Buscan investigar acusaciones de abuso y acoso sexual en centro de detención

Congresistas dicen que centro Don Hutto requiere ser auditado para responder a repetidas acusaciones migrantes detenidas allí. Denuncia más reciente de joven salvadoreña se centra en el acoso de parte de una guardia y en represalias cuando lo denunció.
Buscan investigar acusaciones de abuso y acoso sexual en centro de detención
Laura Monterrosa, 23 años, salvadoreña migrante que dice haber sufrido abuso sexual en un centro de detención en Texas (Foto: proporcionada)

Cuarenta y seis congresistas de los Estados Unidos pidieron este lunes a la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE) que conduzca una investigación y una auditoría del centro para mujeres Don Hutto en Taylor, Texas, con el objetivo de determinar si el mismo está cumpliendo la ley en el manejo de alegaciones de acoso y abuso sexual de las mujeres allí encerradas.

En una carta fechada este lunes, los congresistas Lloyd Doggett y Joaquín Castro, ambos demócratas de Texas, acompañados de otros muchos de sus colegas y de organizaciones de derechos humanos, pidieron atención para las alegaciones de acoso y de represalias contra Laura Monterrosa, una salvadoreña de 23 años que hace tres meses denunció presunto acoso sexual de parte de una guardia del centro.

La Opinión realizó un reportaje al respecto la pasada semana, con una entrevista en la que por primera vez se difundieron declaraciones de viva voz de Monterrosa, acusando a las autoridades del centro de detención en Taylor Texas de presionarla para que cambie su acusación y expresando su desesperación por lo que ha vivido dentro de ese lugar.

“Las quejas de abuso sexual por parte de guardias y posterior represalias de ICE tras las quejas de la detenida son perturbadoras e inaceptables”, dijo el congresista Doggett, quien representa el área de Austin. “Muchas de estas víctimas son refugiadas que buscan asilo, y escapan experiencias traumáticas. La decencia humana más básica exige que no sean también abusadas aquí”.

Castro, por su parte, dijo que “ICE tiene el deber de cuidar de todos los indoviduos que están a su cargo y los legisladores debemos hacerlos responsables”.  Don Hutto es un centro en el que se detiene a mujeres migrantes y lo maneja una empresa privada de nombre Core Civic.

Los legisladores indicaron que los reglamentos del Departamento de Segurida Nacional requieren una auditoría extraordinaria, bajo la Ley de Eliminación de Violación en la Cárcel (PREA), cuando se sospecha que cualquier centro de detención tiene problemas de abuso sexual.

Hutto es uno de esos lugares, agrega la carta: “Entre 2007 y 2011, al menos cinco detenidas han presentado quejas similares”,indicaron

El pasado viernes, tres concejales de la ciudad de Austin escribieron también una carta a ICE expresando su preocupación porque las autoridades del lugar recientemente impidieron a un concejal visitar a la joven salvadoreña en el interior del centro.

La carta de los concejales Delia Garza, Sabino “Pio” Rentería y Greg Casar, indicó que las autoridades de Don Hutto están aplicando medidas selectivas contra servidores públicos que buscan visitar a la denunciante. Los concejales exigieron además que ICE libere a Monterrosa, alegando que su salud mental y física dentro del lugar corre peligro.

Dicha carta puede leerse aquí

Monterrosa está detenida en Don Hutto desde mayo del año pasado, luego que entró sin autorización a Estados Unidos buscando asilo.

En su entrevista más reciente con La Opinión, la joven dijo estar entre la espada y la pared.

” Me siento horrible, me siento aislada sin apoyo”, dijo. Al preguntarle si prefería regresar a El Salvador o quedarse en Don Hutto, dijo que ninguna de las dos opciones era una salida.

“Tengo miedo de estar en los dos lugares. No tengo una salida estoy contra la pared, no tengo nada”.

Laura contó que tiene una hija de 6 años producto de una violación por parte de un tío, y que su tía y abuela “me prostituían cuando era apenas una niña”.

“Vine aquí por pedir asilo, apoyo y seguridad. Dejé a mi baby con mi hermano y mi cuñada, pero tenía miedo de que les hicieran daño por mi culpa, por eso me fui, buscando ayuda”.