Construir más viviendas en California llevará a una economía más fuerte

Antonio Villaraigosa, exalcalde de Los Ángeles, es candidato a gobernador de California

Una serie de malas decisiones políticas han llevado a una desastrosa escasez de vivienda asequible en California. Nuestros políticos han contribuido a esta crisis que está llevando a millones de familias a la pobreza y dejando a decenas de miles más sin vivienda.

Estas políticas han dificultado el trabajo conjunto con promotores privados para construir viviendas para todos los niveles de ingresos e invertir en el transporte público que a su vez respalda la densidad de vivienda. California también ha dejado de lado las inversiones públicas que en el pasado totalizaron hasta $1,000 millones por año para crear viviendas asequibles.

California tiene la tasa de pobreza más alta de la nación. En gran parte, debido al alto costo de la vivienda. Al dirigir nuestra atención estratégicamente a nuestra significante escasez de viviendas, podremos ayudar a que millones de familias ingresen a la clase media, reduciendo al mismo tiempo el costo de vivienda y creando cientos de miles de empleos de altos salarios en la construcción.

Un Informe del McKinsey Global Institute 2016 descubrió que California ocupa el puesto 49 de los 50 estados en cuanto a unidades de vivienda per cápita. California necesita entonces dirigir su atención a este problema y satisfacer las necesidades futuras de crecimiento de la población. Entre ahora y 2025, el estado debe construir 3.5 millones de nuevas unidades de vivienda para aliviar la demanda y reducir los costos. Solo una estrategia multifacética que reclute tanto a actores públicos como privados puede realmente comenzar a abordar esta crisis.

Necesitamos identificar oportunidades de construcción observando terrenos urbanos vacantes, áreas alrededor de centros de tránsito urbano, agregando unidades a hogares existentes, etc. Luego, tenemos que eliminar las barreras que obstaculizan el desarrollo de viviendas, acelerando las aprobaciones de uso de terreno y la reforma de Calidad del Medio Ambiente (CEQA) de 2011, y asegurar el acceso a la financiación, ya sea privada o pública. Entonces podremos acelerar la construcción reduciendo el costo y el riesgo de producir viviendas. Si expandimos los programas de enseñanza para obtener la mano de obra calificada que necesitamos, también podremos ayudar a personas que ganan el salario mínimo para que entren a la clase media.

Asegurarse de que más californianos puedan tener hogares crea riqueza. El capital acumulado en un hogar ayuda a las familias a enviar a sus hijos a la universidad, comenzar pequeños negocios y jubilarse con dignidad. No se trata solo de construir más hogares sino también de revitalizar el sueño americano en nuestro estado.

El exalcalde de Los Ángeles Antonio Villaraigosa es candidato a gobernador de California.