Debate sobre control de las armas enfrenta al Congreso con la NRA

La NRA, que dio millonarias donaciones a Trump y otros republicanos, rechaza medidas que debiliten la tenencia de las armas
Debate sobre control de las armas enfrenta al Congreso con la NRA
Trump fue el candidato de la NRA durante las elecciones de 2016. Getty Images

WASHINGTON— El Congreso y la Administración Trump afrontaron este lunes crecientes presiones para adoptar medidas que ayuden a disminuir la violencia de las armas, en un perenne debate hasta ahora dominado por la poderosa Asociación Nacional del Rifle (NRA).

Los líderes del Congreso regresaron hoy de un receso legislativo, sin tener amarrados los votos para aprobar medidas para atajar la violencia de las armas, pese a que las encuestas muestran un creciente apoyo hacia el control de las armas de fuego, con un notable aumento incluso entre votantes republicanos.

La Cámara de Representantes prevé presentar tan pronto como esta semana en breve un paquete de medidas para mejorar la seguridad escolar, incluyendo una medida para fortalecer el “Sistema de Verificación de Antecedentes Criminales” de compradores de armas (NICS, por su sigla en inglés), dijeron fuentes legislativas.

Mientras, el presidente Donald Trump sostuvo un encuentro en la Casa Blanca con miembros de la Asociación Nacional de Gobernadores, en el que dijo que la seguridad escolar figura entre sus principales prioridades.

Trump aseguró que, aún sin estar armado, él hubiese entrado a la secundaria “Marjory Douglas Stoneman” en Parkland (Florida), para tratar de salvar a los estudiantes.

“Nunca sabes hasta que afrontas una prueba… realmente creo que yo hubiese corrido adentro (del colegio) aún si no hubiese tenido un arma”, dijo Trump, al criticar la respuesta de varios oficiales armados que no trataron de neutralizar al autor de la matanza.

La masacre del pasado 14 de febrero en esa secundaria dejó 17 muertos, y ha galvanizado a un movimiento estudiantil y a la opinión pública que piden restringir el acceso a las armas.  En esa matanza, Nikolas, de 19 años, Cruz obtuvo acceso legal a un rifle de asalto AR-15 a pesar de su historial de trastornos mentales.

La semana pasada, Trump sostuvo sendos encuentros con estudiantes sobrevivientes del tiroteo en Parkland, familiares de víctimas de otras matanzas escolares en Connecticut y Colorado en años pasados, y autoridades locales y estatales.

Trump prevé reunirse con líderes demócratas y republicanos del Congreso el próximo miércoles para continuar el diálogo sobre posibles medidas legislativas, según la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders.

Trump apoya Trump el fortalecimiento del NICS;  el aumento de edad, de 18 a 21, para la compra de armas de asalto; la reapertura de instituciones psiquiátricas, y que la policía pueda despojar de sus armas a personas con problemas de salud mental.

También apoya prohibir la venta de dispositivos, llamados “bump stocks” en inglés), que aumentan la capacidad de disparos de armas semiautomáticas, convirtiéndolas en ametralladoras.

Otras ideas, como la de armar a ciertos maestros, cuentan con el respaldo de la NRA pero afrontan el rechazo generalizado de la opinión pública. La NRA, que dio millonarias donaciones a Trump y otros republicanos en la contienda de 2016,  rechaza medidas que debiliten la tenencia de las armas.

Trump le dijo a los gobernadores que almorzó durante el fin de semana con líderes de la NRA, entre ellos su principal ejecutivo, Wayne LaPierre, y vaticinó que la organización pro-armas propondrá una respuesta al clamor nacional para restringir las armas.

En el encuentro, el gobernador demócrata de Washington, Jay Inslee, afirmó que los maestros y policías se oponen a la idea de armar a maestros, y le urgió que dedique más tiempo a escuchar y menos tiempo en Twitter.

Desde el pleno del Senado, el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, afirmó que su bancada apoya, como mínimo, una “verificación universal” de antecedentes que abarque también la compra de armas en internet y en las ferias de armas, para evitar que éstas caigan en manos equivocadas.

“No podemos permitir un proyecto de ley que simplemente tenga como objetivo agradar a la NRA, pero que no hace nada para arreglar el problema; necesitamos resultados reales”, enfatizó Schumer.

Una encuesta de CNN indicó que el 70% de los votantes quieren mayores restricciones en el acceso a las armas, el mayor nivel desde 1993, poco antes de que el Congreso aprobara una ley que prohibió la venta de armas de asalto pero que caducó en 2004.

Otra encuesta de CBS indicó que el apoyo a las restricciones para el control de armas ha subido incluso entre republicanos, de 29% en diciembre pasado a 43% la semana pasada.