Líderes católicos se dejan arrestar en el Senado en protesta para exigir el “Dream Act”

En época de Cuaresma, los líderes católicos buscan "hacer conciencia" sobre la urgencia de aprobar el "Dream Act"

WASHINGTON— Un grupo de 43 líderes católicos y activistas del movimiento de los Dreamers fue arrestado este martes en un edificio del Senado tras exigir la aprobación del Dream Act, a sólo seis días de que venza el plazo impuesto por la Casa Blanca para que el Congreso dé una solución permanente para DACA.

En el marco del “Día Católico de Acción”,  líderes religiosos y activistas Dreamers de lugares como Kentucky, Nueva York, y toda el área de la capital estadounidense se congregaron afuera del Capitolio, donde rezaron un rosario y emitieron declaraciones de apoyo con los jóvenes indocumentados en mantas y afiches con imágenes de la Virgen de Guadalupe.

Los activistas llevaron sus cantos y oraciones frente al Capitolio. Foto: María Peña/Impremedia

Posteriormente, caminaron en fila india hasta uno de los edificios del Senado, donde continuaron los rezos y 43 activistas se dejaron arrestar por la policía del Capitolio, mientras otros coreaban consignas de apoyo a los Dreamers.

Tras los arrestos, otros líderes y activistas se desplegaron a varias oficinas de líderes del Senado para presionar por una legislación que legalice de forma permanente a los cerca de 700,000 jóvenes indocumentados amparados al programa de “acción diferida” (DACA) de 2012.

El presidente Donald Trump desmanteló DACA el pasado 5 de septiembre e impuso un plazo al Congreso hasta el próximo 5 de marzo para encontrar una solución consensuada para los Dreamers. Pero el Senado rechazó recientemente cuatro propuestas migratorias, incluyendo una que contenía el “Dream Act” y otra que calcaba punto por punto el plan migratorio de Trump.

“Vivir sin miedo”

Pero los líderes religiosos llegaron a Washington para crear conciencia y continuar la lucha para que los Dreamers puedan “vivir sin miedo”, en el marco de la campaña organizada por la red nacional “PICO” y el grupo “Faith in Public Life” (“Fe en la Vida Pública”).

Loading the player...

“Tenemos que tener fe y esperanza, estamos del lado de los Dreamers en nuestro país y tenemos que insistir en que sus derechos no dependen de su ciudadanía o su legalización. Son hijos e hijas de Dios, creados a su imagen y semejanza”,  dijo en español John Stowe, obispo de la diócesis de Lexington (Kentucky).

Los Dreamers han demostrado que contribuyen a la economía, estudian, trabajan, prestan servicio militar, “viviendo el Sueño Americano que les hemos enseñado. Tenemos que arreglar su situación para que puedan vivir sin miedo”, subrayó Stowe.

Por su parte, el sacerdote salvadoreño, Vidal Rivas, de la Iglesia San Mateo en Hyattsville (Maryland) dijo que “como cristianos lo último que podemos perder es la esperanza” y el día de acción busca “hacer conciencia” entre los líderes del Congreso.

“Combinamos la oración con acciones de arresto y visitas al Congreso porque, como iglesia, queremos ser la voz de la justicia”, enfatizó Rivas.

El sacerdote salvadoreño, Vidal Rivas, de Maryland, instó a los legisladores a que aprueben el Dream Act. Foto: María Peña/Impremedia

Vicky Barrios, hija de inmigrantes colombianos en Queens (Nueva York), dijo estar “dolida” por la zozobra que viven los Dreamers y lloraba en silencio mientras presenciaba los testimonios y oraciones frente al Capitolio.

“Estoy dolida por todo lo que está pasando y como católica, como cristiana, lo que tenemos que hacer es proteger a nuestras comunidades, no rechazarlas… estoy acá para apoyar los esfuerzos por los Dreamers”, explicó Barrios, de 40 años, y activistas del “Movimiento Cosecha”.

Vicky Barrios, del “Movimiento Cosecha”, viajó desde Nueva York para apoyar a los Dreamers. Foto: María Peña/Impremedia

Barrios viajó desde Queens para esperar en Washington a un grupo de Dreamers y activistas del “Movimiento Cosecha”, que iniciaron una caminata desde Nueva York el pasado 16 de febrero y llegarán a la capital estadounidense el próximo 1 de marzo.

La Iglesia Católica, a través de la Conferencia de Obispos Católicos de EEUU (USCCB, en inglés), figura entre las instituciones que acompañan al movimiento de los Dreamers, y ayer  lunes, las acciones de presión incluyeron llamadas a los líderes del Congreso.

Desde que el Senado rechazó las medidas migratorias, el Congreso no ha vuelto a programar votos relacionados con los Dreamers.

Es poco probable que una versión del “Dream Act” en la Cámara de Representantes, por ejemplo, tenga voto en el pleno,  porque el presidente de ese órgano legislativo, el republicano Paul Ryan ha dicho que solo programará voto de una medida que pueda obtener la firma de Trump.

Trump había prometido una solución “con corazón” para los Dreamers pero fue añadiendo, a cambio de la legalización de 1,8 millones de Dreamers, medidas como el muro fronterizo y un mayor combate contra los inmigrantes indocumentados.

La Casa Blanca dijo hoy que Trump sigue “alentando” a los legisladores a que den pronto una respuesta a DACA.

“Absolutamente él (Trump) los está alentando a que logren algo. Por eso delineó exactamente lo que quiere ver en una propuesta que no solo ayude a resolver el problema de DACA sino que también provea seguridad fronteriza”, dijo la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, quien nuevamente culpó a los demócratas de bloquear los esfuerzos para legalizar a los Dreamers.

Los demócratas bloquearon el plan migratorio de Trump y otras medidas que, a su juicio, exigen demasiados sacrificios a cambio de legalizar a los Dreamers.

El Tribunal Supremo rechazó ayer lunes involucrarse en el litigio que se ventila en las cortes sobre DACA, dejando con vida el fallo del juez federal William Alsup, que el pasado 9 de enero ordenó la reactivación del programa pero sólo para la renovación de permisos.

Así, el plazo del próximo 5 de marzo ha perdido fuerza porque los Dreamers podrán continuar renovando sus permisos hasta que concluya el proceso judicial y los jueces determinen su legalidad.

La atención del movimiento de los Dreamers se ha volcado ahora al Legislativo, y el próximo lunes realizarán una protesta para exigir nuevamente la aprobación del “Dream Act”.