Probable comportamiento impropio de senador, indica investigación

Comité no habla de acción disciplinaria contra Tony Mendoza
Probable comportamiento impropio de senador, indica investigación
El senador Tony Mendoza ha negado haber actuado de manera inapropiada. / foto: archivo.

El Comité de Reglas del Senado estatal dio a conocer ayer el reporte hecho por una barra de abogados que investigó los presuntos alegatos de acoso sexual en contra del senador estatal Tony Mendoza (D-Artesia).

La investigación independiente encontró que “seis mujeres indicaron haber experimentado personalmente coqueteos y comportamiento sexual no deseado por parte” del legislador.

De hecho, cuatro de ellas trabajaban para Mendoza como empleadas, becarias o colegas “cuando tuvo lugar esta conducta”. La pesquisa abarca su trabajo como asambleísta (entre 2006-2012) y su trabajo en el Senado.

Entre los hallazgos está que es probable que Mendoza haya “pedido a un miembro del personal femenino que compartiera una habitación con él en un evento en Hawai”.

Poco después, esta empleada “le pidió directamente a Mendoza que dejara de participar en comportamientos sugestivos de querer una relación sexual y él posteriormente cambió su comportamiento”.

El informe también detalla que en 2008 Mendoza se quedó en habitaciones colindantes en una suite con una becaria de 19 años en la Convención Demócrata de California, durante la cual él: le ofreció y posteriormente bebió bebidas alcohólicas con la becaria en la Suite del hotel y se enfrascó en una conversación no deseada y sexualmente sugestiva con la interna, incluyendo preguntarle sobre su vida amorosa.

En 2010 Mendoza habría invitado a cenar y beber repetidamente a una empleada, a quien incluso besó en la mejilla después de llevarla a su a su casa.

Ese comportamiento siguió durante su trabajo en el Senado, de 2014 al presente. En 2017, el senador habría hecho lo mismo con una empleada de su oficina, de unos 20 años, a quien le sugirió salir a cenar, al cine y hasta tomar vacaciones juntos, alquilar un cuarto disponible en su casa y decirle que tenía un cuarto de hotel con dos camas durante un evento al que ella también asistía.

En otra ocasión invitó a una interna a su casa para revisar su hoja laboral para un cargo de tiempo completo en la legislatura al que ella era aspirante.

El Comité de Reglas no indicó ayer si se impondría alguna acción disciplinaria contra Mendoza, quien presentó una demanda la semana pasada para que se le levante la suspensión al cargo que se le impuso durante la investigación.