Uno de los curas asesinados en Guerrero se tomó fotos con gente armada

La fiscalía de Guerrero informó que el sacerdote Germain Múñiz posó con armas junto a un grupo de hombres
Uno de los curas asesinados en Guerrero se tomó fotos con gente armada
Germain Muñiz durante el festejo en las inmediaciones de Juliantla.
Foto: Twitter

MÉXICO – La Fiscalía General de Guerrero informó que los sacerdotes asesinados la madrugada del lunes en la carretera de Taxco – Tehuilotepec acudieron a un baile celebrado en Juliantla donde se encontraban integrantes de varios grupos delictivos.

En conferencia de prensa, el fiscal Javier Olea Peláez, detalló que los sacerdotes Germaín Muñiz García e Iván Añorve Jaimes asistieron a un baile, en el cual, a pesar de la presencia de grupos delictivos pertenecientes los estados de Guerrero, Estado de México y Morelos, no hubo seguridad puesto que no fue solicitada por los organizadores.

Debido a la ausencia de fuerzas de suguridad, explica el Fiscal, los asistentes a dicho evento acudieron portando “armas de fuego, consumiendo bebidas embriagantes y probablemente drogas”.

De acuerdo con la indagatoria de la Fiscalía, el sacerdote Germaiín Muñiz García fue fotografiado portando un arma de fuego de grueso calibre y en compañía de hombres armados integrantes de grupo delictivo que opera en Mezcala, Carrizalillo, Taxco, Taxco El Viejo y parte de Iguala.

Las fotografías, que ya tenían tiempo circulando en redes sociales, pudieron haber desencadenado el ataque en su contra, indicó Javier Olea Peláez.

En la conferencia, la Fiscalía señaló que gracias a testimonios se tiene conocimiento que el sacerdote estuvo consumiendo bebidas alcohólicas, y que previo al asesinado de los religiosos, ya había ocurrido un conflicto durante el baile donde se vieron involucrados las personas que acompañaban a Germaín Muñiz García e Iván Añorve Jaimes.

Finalmente, la Fiscalía informó que se logró ubicar y asegurar al vehículo que atacó con arma de fuego a los sacerdotes, se puntualizó que los hombres que los atacaron despojaron de su auto a otras personas y en el escaparon rumbo al estado de México, en el municipio de Ixtapan de la Sal. Los agresores que ya fueron detenidos operan apara un grupo de la delincuencia organizada del Estado de México.

DESPIDEN A LOS SACERDOTES

Feligreses de la comunidad de Las Vigas en San Marcos asistieron a una ceremonia luctuosa del sacerdote Iván Añorve Jaimes, quien tenía casi tres años como párroco en la iglesia de la Sagrada Familia.

 Entre el llanto y la exigencia de justicia, el féretro con el cuerpo del sacerdote fue sacado de la iglesia y trasladado en procesión a una carroza para transportarlo al poblado de San Luis La Loma, en Tecpan de Galeana, de donde era originario el párroco asesinado durante un ataque al vehículo en el que viajaba y donde también murió el padre Germaín Muñiz.

Mujeres y jóvenes en su mayoría acompañaron el cuerpo del sacerdote de la iglesia donde fue velado ayer en la noche hasta el crucero del poblado con la carretera federal Acapulco-Pinotepa Nacional para su traslado a la Costa Grande.

En la mañana el arzobispo de Acapulco, Leopoldo González González, ofreció una misa en memoria del sacerdote asesinado.

La madrugada de ayer dos sacerdotes fueron ejecutados a balazos cuando regresaban de un baile de la comunidad de Juliantla, en Taxco. En el mismo vehículo iban cuatro personas; un hombre que está gravemente herido, una química, que es hermana del sacerdote Germaín, y un joven de 27 años resultaron con lesiones en la mano y una muchacha resultó ilesa.

La arquidiócesis de Acapulco en un boletín ayer informó que el sacerdote Añorve Jaimes regresaba de realizar “un ministerio de música” y “contactar nuevos encuentros, cuando la violencia imparable lo alcanzó”.