La salud de la próstata es un tema difícil para los hombres pero para los hispanos es aún más

Los estudios indican que son el grupo que menos participa en los exámenes de detección temprana, dice uróloga hispana
La salud de la próstata es un tema difícil para los hombres pero para los hispanos es aún más
La doctora Diana Londoño dice que el cáncer más común entre los hombres hispanos es el cáncer de próstata. (foto suministrada).

La doctora Diana Londoño es una inmigrante mexicana que es parte de 10% de los médicos urólogos que son mujeres en los Estados Unidos.

“No hay mucha mujeres urólogas quizá porque se desalientan al saber que la especialidad es muy larga hasta ocho años”, explica.

Londoño nació en la ciudad de México pero fue traída al sur de California cuando tenía 12 años.

Graduada con honores de Claremont McKenna College y como médico de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) dice que no fue sino hasta que estaba en la universidad cuando le entró el interés por la medicina, y más tarde por la urología.

“Llegamos a vivir a Palm Springs. Y me tocó ver a mi padre muy enfermó de cáncer de próstata. El murió en 2002 de complicaciones”, explica.

Después de los 50s

Londoño externa que las estadísticas no indican que la incidencia de cáncer de próstata ha subido. 

“ A diferencia de otros tipos de cáncer que están relacionados con fumar, el de próstata, es una enfermedad relacionada con la edad. El mayor riesgo se presenta después de los 50 años y cuando hay un pariente, un papá o un hermano que ha sufrido cáncer de próstata. Es muy raro verlo a los 40 o 45 años de edad ”, dice.

Considera que la mejor forma de prevenirlo es con una revisión tacto digital y examen de sangre cada dos años. “El examen es rápido, se lleva dos segundos”, precisa. Pero en muchos casos cuando van al médico es porque la esposa ya lo detectó, comenta.

“La curación depende de lo agresivo del cáncer pero entre un 80 y 90% se cura con cirugía o radiaciones”, indica.

“El problema con el cáncer de próstata es que no hay síntomas hasta que está muy avanzado. Por eso es muy importante que vean a su médico de cabecera cada año”, afirma.

Y hace ver que los estudios indican que los hombres hispanos son el grupo que menos participa en las pruebas que diagnostican el cáncer en la próstata. “Por eso es tan importante acercarnos a nuestra comunidad y llevarles el mensaje de que la detección temprana es vital para poder combatir este cáncer a tiempo”, recalca.

La confianza es clave

Londoño no considera que el ser mujer sea un factor en su contra como médico urólogo. “El 80% de los pacientes quieren a un doctor dedicado, compasivo que los escuche sin importar que sea hombre o mujer”, dice.

En su caso, Londoño dice que ella trata de crear confianza en el paciente para que se sientan cómodos. “Muchos pacientes solo hablan español y se alegran de tener un médico urólogo que pueda entender sus problemas”, externa.

Su misión, explica, como mujer hispana y uróloga es ayudar a que los hombres y mujeres hispanas se enfrenten a un posible diagnóstico difícil, y que sobrelleven con compasión el proceso.

El cáncer de próstata es el cáncer más común entre los hombres hispanos y la cuarta causa más común de fallecimiento por cáncer entre este mismo grupo“, subraya.

¿Cuál es su mensaje para los hombres de nuestra comunidad?

“El tema de la salud de la próstata es difícil para cualquier hombre, pero para los hombres hispanos, es aún más”, subraya.

Agrega que la salud de la próstata puede tener un impacto en la calidad de vida y la salud sexual de un hombre, entonces es de vital importancia que al paciente se le ofrezca un diálogo y un espacio para que se exprese.

La doctora Londoño se unió el año pasado al centro de cáncer del hospital City of Hope en Glendora y West Covina. Se decidió, dice, por trabajar en este lugar porque los pacientes están a sólo pasos de las instalaciones en donde doctores y científicos desarrollan avances médicos que salvan vidas. “Ell aprendizaje y la vanguardia es constante. Es una gran oportunidad trabajar en un centro de investigación y tratamiento del cáncer reconocido a nivel mundial en su comunidad”, menciona.

Londoño sostiene que parte importante de su labor como uróloga es crear consciencia y educar la comunidad hispana sobre los beneficios de la detección temprana del cáncer de próstata y los tratamientos disponibles.