Legisladores, doctores y madres debaten sobre las pruebas de depresión posparto

¿Para qué detectar problemas que no pueden tratarse?, se preguntan algunos
Legisladores, doctores y madres debaten sobre las pruebas de depresión posparto
“La detección es el primer paso para reconocer el alcance total del problema”, dice Nirmaljit Dhami, psiquiatra de Mountain View

Los legisladores comenzarán a debatir el próximo mes sobre un proyecto de ley que requeriría que los médicos revisen a las nuevas madres por problemas de salud mental, tanto mientras están embarazadas como después de dar a luz, pero muchos obstetras y pediatras tienen miedo de evaluar a las nuevas madres en busca de depresión y ansiedad. “¿Qué vas a hacer con las personas que dan positivo? Algunos proveedores no tienen a dónde enviarlos”, dijo Laura Sirott, obstetra y ginecóloga de Pasadena.

Según una revisión del estudio de 2015 de la revista Obstetrics & Gynecology, el 78% de las mujeres que tienen un resultado positivo en la detección de depresión posparto no recibe tratamiento de salud mental. Y es que dar con un psiquiatra entrenado en las complejidades de prescribir medicamentos a mujeres embarazadas o en período de lactancia que esté dispuesto a tratarlos, es muy complicado, especialmente en áreas rurales. “Es muy frustrante detectar un problema en los pacientes para luego no tener ninguna forma de resolver ese problema”, dijo Sirott.

Pero las madres también están frustradas: tras la llegada del bebé, ya nadie pregunta cómo se encuentran. Wendy Root Askew trató durante años de quedarse embarazada y, cuando finalmente lo hizo, vio empeorar su ansiedad: no podía dejar de temer que algo saliera mal. “Después de tener a mi hijo, tuve sueños en los que alguien venía a la puerta a ver si yo podía conservar a mi bebé o no…”, dijo, admitiendo que todo esto afectó su capacidad de vincularse con el bebé.

A Root Askew le gusta el proyecto de ley AB 2193, porque va más allá del examen obligatorio al requerir que las compañías de seguros de salud establezcan programas de administración de casos para ayudar a las madres a encontrar un terapeuta y conectar a obstetras o pediatras con un experto psiquiátrico. “Sean programas de administración de casos para pacientes con diabetes, problemas de sueño o dolor de espalda, se requiere que la compañía de seguros se asegure de que sus pacientes reciben el tratamiento que necesitan para estar saludables”, dijo ella, quien aboga ahora por el proyecto de ley en nombre del grupo 2020 Mamá.

Las compañías de seguros de salud no han tomado una posición sobre la legislación. No está claro cuánto les costaría su cumplimiento, porque algunos ya cuentan con infraestructura para los programas de administración de casos y otros no. Pero existe un consenso entre aseguradoras y defensores de la salud de que dichos programas ahorran dinero a largo plazo. Root Askew lo ve claro: “cuanto antes pueda obtenerse un buen tratamiento para una madre, menos costoso será proveerlo”.

Los médicos todavía tienen sus objeciones porque es un proceso que lleva tiempo. Según la doctora Sirott, ni el sistema de atención médica ni los inventivos están preparados para este cambio: “actualmente, recibo seis dólares por examinar a un paciente; es poner los datos en una hoja e imprimirla y ya no vale la pena”.

Ni siquiera está claro que valga la pena para los propios pacientes: según un estudio publicado en Psychiatric Services en 2015, Illinois, Massachusetts, Nueva Jersey y West Virginia ya han intentado realizar exámenes de detección obligatorios sin que hubiera diferencia en los resultados de los pacientes. Incluso con los requisitos adicionales de California para que las compañías de seguros faciliten la atención, las mujeres aún podrían enfrentar altos copagos o límites en las sesiones de terapia. Lo que sí parece funcionar es que enfermeras y proveedores de salud mental visiten en casa a las nuevas madres, ya que estas suelen preferir salir poco.

“A pesar de la buena voluntad generalizada, no hay evidencia de que las políticas estatales estén abordando esta gran necesidad”, escribieron los autores del estudio. Pero los partidarios del proyecto de ley dicen que los médicos necesitan comenzar por algún lado. “La detección es el primer paso para reconocer el alcance total del problema”, dijo Nirmaljit Dhami, psiquiatra de Mountain View, quien agregó que las mujeres deberían someterse a exámenes sistemáticos durante todo el embarazo y durante un año después del nacimiento, no solo una o dos veces. “Suelo decir a los médicos que no por desconocer que alguien tiene tendencias suicidas desaparecen estas: si no preguntas, el riesgo es el mismo”, puntualizó.