Esas venas de araña que afean el rostro

Expertas en dermatología explican sus causas, cómo prevenirlas y qué tratamientos se tienen hoy para eliminarlas
Esas venas de araña que afean el rostro
Las arañas vaculares en el rostro son más comunes en las mujeres y aparecen con mayor frecuencia en las mejillas y alrededor de la aletas de la nariz.
Foto: Shutterstock

Las temidas venas de arañas, llamadas también talangiectasias o  arañas vasculares, por sus nombres médicos, o spider veins, por su nombre en inglés, no sólo aparecen en las piernas, las caras de millones de personas de ambos sexos también se ven afectadas.

Y como mucho se habla de las que salen en las piernas, en esta ocasión nos enfocaremos en explorar las causas, la incidencia, los hábitos preventivos y los tratamientos disponibles para aquellas que se apoderan del rostro.

De partida, las arañas vasculares faciales se comportan de forma diferente a las que aparecen en las piernas: éstas no duelen ni producen comezón y, por lo general, tienen un aspecto muy delgado.

Las zonas más comunes donde aparecen en el rosto son las mejillas y alrededor de la nariz.

Las causas

De acuerdo con la Dra. Paola Rodríguez, dermatóloga vinculada al Centro Médico de Kaiser Permanente en Harbor City, California, las principales causas por las que las telangiectasias pueden aparecer en el rostro son las siguientes:

  • Genética. Se sabe que éstas son más comunes en personas que tienen un historial médico familiar de telangiectasias.
  • La sobre exposición al sol.
  • El padecer de ciertas enfermedades de la piel, tales como rosácea.
  • Cambios hormonales. Tienden a aparecer durante el embarazo y la menopausia, mientras que los tratamientos hormonales como las píldoras anticonceptivas también las pueden causar.
  • El abuso del alcohol o el fumar.
  • Haber recibido un golpe fuerte.
  • Tener una dieta incorrecta.
  • La hipertensión arterial

Karen Duarte, asistente médico en el área de la dermatología y certificada por el Advanced Dermatology PC, agrega por su parte que “el envejecimiento [tras el debilitamiento de los vasos sanguíneos], los tratamientos para afecciones crónicas con corticoesteroides tópicos, el embarazo [ante el aumento de la presión sobre los espacios debido al incremento del volumen sanguíneo u hormonas que pueden debilitar las paredes de los vasos sanguíneos] son otras de sus causas”.

Las mujeres tienen mayor incidencia que los hombres./Shutterstock

Su incidencia

Su incidencia se da más que todo en las mujeres (88%) que en hombres.

“Las mujeres son más susceptibles a tener arañas vasculares, llegando a afectar a una de cada dos mujeres. Esto se atribuye al hecho de que el estrógeno contribuye al desarrollo de la telangiectasia y también porque la rosácea es más común en ellas”, especifica la Dra. Paula Rodríguez.

Y aunque pueden aparecer a cualquier edad, son más comunes en personas entre las edades de 18 a 35, en una menor proporción y alcanzan su máximo pico  entre los 50 y 60 años.

“Las venas de araña se ven con mayor frecuencia en mujeres de 40, 50 y 60 años”, especifica la Dra. Rodríguez. “Y aunque no se han encontrado diferencias de incidencia entre distintas razas, tienden a ser más comunes en personas de tez blanca. En la tez más oscura aparecen menos debido a la pigmentación natural y mejor protección del sol que este tipo de piel ofrece”.

Tratamientos

Aunque las arañas vasculares faciales son inofensivas, se tienen tratamientos para eliminarlas debido a que a menudo quienes las padecen  las ven como algo que afea su apariencia física.

Duarte señala que la terapia con láser [un tratamiento con un rayo de luz que apunta calor sobre los vasos sanguíneos dilatados para sellarlos, haciendo que se disuelvan] es a menudo un de los tratamientos más necesarios para lograr resultados óptimos.

Las venas de araña en el rostro se pueden eliminar con la terapia del láser o con la escleroterapia, que consiste en aplicar inyecciones de una solución salina en el área afectada./Shutterstock

“Casi todas las personas son candidatas para la terapia de láser”, agrega la asistente médica, con basada en Ridgewood, Nueva Jersey e integrante de la Academia Estadounidense de Asistentes Médicos. “Pero de acuerdo con cada caso en particular, el dermatólogo determinará si la persona es candidata para ésta o no”.

Igualmente resalta que, en general, el tratamiento con láser no lo cubren los seguros médicos. “Su costo ronda los $1,500, dependiendo de la cantidad de ‘arañas venas vs. tratamientos’ en un área determinada de la cara. Como, por ejemplo, rostro completo, nariz, ambas mejillas, etc.”, detalla Duarte.

“Las venas de araña también se puede tratar con la escleroterapia [que consiste en aplicar inyecciones de una solución salina, con una aguja muy fina para mejorar la apariencia estética de éstas]”, dice por su parte la Dra. Rodríguez.

La aplicación de cremas en la cara con alto contenido de vitaminas A y K, en la mañana y  noche, durante un período de unos dos meses, también es otro de sus tratamientos.

Ambas especialistas resaltan que cualquier tratamiento a elegir, de acuerdo con cada caso en particular, debe hacerse con un dermatólogo.

Cómo prevenirlas

Las telangiectasias faciales no se pueden prevenir con seguridad, pero si se puede retrasar su aparición o impedir que sean muy grandes, asegura la Dra. Rodríguez.

“Y, para lograrlo, lo más importante es proteger la piel de los daños que producen los rayos del sol. Yo recomiendo usar protector solar diariamente y tratar evitar quemaduras del sol”, agrega la dermatóloga. “También ayuda llevar un estilo de vida saludable, dejar de fumar, limitar el consumo de alcohol, hacer ejercicio y tener una alimentación saludable“.

En la tarea preventiva también se sugiere practicar el yoga facial, eludir bañarse con agua muy caliente, evitar la ingesta de azúcares refinadas y  comer mucho ajo (que puede ayudar a reforzar las paredes de las venas) y otros alimentos como la zanahoria, la alfalfa, el aceite de oliva y las frutas ricas en antioxidantes.