Caso de exfiscal de Nayarit saca otra vez a la luz operaciones del crimen en obra pública

Edgar Vieytia es conocido como el "Fiscal del Diablo"
Caso de exfiscal de Nayarit saca otra vez a la luz operaciones del crimen en obra pública
Edgar Vieytia,
Foto: Twitter

MEXICO.- A casi un año de su detención, el exfiscal de Nayarit, Edgar Vieytia, mejor conocido como “El Fiscal del Diablo’’, aún sorprende porque a las acusaciones que tiene tanto en  México como en Estados Unidos —crimen organizado, lavado de dinero, narcotráfico, despojo, feminicidio, secuestro— se suma una más: extorsión en contra de autoridades municipales.

De acuerdo con información filtrada a la prensa local que dio a conocer los presuntos hechos delictivos, Vieyta habría presionado al presidente municipal de Huajicori, Saúl Sanchez, para que éste entregara contratos de obra a las empresas que él quería.

Aparentemente lo hizo a través de del funcionario de la Comisión del Agua en Nayarit, Hugo Villagrán, quien ahora enfrenta  un proceso judicial en libertad después de pagar una fianza por alrededor de 12,000 dólares.

El esquema de extorsión por parte del crimen organizado a las autoridades municipales mexicanas ha sido denunciado por años en México: o les exigen el 10% de su presupuesto o les imponen a sus empresas para lavar dinero en la obra pública a cambio ofrecen plata o plomo.

En  Nayarit no se tocó al “Fiscal del Diablo’’ hasta su detención en EEUU a finales de marzo del año pasado a pesar de que ya había muchos testimonios en su contra desde 2012. La falta  de independencia de las procuradurías tanto federal como local ha jugado un papel crucial en esta impunidad: el fiscal trabajaba para un gobernador priista y la administración federal era del mismo partido.

“Aquí, el responsable de haber propuesto a ese fiscal es el gobernador priísta del estado. Ellos son responsables y ellos son los que tienen que dar la cara”, dijo el hoy candidato presidencial por el Frente PAN- PRD, Ricardo Anaya, para politizar el caso, pero lo mismo sucede en otros estados donde gobiernan sus congéneres.

Lo cierto es que en los últimos meses se ha sumado 69 casos que señalan al ex fiscal Vieyta de despojo de sus terrenos a base de torturas de la policía estatal y manipulación de las notarias (nombradas por facultad del gobernador) para entregarlos a sus compinches del crimen organizado.

“Nos hicieron firmar dominio de tierras o distintas propiedades, incluso para que se admitieran culpables de delitos que no cometieron’’, repitieron las víctimas ante diputados nayaritas. En el caso concreto de Arturo Luna López, titular de la Notaría 6, se le denunció por falsificar la firma de una clienta que tenía alzheimer y autonombrarse como su único heredero.

En otro caso se dice que le quitaron la casa a una persona para entregarla a Francisco Patrón, líder local del cartel de Los Beltrán Leyva, una de las organizaciones con las que se ha ligado a Vieyta además de los Zetas y el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG).