Tras 25 años, Dreamer alcanza su sueño en L.A.

Elsy Guardado se convierte en la única vicepresidenta latina de Ogilvy, una compañía multinacional de publicidad y mercadeo
Tras 25 años, Dreamer alcanza su sueño en L.A.
Guardado se graduó en la carrera de administración de empresas . / FOTO: AURELIA VENTURA

Elsy Guardado pertenece a la generación de “dreamers” que llegaron a Estados Unidos a finales de la década de los 70, cuando apenas tenía 4 años de edad.

Sin residencia legal —y sin poder regresar a su país de origen por la violenta guerra civil en El Salvador— Guardado hizo de Los Ángeles su hogar.

Se graduó de Lincoln High School, una secundaria ubicada en el noreste de la ciudad, e ingresó a la Universidad Estatal de California, Los Ángeles (CSULA). Su meta era estudiar administración de negocios.

No obstante, sus sueños se truncaron momentáneamente en 1995 cuando California aprobó la Proposición 187, que eliminaba el acceso a la educación y los servicios médicos a inmigrantes que no eran ciudadanos o residentes permanentes.

En el caso de Guardado, ella estaba en proceso de obtener asilo y aún no tenía una residencia permanente.

“En ese momento me sentí mal pero no iba a dejar que me tiraran mis sueños a la basura. Todos tenemos retos y luchas en nuestras vidas.
Yo sabía que iba a tomar sacrificios y muchos trabajo. Nada me ha llegado fácil”, dijo Guardado, quien hoy trabaja en promedio 12 horas al día como vicepresidenta de Asuntos Públicos de la multinacional Ogilvy.

‘Quería que mis padres se sintieran orgullosos’

En 1995, Guardado dejó la universidad porque no podía pagar un monto de cuatro veces más que sus compañeros, ya que la nueva ley requería que ella pagara como si fuese estudiante internacional.

Se dedicó a trabajar para ahorrar dinero y poder pagar sus estudios. Años más tarde fue aceptada en Pepperdine University, lugar donde se graduó en la especialidad de administración de empresas.

“Aunque ha sido largo y difícil el camino, nunca perdí la perspectiva de lo que quería. Yo quería que mis padres se sintieran orgullosos de mí y que vieran que sus esfuerzos de buscar una mejor vida valieron la pena”, dijo Guardado, de 41 años de edad.

Hoy tiene una vida cómoda económicamente, una hija de 6 años de edad y un esposo que la apoya durante las largas horas de trabajo. Casi a diario está en contacto con sus padres, Argelia y Baudilio, quienes también ayudan a cuidar a su nieta.

Las personas que trabajan con Guardado, como Marissa Placencia —quien funge como ejecutiva asistente de cuentas en Ogilvy— aseguran que lo mejor de trabajar con y para Guardado es que ella convierte el trabajo en una experiencia divertida y apasionante.

“Elsy me inspira como mujer y como latina. Ella es valiente, ambiciosa, creativa y exitosa… Es una experta en su campo, una mujer de muchos talentos. ¡A veces me pregunto cómo lo hace!” comentó Placencia.

La vida te guía

Guardado no sabía que la vida la llevaría al área de comunicaciones pero las oportunidades se fueron presentando poco a poco.

Comenzó trabajando en la industria hotelera, luego en el área de bienes raíces y desde hace cuatro años en una de las agencias de publicidad y relaciones públicas más grandes y reconocidas a nivel mundial.

“La oportunidad en el mundo de comunicaciones se me presentó y lo tomé. Actualmente trabajo con temas relacionadas a asuntos públicos. Soy bilingüe, entiendo a la comunidad hispana y sus implicaciones en los negocios. Creo que esa combinación ha sido clave”, dijo Guardado, quien tiene a su cargo a un grupo de alrededor de 10 profesionales en las comunicaciones.

Persistir es la clave

Su mensaje a la nueva generación de dreamers es que persistan en sus sueños. Ahora más que nunca deben estar unidos. “Aunque no nacimos aquí, pertenecemos a este país. Yo estoy muy orgullosa de mis raíces latinas pero también me considero estadounidense”, aseveró.

A pesar de los éxitos profesionales, Guardado no se olvida de lo que es importante: “Yo quiero que mis padres se sientan orgullos de mí. Nosotros ¡venimos de tan poco!”