Por fin en familia

Una visa humanitaria permite que padres e hijos mexicanos se vuelvan a abrazar luego de años sin verse
Por fin en familia
Maria Rodriguez (izq) abraza a su hijo Felipe Jacobo y a su esposa Carmelita después de 18 años de no verse. (Jacqueline García)

Felipe Jacobo tenía apenas 19 años de edad cuando salió de su natal Zacatecas, en México, luego de prometerle a su madre que su viaje “al norte” sería temporal.

“Dijo que se iba por dos años”, recordó este jueves María Rodríguez mientras abrazaba a su hijo, tras 18 años de sin verlo.

Madre e hijo pudieron fundirse en un emotivo abrazo gracias a un programa del estado de Nayarit y otras organizaciones que le dieron la oportunidad a algunos padres de obtener una visa especial para visitar a sus hijos, quienes por razones migratorias no pueden viajar a México.

“¡Estoy muy contento. No lo puedo creer!”, dijo Jacobo, hoy de 37 años de edad intentando contener las lágrimas. “Fue un proceso de meses pero al fin ella esta aquí”.

“Ella es como una mamá para mí. Yo quería que se reunieran”, dijo Carmelita Jacobo, esposa de Felipe, quien contó que ella tiene a toda su familia en Estados Unidos y esperaba que su esposo pudiera reunirse con su madre una vez más.

Sonrientes los Jacobo confesaron no poder esperar a regresar a su casa en San Bernardino para que Rodríguez les haga “calabacitas rellenas y tacos dorados”.

“Todo lo que quieran”, aseguró la feliz madre.

Padres e hijos pudieron fundirse en un abrazo gracias a visas humanitarias que recibieron los padres mayores de 60 años. (Jacqueline García)

Sergio Rojas, de 38 años de edad, fue otro de los afortunados que pudo abrazar a sus padres después de 17 años sin verlos.

“Cuando era joven yo les dije que me iba por un año”, dijo sonriente y aseguró que de siete hermanos solo él fue quien decidió emprender viaje a Estados Unidos.

Su madre, María Sánchez, dijo que poder abrazar a su hijo de nuevo ha sido “un sueño hecho realidad”.

“Cuando él se fue yo sentía mucha tristeza, lo buscaba mucho. Fue muy duro”, dijo la mujer, de 68 años de edad originaria del estado de Puebla.

Su esposo Isauro Rojas, de 69 años, confesó sentir mucha emoción de ver a su hijo de nuevo.

La espera ha valido la pena, dijeron los Rojas quienes tienen muchos planes para los próximos 20 días.
“Queremos que conozcan a la familia y después llevarlos a pasear”, aseguró Sergio, quien vive en Los Ángeles con su esposa y sus hijos.

Veinte días de calidad familiar

Guadalupe Ibarra, de 36 años, lloró al ver entrar a sus padres Gonzalo Ibarra y Baudelia Valdivia después de 15 años de no verse.

Con un fuerte abrazo dejó que sus sentimientos brotaran mientras sus padres intentaban dejar de sollozar.

“Fue un proceso como de nueve meses”, dijo Ibarra quien reside en Riverside.

Guadalupe Ibarra no pudo contener las lagrimas al abrazar a su padre Gonzalo a quien no veía por 15 años. (Jacqueline García)

Por su parte Gonzalo dijo que no perdió la fe en ningún momento para poder reunirse con su hija y ver nuevamente a sus dos nietos, hoy de 18 y 15 años de edad.

Las tres familias fueron parte de un contingente de 17 cuyos padres—mayores de 60 años—obtuvieron una visa especial para viajar a Estados Unidos.

Aunque la mayoría son del estado de Nayarit, hubo unos cuantos de Puebla y la madre de Felipe Jacobo quien llegó desde Zacatecas.

Trabajo en equipo

El concejal Gil Cedillo, quien fue el anfitrión de la reunificación familiar que se llevó a cabo en el City Hall de Los Ángeles, dijo que estaba emocionado sobremanera por contribuir en tal esfuerzo.

“Todo el mundo extraña a su familia. La familia es muy importante para mí y trato de ser fuerte para no ponerme sentimental”, dijo Cedillo.

“Me pongo a pensar que haría yo si pudiera ver a mi esposa [fallecida] otra vez. Estas familias pensaron que nunca se volverían a ver y aquí están”, aseveró.

El concejal agregó que la colaboración incluyó —entre otros— a Pueblos Unidos de Nayarit, el consulado general de México, el gobierno mexicano y el Departamento de Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS).

“Al amor no lo detiene ni la distancia ni las fronteras y eso lo que queremos hacer presente aquí”, dijo Cedillo.

El doctor Leopoldo Domínguez, presidente del congreso del estado de Nayarit, dijo que las familias fueron elegidas por medio de las organizaciones. “Unas 27 familias solicitaron la visa y 17 pudieron obtenerla a tiempo”.

Agregó además que tres meses después de su regreso a México si no hay ningún contratiempo los padres van a tener la oportunidad de mantener su visa por un periodo más prolongado.

Entre los eventos que tendrán las familias está el primer encuentro cultural binacional que se llevará a cabo el 10 de febrero en Los Angeles State Historic Park a partir de las 9:00 a.m.

También tendrán la oportunidad de conocer más acerca de las raíces mexicanas, danza, ballet folklórico, artesanía, exposición de pinturas así como una pasarela de trajes típicos modelados por algunos de los padres de familia visitantes para de esa manera conocer el país.

Para más información acerca del evento y de la reunificación familiar visite Club Pueblos Unidos de Nayarit Inc. en Facebook.

?>