Mujer es sentenciada por ejercer odontología sin licencia

Atendía a pacientes en la sala de su casa; una víctima tuvo que ser hospitalizada
Mujer es sentenciada por ejercer odontología sin licencia
Clara Medina tiene 58 años de edad. / foto: suministrada

Una mujer, quien era investigada por supuestamente practicar odontología en la sala de su casa y sin una licencia que la respalde en el área de Pico-Union, recibió este martes una condena informó ayer el fiscal de la ciudad de Los Ángeles Mike Feuer.

Al menos una de las víctimas fue hospitalizada debido a lesiones sufridas durante un procedimiento a manos de Clara Medina, de 58 años de edad y quien no objetó el cargo por delito menor por agresión (conocido como battery), agregó Feuer.

“Es indignante que alguien sin licencia o entrenamiento formal someta a un paciente a una endodoncia, un procedimiento que según alegamos envió a una víctima al hospital”, dijo.

“Los dentistas y médicos sin licencia se aprovechan de las personas que no pueden pagar los seguros [de salud] o a profesionales con licencia, poniendo a sus víctimas en gran peligro”.

Medina fue sentenciada a 36 meses de libertad condicional; además de tener que pasar 30 días de cárcel en el condado o, su equivalente, que son 20 días de trabajo comunitario.

También se le ordenó permanecer a 100 yardas de distancia de la víctima y pagar una restitución completa de los daños, entre otras
penalidades.

El caso

En marzo de 2017, la víctima —quien no contaba con un seguro médico— hizo una cita para ver a Medina en su casa por un dolor de muela después de ser referida por sus compañeros de trabajo, quien ya habían acudido a la mujer para otros trabajos dentales, según indicó la Fiscalía.

Ante ello, Medina intentó realizar en un sillón de la sala de su casa un tratamiento para tapar la muela de la víctima —conocido en inglés como root canal. Se alegó que en dicho procedimiento usó varias agujas.

Posteriormente, informó la Fiscalía, la víctima requirió hospitalización por las lesiones que sufrió y, como resultado, ésta podría presentar daños permanentes en los nervios de esa zona bucal.

El caso fue investigado por el equipo de aplicación de la ley de la autoridad de salud del Departamento de Servicios de Salud de Los Ángeles (HALT) y luego fue referido a la Oficina del Fiscal de la Ciudad, donde fue procesado con éxito por la vicefiscal de Justicia, Heidi Matz, de la Unidad de Protección al Consumidor de Feuer.