Piden que Comisión interamericana de Derechos Humanos intervenga en favor de DACA y TPS

Gobierno de Estados Unidos responde que organismos internacionales no deben opinar en temas de la soberanía nacional, pero activistas alertan de violaciones a derechos humanos.

Activistas pro inmigrantes de los Estados Unidos dieron testimonio este martes  ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, pidiendo al organismo que solicite al gobierno de este país la reconsideración de los casos de TPS y DACA, cuya anulación “amenaza con violar los derechos humanos de cientos de miles de personas”.

Francisco Quintana, del Centro para Justicia y Ley internacional, testificó especialmente sobre el fin del Estatus Temporal de Protección (TPS) anunciado por el gobierno del presidente Donald Trump para varias nacionalidades, incluyendo El Salvador, Nicaragua y  Haití.

“Nos preocupa especialmente que hay una falta de análisis del efecto que tendrá esta decisión en la vida de cientos de miles de niños ciudadanos, forzados a una de dos opciones: vivir en un país que no conocen o quedarse sin padre o madre”, dijo Quintana.

Agregó que esta población será forzada a regresar a países “marcados por la corrupción y la impunidad, asesinatos extrajudiciales, violencia contra la mujer y explotación de mujeres y niñas”.

Yanira Arias, una salvadoreña con TPS que trabaja para la organización Alianza América en Washington, dio testimonio por video conferencia a los comisionados en Bogotá, compartiendo el efecto que tendrá sobre su vida el fin del programa.

“Hace 17 años me fui de mi país huyendo de la violencia de género. Después no pude regresar debido a que un terremoto destruyó mi casa”, dijo. “Aquí he hecho mi vida, tengo mi trabajo pero en menos de un año deberé regresar a un país que es más violento hoy que cuando lo dejé”.

Lorella Praelli, encargada de temas migratorios para la Unión de Libertades Civiles ACLU, testificó en favor de los portadores del programa DACA, acción diferida para  jóvenes inmigrantes,  igualmente fue suspendido por el gobierno de Trump.que

“Mi hermana Maria tiene DACA”, dijo la activista. “El programa cambió su vida pero ahora enfrenta un futuro incierto. Ella ha jurado ante la misma bandera desde que tenía pocos años y tiene derecho a vivir con certezas y sin miedo de ser deportada”.

Los activistas pidieron a la comisión que intervenga para pedir al gobierno de Estados Unidos que reconsidere la suspensión de TPS y DACA hasta que el Congreso de Estados Unidos apruebe soluciones legislativas.

Entretanto, y frente a la realización de la audiencia especial para tratar el tema de los programas DACA y TPS por parte de la comisión, representantes del gobierno de Estados Unidos expresaron “serias preocupaciones” y pidieron al organismo no intervenir en tema que son “de la soberanía nacional“.

“Esta audiencia implica temas que se están discutiendo internamente en Estados Unidos y que implican nuestra soberanía nacional”, dijo Andre Stevenson, representante de Estados Unidos ante la Organizacion de Estados Americanos (OEA).  “No es apropiado discutir aquí los puntos de vista del gobierno estadounidense”.

Sin embargo, varios de los comisionados expresaron su preocupación ante el efecto que el fin de estos programas tendrá en los migrantes, sus hijos nacidos en Estados Unidos y el impacto en la región a la que tendrían que retornar cientos de miles de personas.

“Las condiciones del mundo hoy en día requieren una consideración especial para las personas que deben dejar su país, particularmente los niños que salieron sin haber tomado una decisión personal”, dijo la comisionada Esmeralda Arosemena de Troitiño, rapporteur para los derechos del niño, y encargada de Ecuador, México y Guatemala.