Villaraigosa y Newsom proponen una construcción de casas en California sin precedentes, pero los expertos hablan de “promesas vacías”

El objetivo: 3,5 millones de viviendas nuevas en sólo siete años
Villaraigosa y Newsom proponen una construcción de casas en California sin precedentes, pero los expertos hablan de “promesas vacías”
El exalcalde Antonio Villaraigosa y el vicegobernador Gavin Newsom van a la cabeza en la competencia para la gubernatura estatal

Dos de los principales candidatos a Gobernador de California prometen el fin de la escasez de viviendas. Así, el vicegobernador Gavin Newsom y el exalcalde de Los Angeles Antonio Villaraigosa han dicho que quieren que los desarrolladores en California construyan medio millón de hogares en un año, algo sin precedentes, al menos en la historia moderna. Y pretenden que se haga durante siete años consecutivos, lo que resultaría en 3,5 millones de viviendas nuevas desde el momento en que el próximo gobernador asuma el cargo hasta 2025.

Revisando la historia de California, estos números se antojan imposibles. Desde que en 1954 la industria de la construcción estatal comenzó a rastrear los permisos, el año más alto registrado es 1963, cuando se emitieron 322,018 permisos de residencia. Para llegar a 500,000 hogares en un año, el estado necesitaría replicar su producción más grande en la historia moderna y añadir 178,000 hogares.

Y es que hay que atender a cuestiones como la organización de los trabajadores de la construcción y la financiación requerida para construir tantas viviendas a tal velociodad. De hecho, según académicos y economistas de la vivienda, cumplir con los objetivos podría requerir un retroceso de décadas de políticas estatales populares sobre crecimiento, impuestos y medio ambiente.

El objetivo de 3.5 millones de hogares surge de un informe de 2016 sobre los problemas de vivienda de California elaborado por el McKinsey Global Institute, un grupo de expertos privado, el cual afirmó que California ocupa el lugar 49 en el país en producción de vivienda per cápita y estimó que habría que construir 3.5 millones de unidades nuevas hasta 2025 para alcanzar una tasa per cápita equivalente a Nueva Jersey y Nueva York. Según el informe, el objetivo sería posible, pero en once años (de 2015 a 2025), no en los siete con los que cuentan Newsom y Villaraigosa.

En cualquier caso, según, Christopher Thornberg, socio fundador de Beacon Economics, firma de consultoría con sede en Los Angeles, sin planes específicos para transformar los planes en California, las promesas de Newsom y Villaraigosa están vacías. “Una cosa es decirlo y otra, decirlo en serio”, dijo Thornberg sobre los objetivos de construcción de viviendas.

La propuesta de Newsom consiste en gastar cientos de millones de dólares más en hogares de bajos ingresos, aprobar algún desarrollo a través de gobiernos regionales (no sólo a nivel local), recompensar económicamente a las ciudades que aprueben la vivienda y castigar a las que no lo hagan.

Villaraigosa propone embargar dólares de impuestos a la propiedad para financiar viviendas de bajos ingresos, otorgar préstamos a propietarios que quieran construir una segunda unidad en sus lotes y hacer cambios no especificados a la Ley de Calidad Ambiental de California, o CEQA, la ley de 1970 que requiere que los desarrolladores analicen el efecto de sus proyectos sobre el medio ambiente.

Ninguno de los dos ha especificado cuántas casas esperan que produzca cada parte de sus planes de vivienda para llegar hasta 3,5 millones de hogares. Sin embargo, Newsom y Villaraigosa dijeron en declaraciones separadas que han establecido ese objetivo precisamente para que su audacia los haga responsables de su cumplimiento, lo cual podría o no ser una buena estrategia.