“¿Dónde está papá?”: redadas de ICE rompen familias en el Norte de California

Las detenciones de indocumentados en el Norte de California han creado severa tensión en la comunidad
“¿Dónde está papá?”: redadas de ICE rompen familias en el Norte de California
Manifestantes en San Francisco repudian las redadas en el norte de California. (Fernando A. Torres / La Opinión de la Bahía)
Foto: Fernando A. Torres / La Opinión de la Bahía

“¿Dónde está papá?”.

Quizás no haya una frase más impactante que esa para definir la situación por la que atraviesa hoy, en el Norte de California, la comunidad inmigrante y en especial la comunidad latina.

La frase es también ejemplar. Las redadas realizadas por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, ICE, el fin de semana del 27 de febrero han resultado en cientos de detenidos, lo que ha sido considerado como ataques directos a la unidad de la familia inmigrante.

ICE “utiliza el miedo para que nos volvamos a ocultar y no hagamos nada…, vienen en un montón, queriéndose llevar a una persona. Nos intimidan porque nos quieren demostrar que son más fuertes en un grupo [pero] cuando nuestra comunidad está siendo atacada nosotros no nos vamos a esconder”, dijo Rosa, una indocumentada que prefirió no dar su nombre completo.

Niños sin padres, padres sin hijos…, una cotidianidad no muchas veces observada por los grandes medios de comunicación que solo enfatizan el aspecto policial.

“Estoy aquí para pedir justicia por mi hijo arrestado”, dijo Francisco Medrano en una protesta frente al cuartel de ICE en pleno centro de San Francisco. “Tres autos sin marcas lo cercaron y casi lo chocaron… Lo esposaron de las manos y de los pies como si fuera una persona de segunda clase. Lo subieron a una camioneta y luego se fueron a tomar un café como por 20 minutos mientras que Jesús [su hijo] estaba detrás de la camioneta esposado”.

Medrano dijo que Jesús tiene cuatro hijos “ciudadanos que están muy afectados por la falta de su padre”. Su hijo de cinco años tiene una condición médica “y necesita de su papá… Desde que Jesús fue aprehendido yo he cuidado de mis nietos. Ellos siempre me preguntan ¿dónde está papá? Yo les digo que está trabajando. Espero que el juez dé una decisión positiva no solamente para reunificar a Jesús con sus hijos, sino a las demás familias que padecen de las mismas injusticias cometidas por Inmigración”, aseveró Medrano.

Declaraciones de advertencia

Las advertencias realizadas por la alcaldesa de Oakland, Libby Schaaf, alertando a la comunidad inmigrante sobre posibles operaciones de ICE fueron respondidas con otra advertencia: una amenaza por parte del director interino de ICE Thomas Homan sobre posibles cargos en contra de la edil por obstrucción del cumplimiento de la ley. Homan dijo que poner en alerta a la comunidad sobre futuras asonadas de ICE es “irresponsable” e “imprudente.”

Pero las osadas declaraciones de la alcaldesa, aplaudidas profusamente por la comunidad, también ponen en una incómoda situación a políticos y líderes simpatizantes. “Del dicho al hecho hay mucho trecho”, dice el refrán, y las acciones de Schaaf son acciones en concreto que estarían empujando a otros líderes a transformar sus palabras en hechos concretos.

Política de santuario “funciona” en California

En un comunicado distribuido a la prensa el 1 de Marzo, ICE reconoció que en sus redadas en el Norte de California habían logrado detener a 232 personas. La operación que duró cuatro días se llevó a cabo en ciudades con grandes comunidades de latinos e inmigrantes como Pinole, El Sobrante, Salinas, Monterrey, Fresno, San José, Santa Clara, Hayward, Oakland, San Francisco, Sacramento y Napa.

En una rara opinión, ICE también reconoció que la política de santuario está funcionando porque ha tenido “un impacto negativo en las operaciones” pues elimina “casi toda la cooperación y comunicación con otras agencias policiales encargadas de hacer cumplir la ley”. A renglón seguido la declaración culpa a la ciudad santuario por el alto número de detenidos en las redadas: “ICE no tiene más remedio que continuar realizando detenciones generales en vecindarios locales y en lugares de trabajo, lo que inevitablemente resultará en arrestos adicionales”.

Diana Flores de los Servicios Comunitarios de la Calle Dolores dijo que una de las tácticas de ICE es dividir a la comunidad. “Lo que está pasando no coincide con nuestra humanidad, no coincide con nuestro compás moral. No nos dejemos convencer de que algunas personas merecen ser detenidas. Nadie merece ser separada de su familia, nadie merece ser intimidado, nadie merece ser traumatizado. Eso es lo que esta administración quiere hacer, quiere que nos enfrentemos el uno al otro: ‘yo sí y él no’”, dijo Flores.

Sin representación legal

En varios comunicados, la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU) ha criticado duramente el accionar de ICE porque “intimida agresivamente a las familias en sus hogares y utiliza tácticas de discriminación racial para detener a personas en lugares públicos”.

Además, un grupo de abogados manifestaron que ICE está bloqueando cualquier comunicación con los detenidos. “Básicamente ICE está violando el derecho constitucional para tener un abogado. La oficina del defensor público de San Francisco envió una carta a ICE exigiéndole que todos los detenidos tengan acceso a un abogado y ellos se negaron y esto es ilegal”, aseguró la abogada Jehan Laner de los Servicios Legales Pangea.

Laner dijo que oficiales de ICE no han dado información y no han dejado que los abogado hablen con los detenidos, ni siquiera les han dicho dónde están la mayoría de ellos. Después de varios estira y afloja “finalmente nos dijeron que se habían llevado a los detenidos a Stockton pero se negaron a darnos más información y se negaron informarle a los detenidos que habían abogados listos para representarlos. Habían representantes del gobierno de México a los cuales también les han negado la información”, dijo Laner.