Brendan Fraser denuncia que productor de los Globos de Oro le tocó el trasero

"Recuerdo que con su mano izquierda me agarró una nalga, y uno de sus dedos empezó a tocarme donde no debía. Y empezó a moverlo sin disimulo..."

Tras varios años en los que se ha mantenido prácticamente alejado de la vida pública, el actor Brendan Fraser concedió una extensa e impactante entrevista en la que, además de reflexionó sobre los motivos del declive de su carrera en Hollywood, acusó a Philip Berk, quien fuera presidente de la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood -el organismo que organiza la ceremonia de los Globos de Oro-, de haberle tocado de forma inapropiada durante una comida celebrada en el hotel Beverly Hills en el año 2003.

“Recuerdo que con su mano izquierda me agarró una nalga, y uno de sus dedos empezó a tocarme donde no debía. Y empezó a moverlo sin disimulo. Me sentí enfermo, como un niño pequeño que no puede hacer nada. Sentí que tenía como una pelota en la garganta. Pensaba que en cualquier momento iba a romper a llorar”, aseguró el intérprete a la revista GQ, para explicar  por qué decidió no informar sobre el incidente o confrontar directamente a su supuesto agresor.

“No lo hice por el miedo a la humillación o por el riesgo que podría suponer para mi carrera. Pero estuve muy deprimido, como si me hubieran lanzado un cubo de pintura invisible. Y tampoco quería que ese incidente se convirtiera en parte de mi narrativa o me afectara en otros planos de la vida. Me sentía miserable y me culpaba a mí mismo de lo ocurrido”, manifestó.

Poco después de que saliera a la luz su testimonio,  Berk salió al paso de las alegaciones a través de un comunicado en el que, si bien reconoce que se disculpó ante Fraser por los efectos tan negativos que semejante encuentro tuvo en su estado emocional, al mismo tiempo defiende su inocencia y afirma que la versión que de los hechos presenta el artista es una “mera fabricación”.

“Mi disculpa no implica ningún tipo de comportamiento inadecuado. Lo único que puedo decir es que, como haría en cualquier otro caso, mi mensaje fue el típico de ‘Si he hecho algo que te haya podido ofender, no era intencional y por tanto te pido perdón’. Pero la versión de los hechos del señor Fraser es una fabricación total”, sostuvo el todavía miembro de la HFPA en un correo electrónico facilitado a la prensa, en el que también responde de forma tajante a las declaraciones del actor sobre la posibilidad de que el mencionado incidente pudiera haber jugado un papel decisivo en su caída en desgracia.

“Lo siento mucho, pero su decadencia profesional no es culpa nuestra”, añadió en la misma nota.