Los corazones que salvan vidas

Hospital de Niños de Los Ángeles celebra 25 años del programa de trasplante de corazón
Los corazones que salvan vidas
Docenas de ninos llegaron al hospital de ninos de Los Ángeles para celebrar un año más de existencia del instituto del corazón que ayudó a salvarles su vida. (Jacqueline García)

Cuando Daniela de Ávila, de 3 años, se quejaba de un dolor en la parte alta de su estómago, sus padres – Carolina y Pedro de Ávila – se preocuparon y la llevaron al doctor.

“Dijeron que tenía asma…pero yo sentía que había algo raro”, recordó la madre, quien al poco tiempo llevó a Daniela a una clínica local y la doctora le dio el mismo diagnóstico.

“Pero yo le dije a ella que me diera una autorización para hacerle un ultrasonido en el estómago y de mala manera me lo dio”, recordó Carolina.

Una vez que llegaron al Hospital de Niños de Los Ángeles (CHLA) para el ultrasonido, los doctores le dijeron a los padres que la niña tenía que ser internada de inmediato.

“Su hija necesita un trasplante de corazón”, recordaron los De Ávila que fue la terrible frase que les dijo el doctor. “Ella estaba muy grave y decían que si la sacábamos del hospital no le daban ni tres días de vida”, dijo Carolina, quien jamás se imaginó ese diagnóstico.

Así pasaron 10 meses en lista de espera. Internada, la pequeña Daniela intentaba entender qué le pasaba a su “corazoncito” y sus padres intentaban ser fuertes para no quebrantarse frente a su hija.

Carolina recuerda aquel domingo cuando regresaba de misa y el doctor la llamó. Ella pensó que sería para darle otra mala noticia.

Pedro de Ávila junto a su hija Daniela quien hace dos años recibió un trasplante de corazón. (Jacqueline García)

“Cuando me dijo que tenían el corazón para mi hija hasta se me olvidó el teléfono de mi esposo. Yo estaba muy contenta y muy nerviosa”, recordó Carolina.

“Yo me sentía bien contento, bien gustoso cuando me dijeron”, dijo Pedro.

Al mismo tiempo, ambos pensaban en la madre que perdió a su hijo de 3 años, quien donó el valioso órgano. “Ella es una mujer de mucha fe”, aseveró Carolina contando que un año después tuvieron el placer de conocerse.

“Ahora Daniela dice que tiene dos mamás”, cuenta sonriendo Carolina.

Donan vida a otros

Daniela, quien ahora tiene 6 años, llegó acompañada de su familia este lunes para celebrar la vida y el aniversario número 25 del programa de trasplante del Instituto del Corazón del Hospital de Niños CHLA.

Bajo el programa se han realizado 230 trasplantes de corazón, pulmones y corazón y el instituto cuenta con una tasa de sobrevivencia del 100% después del trasplante.

La doctora Cynthia Herrington dijo que el objetivo principal de cada cirugía del corazón es que los niños regresen a sus vidas normales.

“Que corran, que estudien, que hagan muchas cosas hasta que les salgan canas”, expresó Herrington, quien en su carrera como cirujana ha realizado más de 150 trasplantes de corazón.

La doctora Cynthia Herrington dijo que ninguna operación del corazón es igual. (Jacqueline García)

Herrington dijo que ninguna operación es igual y el tiempo de recuperación depende de la situación actual del niño. “Si el niño ha tenido múltiples operaciones y si tiene un [dispositivo de] corazón Berlín”, explicó.

La doctora aplaudió el valor de los padres donantes, quienes en medio de su tragedia y luto optan por donar los órganos de sus niños.

La ayuda del Corazón Berlín

Estrellita Yépez, de 5 años, llegó acompañada de sus padres y su abuela a la celebración del instituto.

Enrique Yépez recuerda que la abuela materna de la niña se dio cuenta que algo no estaba bien cuando tenía dos meses de nacida.

“No comía bien y no se veía bien… La llevamos al hospital y de ahí nos mandaron para acá [CHLA] donde la diagnosticaron con cardiomiopatía dilatada”, recordó el padre. “Se pone uno muy triste. Un pronóstico de esos no te lo imaginas jamás en la vida”.

Desde entonces la niña se quedó internada y así transcurrieron ocho meses en espera. De estos, dos meses estuvo conectada al corazón Berlín, una máquina que ayuda a bombear la sangre del corazón.

Estrellita, de 5 años, junto a sus padres Enrique y Luz Yépez. (Jacqueline García)

“Le abrieron su pechito dos veces para conectarle la máquina”, dijo Enrique.

Cuando Estrella tenía nueve meses de nacida sus padres recibieron la noticia más esperada; había llegado un corazón para la niña.

“Estábamos emocionados y asustados porque estábamos esperando ansiosos. Lo bueno que todo salió bien”, dijo Luz Yépez, madre de Estrellita.

Agregó que no saben a quién pertenecía el corazón, pero están muy agradecidos y esperan un día poder conocer a la familia del donante.

Un futuro prometedor

Daniela y Estrella llevan una vida normal. Pueden correr, nadar y jugar hasta cansarse.

“[A Estrella] le gusta mucho bailar, es muy inquieta”, dijo Enrique.

Mientras tanto Daniela es coqueta y muy platicadora.

“Yo voy a la escuela y se siente chido, súper chido”, dijo emocionada Daniela.

El CHLA celebró los 25 años del programa de trasplante del corazón. (Jacqueline García)

Pedro dijo que desde antes que su niña fuera diagnosticada con el problema de corazón, él donaba dinero a CHLA.

“Yo mandaba siempre mis 20 dólares…sin imaginar que nosotros dando ayuda ellos nos iban a ayudar mucho”, dijo Pedro. “Ahora yo dono con más gusto y les digo a mis amigos que también lo hagan”.

El doctor JonDAvid Menteer, quien es parte del programa del corazón en CHLA, dijo estar muy emocionado de ver a docenas de niños y jóvenes participar en el evento.

“Aquí somos una familia grande…siento como si todos ustedes fueran mis hijos”, dijo emocionado el doctor Menteer.