalmente” hiriendo a dos compañeros. La investigación para saber de dónde tomó el arma continúa.

“Imagine como se sentiría si usted es el vecino de al lado. Imagine a su familia viviendo cerca de donde hay armas no aseguradas apropiadamente”, dijo Feuer.

“Las armas no aseguradas pueden terminar en manos de los niños… [También] pueden ser utilizadas por niños para cometer suicidio”.

Por esta razón también es importante que los individuos no aptos para portar armas estén registrados en la base de datos del Sistema de Personas Prohibidas (APPS), dijeron las autoridades.

La base APPS identifica a personas que adquirieron armas de fuego pero posteriormente se les prohibió portarlas debido a condenas penales o enfermedades mentales graves.

Casos como este son una de las principales razones por las que Kerkorian pidió al ayuntamiento de Los Ángeles ordenar un mandato que asegure el almacenamiento seguro y con llave de las armas de fuego en el hogar.

“Queremos brindar a las fuerzas del orden las herramientas para mantener las armas fuera de las manos de personas prohibidas y que sean inaccesibles para quienes pudieran usarlas para causar daño”, dijo Krekorian.

Becerra aseguró que desde 2013 el Departamento de Justicia de California ha recuperado más de 18,000 armas de fuego de personas que no deben poseerlas.

Morman tiene programado presentarse a una audiencia previa a su juicio el 27 de febrero en la corte superior de Van Nuys..