Tribunal Supremo tendrá audiencia sobre veda musulmana en abril

La máxima corte aún no se pronuncia sobre si estudiará caso de DACA

WASHINGTON— El Tribunal Supremo realizará una audiencia en abril próximo para evaluar la legalidad de la “veda” de la Administración Trump al ingreso de inmigrantes de países de mayoría musulmana, según una lista divulgada este viernes, aunque el tribunal aún no se pronuncia sobre DACA.

La máxima corte del país emitió hoy su lista de casos para la sesión de abril , que incluirá una audiencia el próximo 25 de abril sobre el caso “Trump v. Hawaii”,  estado que impugnó la prohibición del  ingreso a EEUU de inmigrantes de países de mayoría musulmana.

La Administración Trump emitió una tercera versión de la llamada “veda musulmana” al sufrir reveses en varios tribunales con las dos anteriores.

Pero el pasado 15 de febrero, el Cuarto Circuito de Apelaciones también declaró inconstitucional la tercera versión, emitida por el presidente Donald Trump en septiembre pasado,  porque su objetivo es “excluir a musulmanes” en EEUU.

Esa versión prohíbe el ingreso de inmigrantes de seis países de mayoría musulmana,  e incluyó por primera vez a Corea del Norte y a funcionarios de alto rango del gobierno de Venezuela.  Activistas pro-inmigrantes aseguraron entonces que esa fue una táctica para ocultar el aspecto discriminatorio de la nueva  medida.

En las últimas semanas, y como cada viernes, los nueve jueces vitalicios del Tribunal Supremo se reunieron hoy a puerta cerrada para discutir qué hacer con solicitudes urgentes sometidas a consideración.

Compás de espera sobre DACA

 Hasta ahora, no ha habido anuncio sobre si escuchará o no la apelación de la Administración Trump a un fallo del mes pasado del juez federal William Alsup, en un tribunal de San Francisco (California), que obligó a la reactivación del programa de “acción diferida” (DACA) de 2012, pero solo para la renovación de permisos.

Alsup no se pronunció sobre la legalidad de DACA sino que criticó el proceso de la Administración para desmantelarlo en septiembre pasado, y ordenó la reactivación del programa de alivio migratorio a nivel nacional.

Un segundo fallo judicial, del juez Nicholas Garaufis, en Brooklyn (Nueva York),  también ordenó la reactivación de DACA.

El Departamento de Justicia acudió al Tribunal Supremo tras el primer fallo judicial saltándose el proceso normal de apelar primero ante el Noveno Circuito de Apelaciones, que tiene jurisdicción sobre el tribunal de Alsup y ya ha emitido fallos en contra de la veda musulmana.

Según observadores,  la última vez que el Tribunal Supremo aceptó a trámite un caso sin esperar al fallo de un tribunal de apelaciones fue en 1988.

Si el Tribunal Supremo acepta escuchar la apelación de la Administración, no está claro que su fallo final salga antes del fin de su sesión actual en junio próximo.

Grupos defensores de los inmigrantes mantienen la presión para que el Congreso encuentre una solución permanente para DACA que legalice a los “Dreamers”,  argumentando que contribuyen a la economía, prestan servicio militar.

El plan migratorio que el presidente Donald Trump presentó al Congreso exige que, a cambio de legalizar a 1,8 millones de “Dreamers”, se otorgue $25,000 millones para un muro fronterizo, aumente el combate a la población indocumentada, y reduzca drásticamente la inmigración legal.

Ese plan fue rechazado recientemente por el Senado, y afronta la condena de los demócratas, algunos republicanos moderados, y una vasta coalición de grupos cívicos, empresariales, religiosos y sindicalistas.