Una oportunidad para las familias de Los Ángeles

Programa de mentores busca romper el ciclo de pobreza y falta de vivienda
Una oportunidad para las familias de Los Ángeles
Cada miembro de la familia recibe el apoyo de un mentor.

Mónica Meza conoce por experiencia propia lo que es no tener un hogar.

“Cuando perdí mi trabajo de cinco años, la persona que nos alquilaba el lugar me dijo que no podía esperar a que encuentre otro”, recordó la madre de dos hijos, para quien la vida cambió de un día al otro.
Meza fue a vivir a un refugio con su hijita menor, de 9 años de edad, pero en el lugar no aceptaron a su hijo, que en ese entonces tenía 18 años y quien tuvo que separarse de la familia.

Lamentablemente, la historia de Meza no es única. En los últimos años, el número de personas sin hogar en Los Ángeles aumentó un 75%. En la actualidad, alrededor de 58,000 angelinos viven en las calles, ya sea en autos, refugios o carpas. Un tercio de ellos está compuesto por familias. Y, a pesar de los esfuerzos del gobierno y de agencias de “homeless”, la crisis de la vivienda crece a un mayor paso que los logros alcanzados.

“Lleva un gran esfuerzo conjunto conseguir una vivienda para una familia, pero eso es sólo el comienzo. Si no apoyamos a dicha familia, en pocos años vuelven a la calle. Es fundamental romper el ciclo de pobreza”, explicó Jill Bauman, fundadora y CEO de Imagine LA, una organización sin fines de lucro que ofrece a las familias sin hogar un equipo de mentores para apoyarlos durante el proceso de obtener vivienda.

A través del programa, cada miembro de la familia, mayor de cinco años de edad, se empareja con un mentor voluntario, que se compromete a ayudar a la familia durante 12 a 18 meses. El equipo de voluntarios también cuenta con un consejero financiero que ayuda a la familia a armar un presupuesto y ordenar sus finanzas. Imagine LA tiene un índice de éxito del 100%

“Gracias al programa pude conseguir vivienda, a través de Sección 8, y ayuda de salud mental”, indicó Meza, quien pudo reunificar a su familia bajo un mismo techo. “Realmente fue un gran apoyo, es muy difícil lograrlo sin ayuda”, admitió.
“Me gustaría que existan más de estos programas, que puedan ayudar incluso antes de que una esté tan mal”, opinó Meza. “A veces creo que, si por ejemplo cuando tenía que trabajar 10 horas por día, hubiese tenido ayuda para pagar por una ‘babysitter’ que cuide a mi hija, no se me hubiese hecho tan difícil”, reflexionó.

Muchas de las personas sin hogar son familias con niños pequeños.

“Tenemos que tratar el problema de las familias sin hogar como un problema de mujeres. Entre el 92% y el 95% de las familias que viven en las calles está compuesto por familias de madres solteras. Muchas son víctimas de violencia doméstica y se enfrentan a problemas de adicción, salud mental y abuso”, indicó Bauman. Otras causas de la crisis incluyen la falta de viviendas asequibles ylos bajos salarios , entre muchas otras.

“Sin duda, estamos atravesando una crisis de falta de vivienda y de personas sin hogar”, admitió Chris Chown, mentor voluntario del hijo de Meza. “Personalmente creo que las relaciones son muy importantes y parte de la solución. Por eso me gustó tanto el programa de Imagine LA, que edifica relaciones a través de sus equipos de mentores”, opinó.

“Realmente hay que ser ciego para no notar la crisis de vivienda”, coincidió Cristina Carlis, quien recientemente terminó el entrenamiento de mentora para la organización. “Una de las razones del éxito del programa es que está personalizado para las necesidades de cada familia”.

Carlis compraró el modelo de ayuda con el modelo de salud. “Los pacientes reciben servicios del médico, pero también de enfermeras, nutricionistas, hospitales y salas de emergencia”, comparó.

A través del programa, Alex, el hijo de Meza, pudo obtener libros y apoyo para estudiar en un colegio comunitario.

“En la actualidad, Alex estudia, trabaja y ayuda llevando a su hermana a la escuela. Está haciendo un gran trabajo y me siento orgulloso de él. Todo lo que necesitaba era una oportunidad”, aseguró Chown.

Según el mentor, es fundamental establecer relaciones no sólo a través de programas cono este, sino también en nuestra vida cotidiana, con vecinos. “Esa persona que ves cada día en la calle, comienza una conversación con ella, interésate por su vida. Es hora de que hagamos más cosas por amor”.

“Mi sueño es algún día poder tener mi propia casa, ser más estable financieramente y no regresar a la situación por la que pasé”, confiesa Meza. “Cuando no tienes dinero, encuentras muchas trabas, todos te ponen mala cara. Pero cuando sabes dónde quieres llegar, se hace más fácil.Por el momento, me estoy enfocando en recuperar mi salud. Pero esto ha sido un gran paso y estoy muy agradecida”, agregó.

Imagine Whittier

En colaboración con las organizaciones The Whole Child, una agencia de salud de mental y vivienda de 60 años de existencia, “Greenleaf Consortium of Churches” y “Whittier Consortium on Homelessness”, el programa de mentores voluntarios buscará replicar el modelo de Imagine LA para ayudar a las familias de Whittier
Imagine Whittier ya ha entrenado a 38 mentores que ayudarán a las familias sin hogar de la ciudad del sur de California.
“Necesitamos detener el preocupante ciclo de familias sin hogar y pobreza en Whittier y nuestra comunidad quiere ayudar”, indicó el alcalde de Whittier, Joe Vinatieri, en un comunicado.

Según información del conteo de homeless de 2017, en Whittier existen alrededor de 5,200 personas sin hogar y de ellos, 893 son miembros de familias homeless. La familia promedio a la que ayuda la organización The Whole Child es latina, y tiene entre 4 y 5 integrantes.

Más información

Si estás interesado en convertirte en mentor, o necesitas más información sobre la organización, puedes visitar imagineLA.org