Hijos de Chávez y Kennedy llaman a inmigrantes a no parar la lucha por sus derechos

Celebran el ayuno contra la no violencia que César Chávez llevó a cabo hace 50 años en Delano, al centro de California
Hijos de Chávez y Kennedy llaman a inmigrantes a no parar la lucha por sus derechos
Paúl Chávez, hijo del líder campesino César Chávez se reunió con Kerry Kennedy, hija del fallecido senador Robert F. Kennedy en la escuela comunitaria Robert F. Kennedy de Los Ángeles. Al fondo se puede ver un mural donde están César Chávez y Robert F Kennedy. Ambos ya fallecidos. (Araceli Martinez/La Opinión).

Paúl Chávez, hijo del líder campesino César Chávez, se reencontró con Kerry Kennedy, hija del senador Robert F. Kennedy, justo en el lugar donde el político fue asesinado en 1968 en lo que ahora es una escuela que sirve a niños de bajos ingresos e hijos de inmigrantes en la ciudad de Los Ángeles. Ambos urgieron a los inmigrantes a no dejar de luchar por más difíciles que estén los tiempos.

El emotivo encuentro se dio en la escuela comunitaria Robert F. Kennedy con el fin de celebrar el 50 aniversario del ayuno de 25 días hecho por César Chávez hace 50 años, y recordar la unión tan fuerte que hubo entre ambos líderes: Chávez y Kennedy.

“Siempre ha existido el enlace entre la familia Kennedy y la familia Chávez en el movimiento campesino por más de 50 años. En cada época donde había dificultades y peligros, la familia Kennedy siempre estuvo ahí con nosotros”, dijo Paul Chávez, presidente de la fundación que lleva el nombre de su padre.

Agregó que el reencuentro es un buen momento para recorder, pero también para volver a comprometerse para trabajar por los campesinos.

Paúl Chávez, Paul Schrade, Kerry Kennedy y Arturo Rodríguez se unen para celebrar la vida del líder campesino César Chávez y del senador Robert.F. Kennedy. (Araceli Martínez/La Opinión).
Paúl Chávez, Paul Schrade, Kerry Kennedy y Arturo Rodríguez se unen para celebrar la vida del líder campesino César Chávez y del senador Robert.F. Kennedy. (Araceli Martínez/La Opinión).

“Cuando mi padre hizo el ayuno, yo tenía 10 años y no sabía el significado de un ayuno. Ahora entiendo lo que sufrió y cómo murió. Entiendo la importancia de su liderazgo pero también el del senador Kennedy”, comentó.

“La primera impresión es que estos dos hombres no tenían nada en común. Uno era del noreste del país, anglosajón, rico; el otro era mexicano, del sur y pobre pero a pesar de estas diferencias, ellos formaron una relación personal muy estrecha porque compartían el sueño de que la promesa de igualdad y oportunidad debía ser extendido a todos”, dijo Chávez.

Y consideró que los tiempos de hace 50 años eran igual de difíciles que ahora. “A pesar de los ataques contra nuestra comunidad y los soñadores, el aumento de los prejuicios y la intolerancia, nunca debemos desmoralizarnos y sí continuar luchando. Perdemos cuando nos damos por vencidos”, dijo.

El ayuno de 25 días contra la violencia que amenazó la vida de César Chávez culminó el 10 de marzo de hace 50 años. El último día, el senador Kennedy se presentó a verlo. Lo consideró entonces“una de las figuras heroicas de nuestro tiempo”. Fue en esa visita en la que Kennedy decidió disputar la presidencia al presidente Johnson en marzo de 1968.

El 5 de junio de ese mismo año, después de ganar las primarias en California, fue asesinado cuando salía del salón de baile del Hotel Ambassador en Los Ángeles, el cual más tarde se convertiría en la escuela comunitaria a la que dieron su nombre para honrar su memoria.

Arturo Rodríguez posa junto a una de las fotos que fueron parte de una exhibición en la escuela comunitaria Robert F. Kennedy para conmemorar las vidas del líder César Chávez y el senador Robert F. Kennedy. (Araceli Martínez/La Opinión).
Arturo Rodríguez posa junto a una de las fotos que fueron parte de una exhibición en la escuela comunitaria Robert F. Kennedy para conmemorar las vidas del líder César Chávez y el senador Robert F. Kennedy. (Araceli Martínez/La Opinión).

Su hija Kerry Kennedy, presidente de la organización internacional de derechos humanos Robert F. Kennedy, dijo que caminar por el campus donde mataron a su padre es muy emotivo para ella, sobre todo al ver que se ha convertido en un “lugar de vida y futuro, con niños aprendiendo acerca de César Chávez y de mi padre. Eso me da una tremenda esperanza para el futuro”.

Al preguntarle cuál sería su mensaje para los inmigrantes trabajadores del campo de California que temen ser arrestados por migración bajo la administración del presidente Trump, dijo que quienes sufren opresión deben pelear y crear cambio.

“Ha habido muchos jóvenes DACA que han proclamado su lugar en este país. Este país estaría destruido sin la población inmigrante, especialmente sin los trabajadores del campo. Ellos ya de por sí sufren demasiado por tantas injusticias desde las leyes de Jim Crow de los años 30s que continúan impactando a los trabajadores del campo”, señaló.

Sobre la relación entre Chávez y su padre, Kennedy dijo que la cualidad que más admiraba de su padre era el valor. “Mi madre cuenta que mi padre le dijo que Chávez era el hombre más moral que él había conocido”, menciona.

El reencuentro entre los Chávez y Kennedy se dio en el marco de un evento dedicado a los estudiantes de la escuela Kennedy para que conozcan más de lo que César  Chávez y a Robert F. Kennedy hicieron en vida. El 31 de marzo se celebra el nacimiento de César Chávez, y es un día feriado en California y muchos estados de la nación. 

Kerry Kennedy, presidenta de la organización internacional de Derechos Humanos, Robert F. Kennedy observa algunas de las fotos tomadas a su padre y al líder César Chávez. (Araceli Martínez/La Opinión).
Kerry Kennedy, presidenta de la organización internacional de Derechos Humanos, Robert F. Kennedy observa algunas de las fotos tomadas a su padre y al líder César Chávez. (Araceli Martínez/La Opinión).

Arturo Rodríguez, líder del Sindicato de Campesinos unidos (UFW) creado por Chávez dijo que esperaba que el evento de recordación de Chávez y Kennedy inspirara a los estudiantes. “Entre estos estudiantes puede haber otro César Chávez, Dolores Huerta’s, Robert Kennedy’s, personas dispuestas a trabajar para los pobres y trabajadores en este país”, dijo.

E hizo ver que hoy más que nunca es importante recordar a estos líderes. “César inspiró a millones de personas en este país, y siempre queremos seguir su ejemplo y nunca parar de luchar porque es cuando se pierde. Entonces a los dreamers y a los inmigrantes, le digo que aunque es difícil porque tenemos una administración bien antiinmigrante, tenemos que seguir luchando para nuestra gente”, dijo.