Aumenta la presión para que se vaya otro senador de California por conducta sexual inapropiada

Exasambleísta que denuncia ataque por parte del exlíder de la Asamblea cuestiona el trato entre él y Tony Mendoza

Después de la abrupta renuncia de Tony Mendoza al Senado de California, y la salida de tres asambleístas Raúl Bocanegra, Matt Dababneh, Cristina García acusados de acoso sexual, ha aumentado la presión para que se vaya el senador de Van Nuys, Bob Hertzberg.

Hertzberg, uno de los ex presidentes más influyentes que ha tenido la Asamblea Estatal, es acusado de sobrepasarse dando abrazos demasiado apretados no solicitados y hasta de atacar a una ex legisladora en pleno pasillo del Capitolio Estatal.

En una entrevista con el periódico San Francisco Chronicle, la ex asambleísta republicana de Fressno Linda Halderman dijo que presentó una queja para que le expliquen por qué el senador Hertzberg ha continuado trabajando durante la investigación en su contra mientras que a Mendoza lo obligaron a no presentarse al Capitolio mientras era investigado.

“¿Cuál es la diferencia entre él y Tony Mendoza. Qué lo hace inmune?, preguntó.

De hecho, Mendoza demandó al Senado por el trato discriminatorio que le dieron a él comparado con Hertzberg.

Halderman dijo en su entrevista que en 2011 que cuando ella era asambleísta y Hertzberg, consultor de la Asamblea, la hacía sentir muy incómoda con sus incesantes abrazos de oso.

Relató que un día que se le acercó en los pasillos del Capitolio, le dijo que no la tocara. Entonces la arrinconó hacia su lado con sus brazos y la empujó con su ingle contra la pared.

En un recuento hecho por ella misma publicado por el periódico Fresno Bee, Halderman dijo que su queja fue desechada y justificada por el oficial administrativo de la Asamblea.“Así es Bob”, respondió.

Aunque la ex asambleísta reconoce que Hertzberg va por el Capitolio dando abrazos de oso incluso a gente que no conoce, su caso no tuvo que ver con esos fuertes apretujones. “Me acorraló con sus brazos y empujó su ingle hacia mi, eso es un asalto”, remarcó.

Hertzberg respondió con una declaración ofreciendo disculpas por haberla hecho sentir incómoda con sus abrazos. También declaró la semana pasada que no va a pedir una licencia a su cargo ni considera tomar una. “La severidad de cada acusación, y el subsiguiente curso de acción debe ser considerado individualmente”, dijo al Chronicle.

Aunque la oficina del presidente del Senado estatal de California, Kevin De León, dijo a La Opinión que no tenían comentarios sobre la diferencia en el tratamiento de los casos, al San Francisco Chronicle le respondió que las acusaciones contra Mendoza vinieron de subordinados y las de Hertzberg de compañeros legisladores.

La ex asambleísta Halderman quien es una cirujana, dijo que ser una compañera legisladora no debería importar. “¿Así que merezco menos protección porque fui electa por dos años a una oficina? cuestionó.  “Es insano. Independientemente de la posición no deberíamos pasar por esto”, externó.

En 2015, Hertzberg fue advertido de que su comportamiento hacía sentir incómodo al personal del Capitolio y no debería repetirlo.

La investigación del Senado en relación con las acusaciones contra Hertzberg concluyeron la semana pasada pero no se han dado a conocer.