Demócratas presentan medida para “salvar” neutralidad de internet

Los demócratas piensan usar el asunto como arma electoral en noviembre próximo

WASHINGTON— Convencidos de que los consumidores están “bajo asalto” de la Administración Trump, líderes demócratas de ambas cámaras del Congreso presentaron este martes su prometida resolución para intentar “salvar” una orden de 2015 sobre la neutralidad del internet, que la Administración Trump desmanteló en diciembre pasado.

Con el Capitolio de fondo y acompañados de representantes del sector tecnológico y activistas cívicos, varios de los principales líderes demócratas dijeron que, en la lucha por el libre acceso a Internet, el Congreso tiene que escoger entre apoyar a los intereses corporativos o a los ciudadanos de a pie.

La resolución, denominada “Acta de Revisión Congresional”,  busca revertir la decisión de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, en inglés), que en diciembre pasado eliminó una orden de 2015 de la Administración Obama sobre la neutralidad del internet.

La nueva orden de la FCC entró en vigor la semana pasada tras su publicación en el diario oficial del gobierno (“Federal Register”), activando la cuenta regresiva de 60 días legislativos para que el Senado apruebe una medida que pueda revertirla.

Tomando en cuenta ese plazo, el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, dijo hoy que forzará un voto sobre la resolución en los próximos meses.

“La semana pasada, la FCC le cedió las llaves, el automóvil  y el volante a las grandes corporaciones y ISPs (proveedores de servicios de internet),  a costas de los estadounidenses de clase media… nuestra resolución dará a los republicanos en el Congreso por primera vez la oportunidad de corregir este error de la Administración y restablecer” la orden de 2015, explicó Schumer.

“Es hora de que los republicanos demuestren al pueblo estadounidense de qué lado están: de los ISPs y grandes corporaciones, o de los consumidores, emprendedores, y pequeños comerciantes”, enfatizó Schumer, quien dio numerosos ejemplos en Twitter de cómo el nuevo reglamento afectará el acceso y velocidad de programas en internet.

Este tipo de resolución sólo necesita 30 copatrocinadores para ser sometida a voto en el pleno del Senado, y la de hoy ya tiene 50.  Los demócratas, que suman 49 en el Senado –incluyendo a dos independientes que votan con esa bancada-, amarraron el apoyo de la senadora republicana por Maine, Susan Collins, y sólo necesitarán el respaldo de otro republicano para que se apruebe la medida en esa cámara.

Pero, en la Cámara de Representantes, la resolución similar del congresista demócrata por Pensilvania, Mike Doyle, tiene un camino empinado porque allí tiene el apoyo de 150 demócratas, sin ninguno del lado republicano, y necesitaría 218 votos para su aprobación.

Además, las grandes corporaciones, entre éstas AT&T y US Telecom, mantienen una campaña de presión para que el Congreso apruebe una medida que codifique la nueva orden de la Administración Trump.

La líder de la minoría demócrata en el Cámara Baja, Nancy Pelosi, advirtió de que la nueva orden será un “golpe desastroso” para los consumidores y pequeños empresarios, por lo que urgió aprobar la resolución demócrata para frenar “el asalto” de la FCC contra los consumidores.

La orden de 2015, denominada “Orden para un Internet Abierto”, prohibió que los proveedores de servicios pudiesen bloquear, ralentizar, o discriminar contra cualquier contenido disponible en internet.  Es decir, ese reglamento exigía que todo contenido en internet reciba tratamiento equitativo.

Pero el pasado 14 de diciembre,  el presidente de la FCC, Ajit Pai, argumentó que “el internet no estaba roto en 2015”, y el nuevo reglamento ayudará a fomentar el “desarrollo fenomenal” del internet, no la intervención del gobierno.

Varios gobiernos estatales y grupos cívicos, entre éstos la Coalición Nacional de Medios Hispanos, han entablado demandas para restablecer la orden de 2015, y han señalado que el 83% de la opinión pública se opone al nuevo reglamento de la Administración Trump.

Según activistas, la nueva orden podría provocar un aumento en los precios para los consumidores de servicios y contenido en línea; una drástica reducción de la velocidad del tráfico en Internet, y hasta el posible bloqueo de ciertas páginas web.

Por ello, el senador demócrata por Massachusetts, Edward Markey, dijo que hay todo un movimiento de base que no permitirá que  la FCC logre desmantelar el acceso libre a internet al que tienen derecho los estadounidenses.

“Este movimiento de base para restablecer la neutralidad del internet crece a diario, y vamos a conseguir ese último voto que necesitamos para aprobar mi resolución”, prometió Markey, quien instó a los republicanos a que apoyen la medida.

“El internet es para todos –estudiantes, maestros, innovadores, familias que trabajan duro, pequeños negocios y activistas”, no solo para las grandes corporaciones, argumentó Markey.

Como paso previo al voto de la resolución en el Senado, la oposición presentará una petición especial que requerirá la firma de 30 senadores, una meta que no afronta trabas.

Está por verse si el Congreso, bajo control republicano, aprobará esta resolución, y es poco probable que Trump la respalde.

En todo caso, si los republicanos rechazan la medida o si Trump la veta, Schumer dijo que los demócratas lo convertirán en tema electoral de cara a los comicios legislativos del próximo 6 de noviembre.

“Tenemos una oportunidad de salvar el internet”, afirmó Schumer.