Bendiciones y apoyo a los dreamers en Los Ángeles

Católicos presionan por una ley que legalice a los beneficiarios de DACA

Atrapados en el fuego cruzado de los políticos en el Congreso y del presidente Donald Trump, los casi 800,000 jóvenes ‘soñadores’ recibieron el respaldo de la jerarquía católica de Estados Unidos.

Mientras este lunes se preparan para hacer llamadas de presión a sus representantes y senadores para que se otorgue una solución permanente a su estatus migratorio, este martes en Washington D.C. se esperan actos de desobediencia civil por parte de clérigos, monjas y líderes de fe afiliados a la red nacional PICO, que esperan ser arrestados en lo que han llamado “Día de Acción Católico”.

“Nosotros estamos rogando para que el Espíritu Santo cambie los corazones y abra las mentes [de representantes y senadores] en el Congreso”, dijo el cardenal Roger Mahony a La Opinión, después de una misa especial ofrecida para apoyar a los llamados ‘dreamers’ en la iglesia Nuestra Señora Reina de Los Ángeles, en La Placita.

“Ellos deben reconocer que ante los ojos de Dios ningún ser humano es ilegal”, dijo el prelado ante centenares de feligreses, recalcando que los dreamers “no están solos” y que “estamos marchando con ellos, como pueblo de Dios”.

Aunque los ‘soñadores’ y sus aliados cuentan todavía con el bloqueo de jueces federales al final del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), promulgado en 2012 por el expresidente Barack Obama y rescindido en 2017 por el actual mandatario, Donald Trump, el futuro de la protección vigente hasta el 5 de marzo esta en limbo. Ello supondría el hipotético riesgo de deportación para al menos 220,000 ‘dreamers’ en California.

‘No aceptaremos migajas’

Durante la misa especial en “La Placita”, la ‘soñadora’ Paulina R., quien nació con parálisis cerebral y ha estado usando su permiso DACA para trabajar y pagar sus gastos médicos dijo que aunque sabe de la fecha límite del 5 de marzo,  aseguró que no temer a nada.

“El miedo lo dejé a un lado cuando supe que tenía una voz en el activismo”, dijo la chica nacida en México y quien emigró a Estados Unidos a la edad de 6 años. “Esta batalla ha sido muy difícil y algo se tiene que lograr; he alzado mi voz y mucha gente opina lo mismo”.

El Cardenal Roger Mahony bendice a la dreamers Leticia Zarazúa, Paulina R. (en silla de ruedas) y Aylin Sarabia, antes de una misa especial en la iglesia de “La Placita”, donde el clérigo manifestó el apoyo de los católicos de Estados Unidos a los ‘soñadores’. (Jorge Luis Macías/Especial para La Opinión)
El Cardenal Roger Mahony bendice a la dreamers Leticia Zarazúa, Paulina R. (en silla de ruedas) y Aylin Sarabia, antes de una misa especial en la iglesia de “La Placita”, donde el clérigo manifestó el apoyo de los católicos de Estados Unidos a los ‘soñadores’. (Jorge Luis Macías/Especial para La Opinión)

Con una licenciatura en Español y Letras de UCLA y en busca de una maestría en gobierno en USC, la joven de 26 años aseguró que los ‘dreamers’ no van a aceptar ser moneda de cambio del muro que pretende el presidente Trump, a cambio de otorgarle a ellos un alivio migratorio, sea cual fuere.

“No vamos a aceptar nada que dañe a nuestra comunidad inmigrante y no aceptaremos migajas”, indicó. “La única solución es una Acta de los Sueños limpia que nos brinde una solución permanente y seamos reconocidos como ciudadanos estadounidenses; ya nos hemos ganado ese estatus desde hace mucho tiempo y un permiso temporal no es la solución”.

Arzobispo Gómez: “Promover la unidad familiar”

Como primer paso para abordar las cuestiones más amplias de la política nacional de inmigración, el arzobispo de Los Ángeles, José H. Gómez, también volvió a instar a los miembros del Congreso a trabajar por una solución bipartidista que brinde un camino a la ciudadanía para los ‘soñadores’.

“Estos temas incluyen mejorar nuestra seguridad fronteriza y hacer reformas para modernizer nuestro sistema de visas”, dijo la máxima autoridad de la Iglesia Católica en esta zona. “Creo firmemente que promover la unidad familiar debería seguir siendo el núcleo de nuestra política nacional de inmigración”.

La declaración de Gómez a La Opinión se dio de manera simultánea al llamado de todas las diócesis católicas de Estados Unidos para tomar acción este lunes y proteger de la deportación a jóvenes ‘soñadores’ y sus familias.

La Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), encabezada por el Cardenal Daniel DiNardo de la Arquidiócesis de Galveston-Houston, ha declarado este lunes 26 de febrero como el “Día Nacional Católico de Llamadas para Proteger a los Soñadores”.

Leticia Zarazúa, Paulina R. y Aylin Sarabia, estudiantes universitarias que han logrado tener éxito en Estados Unidos pidieron en sus oraciones porque haya una solución a su estatus migratorio, pero también han puesto su fe en acción. Jorge Luis Macías/Especial para La Opinión)
La comunidad católica de Los Ángeles se unió en oración para respaldar a los Dreamers, pero también tendrán acción este lunes y martes donde presionarían a los políticos de Washington para que brinden una solución permanente a casi 1.8 millones de migrantes.(Jorge Luis Macías/Especial para La Opinión)

Hace dos semanas, el Cardenal Di Nardo y otros obispos se declararon “profundamente perturbados” por el fracaso en el Senado de brindar una solución permanente en favor de los ‘soñadores’.

“Nuestra fe nos obliga a estar con los vulnerables, incluidos nuestros hermanos y hermanas inmigrantes. Lo hemos hecho continuamente, pero debemos mostrar nuestro apoyo y solidaridad ahora de una manera especial”, indicaron en la declaración, firmada también por el arzobispo José Gómez y el obispo Joe S. Vásquez de Austin.

 

Tiene miedo por sus padres

Por su parte, Leticia Zarazúa, otra ‘dreamer’ de 25 años y quien trabaja para el Consejo de Federaciones Mexicanas (COFEM) en el equipo de inmigración, declaró que la situación que viven es “muy frustrante”.

“No tengo miedo de que me vayan a deportar a mi, sino a mis padres”, dijo la estudiante de Cal State University Long Beach, donde pretende lograr dos carreras universitarias: Desarrollo Infantil y Estudios Familiares, y Educación para la Vida Familiar. “Mis padres dejaron todo atrás en sus vidas para darnos un mejor futuro a sus hijos”.

Los peruanos Hugo Mendoza y su madre Karen sostienen el papel que dice: “Llame a la senadora Kamala Harris y a la senadora Diane Feinstein, o su disputado o diputada federal, marcando: 1 (855) 589-5698. Si desea llamar directamente al Capitolio de Washington, D.C. marque: 1 (202) 224-3321. (Jorge Luis Macías/Especial para La Opinión)
Los peruanos Hugo Mendoza y su madre Karen sostienen el papel que dice: “Llame a la senadora Kamala Harris y a la senadora Diane Feinstein, o su disputado o diputada federal, marcando: 1 (855) 589-5698. Si desea llamar directamente al Capitolio de Washington, D.C. marque: 1 (202) 224-3321. (Jorge Luis Macías/Especial para La Opinión)

Frente al riesgo de la deportación los obispos han pedido a todos los católicos que se comuniquen al (855) 589-5698 con sus Representantes y Senadores demócratas y republicanos, y los alienten a unirse para llegar a un acuerdo, y encontrar una solución legislativa para los destinatarios y beneficiarios de DACA.

Acciones

Lunes 26 de febrero: Día Nacional de Llamadas para Soñadores donde la cadena católica de televisión y radio, El Sembrador, abrirá sus canales para llamadas del público de 11:00 a.m.-1:00 p.m. en la Iglesia “La Placita”.

1. Llamar al 1-855-589- 5698 y presiona el 1 para conectarte con tus senadores. Una vez que estés conectado con la oficina de cada senador, pídele a la persona en el teléfono que por favor entregue este sencillo mensaje:
“Le insto a que apoyen una solución bipartidista, con sentido común y humano para los dreamers:
– Proteja a los dreamers de la deportación y proporciónenles un camino a la ciudadanía.
– Rechace propuestas que socavan la migración familiar o las protecciones para los niños no acompañados.
– Como católico, sé que las familias no son “cadenas,” sino una bendición que debe ser protegida.
– Actué ahora para proteger a los dreamers, nuestros hermanos y hermanas inmigrantes.”

2. Llamar por segunda vez al 1-855- 589-5698 por segunda vez, y presione el 2 para conectarte con tu representante. Una vez que estés conectado con la oficina del representante, pídele a la persona en el teléfono que por favor entregue el mismo mensaje anterior.

3. Después de terminar tu llamada, ve a http://www.justiceforimmigrants.org/ para aprender más acerca de los dreamers y encontrar otras maneras de expresar tu apoyo.