El escalofriante misterio alrededor de la famosa “Momia que grita”

El cuerpo tiene 3,000 años y hasta hoy pudo saberse quién es esta persona y por qué tiene ese gesto de dolor
El escalofriante misterio alrededor de la famosa “Momia que grita”
"La momia que grita" hizo algo muy malo en su vida.
Foto: KHALED DESOUKI / Getty Images

En 1886, un arqueólogo de nombre Gaston Maspero descubrió en Egipto, en el llamado Valle de los Reyes, descubrió una tumba y en ella, había en su interior una momia con un aspecto muy distinto a las halladas anteriormente en este sitio, ya que no había sido embalsamada, estaba completamente rígida y lo que más llama su atención es el gesto de dolor marcado en su rostro.

A esta momia se le denominó como “la momia que grita” y durante años, varios investigadores trataron de averiguar de quién se trata y por qué murió haciendo ese rictus de dolor.

Algunas de las teorías que se manejaron para tratar de resolver el misterio de “la momia que grita” es que este hombre tuvo una muerte repentina, que sufrió de catalepsia o que su mandíbula se desencajó por cuestiones del tiempo y la gravedad.

Luego de muchos intentos por conocer la razón del rostro de esta momia, Zahi Hawass, uno de los más grandes expertos de esta materia, por fin logró resolver el gran misterio alrededor de este cuerpo.

Hawass encontró mediante una prueba de ADN que se trata del príncipe Pentaur, quien fue condenado a morir en la horca por haber participado en el asesinato de su padre, Ramsés III, quien gobernó a Egipto desde 1184 hasta 1153 a. C., para así poderse quedar con el trono.

Además, en su tumba se encontró piel de oveja, con la cual se cubría a los muertos que habían hecho algo malo en su vida, lo que significaba que “no eran limpios”. También había una soga, que fue utilizada para atarlo de pies y manos.

También se sabe que su proceso de momificación no fue el tradicional, ya que lo dejaron secar en natrón y luego le echaron un poco de resina en la boca abierta para que así se quedara.

Actualmente, la momia es exhibida en el Museo de El Cairo.