El triunfo de “Una mujer fantástica” en los Oscar aviva el debate sobre la transexualidad en Chile

"Una mujer fantástica" es la primera película oscarizada con una protagonista trans: Daniela Vega
El triunfo de “Una mujer fantástica” en los Oscar aviva el debate sobre la transexualidad en Chile
Daniela Vega se reunió con Michelle Bachelet, presidenta actual de Chile, poco después del triunfo de "Una mujer fantástica" en los Oscar
Foto: Sebastián Rodríguez / EFE

Según The New York Times, los activistas de derechos trans de Chile esperan sacar partido del éxito de la película Una mujer fantástica en los Premios Oscar para avanzar un proyecto de ley de 2013 que permitiría a las personas trans cambiar legalmente su nombre y su género en los documentos oficiales. Y es que la ocasión lo merece: estamos ante la primera producción chilena receptora del Oscar a mejor película en lengua no inglesa, además de la primera película LGTB que logra dicho galardón y la primera película con protagonista trans que gana cualquier estatuilla dorada

Por tanto, cuando Sebastián Lelio recogió el Oscar por Una mujer fantástica hizo historia por partida triple. De especial relevancia resulta el hecho de que Daniela Vega (quien tuvo otro momento de gloria durante la ceremonia al presentar la interpretación de Sufjan Stevens de “Mystery of Love”, canción nominada por la película gay Call Me by Your Name) sea la primera protagonista trans de una película oscarizada, sobre todo cuando cintas como Boys Don’t Cry (1999), Transamerica (2005) o Dallas Buyers Club (2013) han logrado candidaturas y estatuillas para estrellas cisgénero en papeles trans, respectivamente, Hilary Swank (ganadora, mejor actriz), Felicitu Huffman (nominada, mejor actriz) y Jared Leto (ganador, mejor actor de reparto).

La actual presidenta de Chile, Michelle Bachelet, felicitó así al equipo de la película en Twitter: “El premio, que nos llena de orgullo, no sólo reconoce a una película de gran calidad, sino a una historia de respeto por la diversidad que nos hace bien como país”. Además, Michelle Bachelet se reunió con Daniela Vega, que se declara admiradora de la política, para discutir el futuro de los derechos de las personas trans en Chile, tras lo cual la actriz dio un prometedor discurso:

La gente trans existió desde el día 1, desde la existencia de la humanidad. Llega un momento en que la humanidad hace gestos para entenderse mejor y el cine, como el arte, intenta entender mejor al ser humano. Sus sueños, sus capacidades, sus ilusiones y también dónde están los límites. Y esta película propone dónde están los límites de la empatía, qué cuerpos pueden habitarse, qué amores son o no conquistables y quién pone esa barrera. Lo que hace esta película es preguntarse cosas, cuestionárselo todo, desde el género, la familia, el amor, la muerte, la vida y cómo se lleva el luto. Pero también hace una reflexión en la que pregunta, interpela al espectador ¿Qué ves cuándo ves a Marina? ¿Desde qué lugar observas la acción? ¿Desde el lugar de Sonia? ¿Desde el de Orlando, del de Marina, desde el de los otros personajes? ¿Con quién te identificas? ¿Quién eres? Eso es el arte. Este país al que regreso con el equipo feliz… En mi carnet hay un nombre que no es mi nombre. Y es porque el país donde yo nací no me entrega esa posibilidad. El tiempo pasa, el reloj corre y la gente se va esperando eso. Aparece una película que no pretende ser el faro sino preguntarse dónde está lo que estamos buscando. Y eso es, al menos para mí, lo que significa haber hecho esto con este equipo de hombres y mujeres dispuestos a poner emociones humanas al servicio de otros seres humanos y de preguntarse por qué no en lugar de por qué.

Sin embargo, a Bachelet apenas le quedan unos días de mandato. Su sucesor, el más conservador Sebastian Piñera, actual presidente electo de Chile, también dio su apoyo a la película, pero sin hablar específicamente de los derechos trans: “esta noche el cine chileno tocó las estrellas. Grande Chile y un gran abrazo, con orgullo y emoción”, rezaba su tuit.