Padre e hija de Temple City acusados de posesión ilegal de 28 armas

Entras las armas había rifles de asalto AR-15 y otras modificadas y que no tienen números de serie
Padre e hija de Temple City acusados de posesión ilegal de 28 armas
La NRA se opone al aumento en la edad para la compra de armas de asalto.

Un padre y su hija enfrentan cargos de poseer ilegalmente 28 armas y munición en su casa de Temple City.

Steven David Ponder, de 57 años, enfrenta siete cargos en caso por posesión de armas por parte de un exconvicto, posesión ilegal de munición, posesión de un artefacto explosivo, de un arma de asalto, de una ametralladora y de una escopeta.

Además, la acusación indica que Ponder fue convicto en 2001 de falsificar dinero y posesión de una ametralladora.

La hija de Ponder, Riley Elizabeth Ponder, de 27 años, también está acusado en el caso.

El pasado 14 de febrero, las autoridades catearon la casa de Ponder en Temple City y descubrieron el arsenal ilegal. Durante la requisa, las autoridades también encontraron que la hija estaba en posesión ilegal de armas y munición.

Riley fue detenida inmediatamente y se le puso en libertad tras pagar una fianza. El padre se entregó un día después y también fue puesto en libertad al pagar una fianza.

 

El fiscal estatal, Xavier Becerra, durante una conferencia de prensa donde mostraron las armas confiscadas a Steve Ponder y sus hija. (@AGBECERRA)
El fiscal estatal, Xavier Becerra, durante una conferencia de prensa donde mostraron las armas confiscadas a Steve Ponder y sus hija. (@AGBECERRA)

De ser encontrado culpable de los cargos, Ponder enfrenta una sentencia máxima de ocho años en prisión estatal, mientras que su hija podría pasar hasta cinco años tras las rejas.

El fiscal estatal Xavier Becerra, cuya oficina también estuvo involucrada en el caso, detalló que el nombre de Ponder aparecía en una lista de personas que tienen prohibido poseer armas.

El caso se dio cuando las autoridades revisaron la casa de Ponder para indagar sobre cuatro armas de fuego registradas en California que no habían sido entregadas. Ahí fue cuando encontraron las 28 armas de fuego y 66,000 piezas de munición. De estas armas, 13 eran rifles AR-15 – como el que usó el estudiante que acribilló a sus compañeros en la secundaria de Parkland, Florida la semana pasada –, y 11 eran de las llamadas “ghost guns” que son ametralladoras automáticas recortadas y que no tienen número de serie  (por lo que no pueden ser rastreadas por las autoridades; a menudo son construidas o modificadas por un individuo.