Fisicoculturista recibe un riñón donado por su esposa

La pareja contará acerca de su experiencia hoy domingo en una feria de salud donde se hablará acerca del trasplante de este órgano en vida
Fisicoculturista recibe un riñón donado por su esposa
La pareja tiene más de una década junta. / Foto: Aurelia Ventura

A principios del año pasado, el fisicoculturista profesional Pedro Barrón, conocido en el mundo de este deporte como ‘Pitbull’, entrenaba arduamente para sus próximos concursos programados en Canadá y en la ciudad de Nueva York.

Desconocía que su salud se deterioraba.

“Ya estaba casi todo listo para el show, faltaba como una semana y me empecé a inflamar de los pies… Me puse tan mal que me llevaron al doctor”, recordó el mexicano, de 43 años de edad.

Los doctores le practicaron varios exámenes en el intento de saber cuál era la causa de su problema. Varias pruebas después, le revelaron a Pedro y a Jessica, su esposa, una noticia devastadora: el diagnóstico fue insuficiencia renal en etapa 5.

“El doctor me dijo: ‘Vas a necesitar diálisis y/o trasplante de riñón’”, dijo Pedro recordando lo terrible que sonaba esa frase.

Sin embargo en ese mismo momento y sin titubear, su esposa le dijo lo que jamás imaginó. “Yo te voy a dar un riñón”, le dijo Jessica mientras aún estaban en el consultorio médico.

“Más que motivación fueron ganas de ayudar. [Socorrer al] ver a la persona que quieres en esa situación”, contó Jessica, de 29 años.
Inicialmente Pedro descartó la idea de recibir el riñón de su esposa ya que ella todavía no se había convertido en madre y al contar con solo un riñón, se daba la posibilidad de tener un embarazo de alto riesgo.

El fisicoculturista Pedro Barrón (izq) cuenta acerca de todo el apoyo que ha recibido de su esposa Jessica Barrón (d). / Foto: Aurelia Ventura

La situación empeora

Para agosto de 2017, cuando la vida de Pedro consistía de intensas diálisis y visitas al doctor, optó por intentar recibir el riñón de su hermano Rafael. Sin embargo, no fueron compatibles para el trasplante.

“Ya para entonces el color de mi piel estaba gris, como manchada. Yo sentía que me estaba muriendo”, recuerda Pedro y agrega que — en ocasiones—recibía hasta 13 horas diarias de diálisis.

“Para mí fue deprimente. Tengo 25 años cuidando mi cuerpo y es [la herramienta] que me ha dado un estatus legal y social. [Mi enfermedad] fue como si le cortaras las piernas a un atleta o si le cortaras las manos a un pianista”, dijo Pedro.

Tras ver el dolor de su esposo, Jessica reforzó su propuesta. Por fin, Pedró aceptó.

Antes de comenzar los exámenes los doctores le dijeron a Pedro que lo pondrían en un programa de intercambio y así Jessica donaría su riñón a alguien más; mientras que otra persona—compatible con Pedro—le donaría su riñón al fisicoculturista.

“La noticia era buena pero no muy alentadora… Hay personas que esperan hasta tres años para recibir su trasplante”, reconoció Jessica.

Una  historia de amor

Pedro recuerda que fue en México hace 11 años atrás cuando conoció por coincidencia a Jessica, quien acompañaba a una amiga al gimnasio donde él era el dueño.

“Ella ni se fijó en mí pero para mí fue amor a primera vista”, recordó.

Poco después, se enteraría que Jessica estaba en un convento de monjas. “Ella dijo que su camino era Dios”, cuenta Pedro.

Sin embargo, perseveró. Luego de tres años de relación, se casaron y Jessica comenzó a involucrarse en el gimnasio.

Entre entrenamientos y viajes de trabajo Pedro pasaba mucho tiempo en Estados Unidos, así que en 2012 decidieron vender todo en México y empezar una nueva vida en Los Ángeles.

La pareja, que lleva 11 años de relación, se casó en México y en 2012 llegó a vivir a Los Ángeles. / foto: suministrada

Se realiza el trasplante

A finales de ese difícil 2017, los esposos recibieron los resultados de los exámenes. Les dijeron que eran compatibles para llevar a cabo el trasplante de riñón.

“Estábamos felices de que yo iba a tener su riñón [en lugar de hacer el intercambio]”, contó Pedro entusiasmado.

La noticia fue aún más emocionante cuando les preguntaron si querían hacer el trasplante el 14 de febrero.

“Nosotros dijimos que sí; aparte ese es el Día Nacional del Donador”, dijo Pedro.

La operación se llevó a cabo con éxito en el hospital de UCLA Westwood bajo la supervisión del doctor y nefrólogo Anjay Rastogi, director del programa de mejora renal en vida (UKEEP) de UCLA.

“Mi esposa no solo es mi mano derecha… Ahora también es mi riñón derecho”, reconoce Pedro, quien cree que el cuerpo humano es una pieza perfecta.

el trasplamte se llevó a cabo el último 14 de febrero. / Foto:  Aurelia Ventura

“El problema es que como humanos siempre nos cuidamos de nuestro corazón y los pulmones pero pocas veces hablamos de cuidar nuestro riñón”, dijo Barrón quien fue dado de alta del hospital el 17 de febrero.

“Tomamos [refrescos] e ingerimos medicinas sin ver los efectos secundarios y todo esto nos daña”.

“Pero Dios es tan sabio que dijo: ‘Te voy a dar dos riñones para que compartas’”, aseguran ambos esposos.

Evento para este domingo

UKEEP realiza eventos durante el año para crear conciencia acerca de la donación de riñones en vida.

Y hoy domingo 25 de febrero se llevará a cabo uno de manera gratuita con nefrólogos y especialistas que hablarán sobre el trasplante de este órgano. Pedro y Jessica Barrón estarán presentes para contar sobre su experiencia.

Los organizadores invitaron a la comunidad para que se enteren un poco más acerca de cómo ser un donante y las opciones para los receptores.

El evento será en el Centro Medico de Santa Monica, ubicado en la cuadra 1250 16th St, Santa Monica, CA 90404 de 1:00 p.m. a 4:00 p.m.

Para registrarte u obtener más información llama al (310) 954-2692 o visita: www.uclahealth.org/core-kidney/

También se dará información sobre: presión alta, diálisis, alimentación, ejercicios y más.

Para más información visita AQUí